"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

1 de diciembre de 2008

Si no Hijo Predilecto, al menos Tío Predilecto.

De los muchísimos testimonios de afecto, cariño y lealtad que mi padre está recibiendo estos días, de palabra y por escrito (algunos realmente emocionantes), me quedo con esta carta que un primo hermano mío ha enviado a un diario nacional, por el valor que tiene como testimonio de un hombre honesto de izquierdas, sin complejos y alérgico a la alienación del pensamiento único:

Como se sabe por diferentes comunicados de prensa de los últimos días, el grupo socialista de la Diputación Provincial de Málaga, que gobierna en la actualidad con el apoyo de Izquierda Unida, presentará en el próximo Pleno una moción para anular los títulos concedidos por el propio ente supraprovincial entre 1937 y 1975. En particular, se le quiere le quiere retirar el nombramiento de Hijo Predilecto y Medalla de Oro a D. José Utrera Molina.

El que una persona piense de forma distinta a otra, no debe privarle de reconocer los méritos del otro. Es lo que se llama ser objetivo. Y en éste caso no se está siendo objetivo. Dicho grupo socialista, basa su propuesta en la llamada Ley de Memoria Histórica (que a mí me parece un título redundante: no hay historia sin memoria), y justamente con esta mala interpretación de la misma, se quiere "desmemoriar" el país.

En particular, a pesar de que yo siempre haya optado por opciones de izquierda (como toda mi enorme familia sabe), eso no es óbice para que siempre haya tenido una gran admiración por la integridad y coherencia de mi tío Pepe. Por supuesto, doy fe que él hace otro tanto con los que no piensan igual que él. Tampoco es óbice para que me parezca un completo desatino la iniciativa. Seguro que no representa el sentir, ni de su opción política, y mucho menos de toda una ciudad como Málaga.

Por tanto, y como ha quedado refrendado en distintos artículos en prensa, me parece, el querer retirarle (sólo oficialmente, de otra forma no se puede) el reconocimiento a toda una vida de trabajo bien hecho y con una gran trascendencia social, no ya una injusticia como se ha dicho, sino una pamplina. Todas las personas tenemos nuestros aciertos y nuestros desaciertos en nuestras vidas, y hay que recordar que el reconocimiento se le concedió por sus aciertos!

Sin paliativos, una pamplina que en nada beneficia a nadie. Málaga no va ser más bonita, ni más rica, ni nos va a sacar de la crisis, ni va a ser más habitable, ni nada por el estilo. Los políticos deben gestionar para que la gente viva mejor, y ahí también entra el apartado convivencia. Los ciudadanos queremos que los políticos resuelvan los problemas reales, y no que los creen. Y tenemos que convivir todas las formas de pensar.

Ahora que estamos reivindicando nuestro pasado árabe, y que tenemos estatuas de Averroes, Avicena, y se reconoce el legado cultural y social de esa época, a nadie se le ocurre pensar que con ello se esté enalteciendo y queriendo volver al gobierno de los reinos de Taifas, ni al Reino de Granada. Simplemente, se distingue entre el tocino y la velocidad.

No sé si al final esa propuesta saldrá adelante o no, pero de lo que estoy seguro que cuando haya más perspectiva histórica se hará también igual con la historia reciente de este país. Cuando así sea, evidentemente será más difícil que se comentan desaciertos como éste.

Mientras tanto, va a ser "Mi tío predilecto".

GUSTAVO SÁNCHEZ GÓMEZ


Gracias, querido primo y que Dios te lo pague.

LFU

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde aquí también agradezco a Gustavo su valiente y cariñosa carta. Gestos como este contribuyen a que la fechoría que quiere hacer la Diputación de Málaga con nuestro padre, quede compensada con muestras de afecto tan sentidas y entrañables como ésta.
Gracias Gustavo,
Reyes

Anónimo dijo...

Yo tambien agradezco a Gustavo que casi es el Patriarca de los primos Gomez,su carñosa y sensata carta. Un beso Mar

ipe dijo...

Hola! La verdad es que intenté poner mi granito de arena, enviando una carta al Sur de Málaga, hace ahora una semana. No me la publicaron, porque imagino que ya han cubierto su "cupo anual".

Vista la carta de Gustavo, la mía hubiera quedado mejor como nota a pié de página. A ver si hay suerte y sale publicada la suya. Ánimos y abrazos... LFRG

Miseria histórica

Aunque no conozco los términos de la ley de Memoria Histórica, estoy seguro que tiene aspectos realmente positivos. Entre ellos, la de dar la posibilidad a las familias de recuperar los restos mortales de sus seres queridos. Mi abuelo también fue fusilado en la guerra civil, y sólo por ser un mecánico en el otro bando. Probablemente nunca sabremos en qué lugar fue enterrado.

Sin embargo, acabo de conocer otro aspecto de la ley que merece toda mi reprobación. A José Utrera Molina, Hijo Predilecto de la provincia, posiblemente una de las personas que más ha hecho por Málaga, le quieren quitar dicho título (ya que el honor no hay quien se lo retire). Teniendo en cuenta que le fue concedido por su dedicación a la provincia, y no por su filiación política, ¿habría que retirarle a Delibes el Premio Nacional de Literatura de 1955? Démosle una oportunidad a los políticos para que se lean las actas de concesión del premio, y analicen si es de justicia la retirada del mismo. Es una magnífica oportunidad para demostrar que en esta Ley sólo hay justicia, y no revanchismo. Y para que no sea recordada como la "Ley de la Miseria Histórica".

Anónimo dijo...

Muchas Gracias primo, aunque no la hayan publicado es todo un detalle,
un beso fuerte,
Reyes

LFU dijo...

Muchas gracias, Ipe, por un gesto que te honra.

Un abrazo fuerte

Gonzalo Fernández dijo...

Nadie podrá quitar a Pepe Utrera todo lo que ha hecho por su patria chica (Málaga) y su Patria Grande (España) al tiempo que sus magníficas labores en las provincias que tuvieron la suerte de gozar del ejercicio de su gobernación civil (Ciudad Real, Burgos y Sevilla) en las que todas las personas de bien le recuerdan con afecto, admiración y agradecimiento.
Y siempre defenderemos su ejemplo de caballero cristiano y español, de honrada y limpia ejecutoria pública y privada, quienes desde hace muchos años nos honramos con su amistad y con el derecho a llamarle Pepe Utrera que para mí es una distinción más válida que un Doctorado "Honoris Causa" por la Universidad de Oxford o un abono perpetuo en los Festivales de Bayreuth o las tres Óperas de Berlín y mis buenos amigos, los Utrera-Molina y sus primos los Gómez, saben a lo que me refiero aunque haga 25 años que no les vea pues siempre les llevo en mi corazón.