"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

16 de abril de 2009

Intolerable acoso a un sacerdote


No me da la gana de poner un vínculo a una página facciosa como "El Plural" del sectario Sopena, pero no me resisto a reproducir literalmente la entrevista repugnante, acosadora, maleducada e intolerablemente intolerante que uno de sus sicarios le hace al párroco de la Iglesia de San Jerónimo el Real. Los titulares también son del mencionado panfleto.


"El párroco de los Jerónimos a El Plural: “Es que la Iglesia es así”

El cura que besó la bandera franquista: “No me arrepiento. Lo volvería a hacer”


JOSÉ MARÍA GARRIDO

En los últimos meses, la iglesia madrileña de los Jerónimos ha aceptado oficiar varias misas en honor a los "caídos por España" y de todos los miembros de la División Azul. El párroco de este templo, Julián Melero, fue el encargado de celebrar una de estas misas. Melero, que aparece en una fotografía besando la bandera franquista, explicó a El Plural por qué aceptan abrir de par en par las puertas de su iglesia a la extrema derecha.
Noticias relacionadasLa iglesia donde Tarancón abrió ante el Rey la puerta a la democracia, transformada en el...


- En los últimos meses se han oficiado varias misas en honor a los Caídos de la división Azul en la Iglesia de los Jerónimos, ¿Por qué han decidido oficiar este tipo de misas? ¿No temen que haya gente que se moleste por la celebración de este tipo de actos en la Iglesia?

¡Bendito sea Dios y todos los Santos! ¿Cómo puede molestar a la gente que se rece? Si también vamos a prohibir que se rece en las iglesias, pues cuénteme usted.

- Que se rece no, pero se podría impedir la presencia de la extrema derecha o evitar que al lado del Altar mayor haya una bandera preconstitucional.

¿Pero tienen derecho a rezar, o no tienen derecho a rezar? Sean de la extrema derecha o de la extrema izquierda. Me da lo mismo. Simplemente sé que aquí se ha celebrado una misa (en honor a Francisco Franco y los Caídos por España). He visto que en esa misa estaba la bandera española, pero no creo que sea un deshonor que la bandera española esté en el altar.

- La bandera que estaba en el altar era la franquista.

Era la española señor.

- Era la franquista. Hay fotos.

Era la bandera española señor, ¿O es que España no ha existido hace 40 o 50 años? Digo yo, vamos, no lo sé.

- Al igual que el resto de los asistentes, usted también besó la bandera franquista.

Yo no celebré esa misa. Vino un sacerdote invitado a celebrar la misa y punto. Pero a mí no me molestaría besar la bandera española. Si la bandera tiene 10 centímetros más de amarillo que de rojo me trae sin cuidado. Son vicisitudes históricas que hay que asumir y punto. ¿O es que usted piensa fusilar a todos los que juraron bandera con la enseña que estaba legalmente establecida en tiempos de Franco? ¿Los va a fusilar usted?

- Yo no voy a fusilar a nadie.

Entonces, los va a descalificar, ¿Qué es lo que va a hacer?

- Yo lo único que hago es preguntarle. ¿Usted ofició una misa en honor a los “caídos por España” el pasado mes de febrero?

Pues es posible. Sí.

- Hay una foto en la que usted sale besando la bandera de España

No me arrepiento de ello. Lo volvería a hacer.




- Pero comprenderá que haya gente católica que se pueda molestar al ver esta fotografía, en la que usted besa la bandera franquista

Y que le voy a hacer. Para mí no es ningún deshonor.

- Por tanto, ¿usted es partidario de que la Iglesia dé cabida a la extrema derecha?

La Iglesia tiene que dar cabida a todos los hombres de buena voluntad, respetando las ideologías de cada uno y sus puntos de vista. Si se reúnen para rezar por sus caídos me parece bien. ¡Por Dios, un respeto por lo menos a los muertos! Rezar a los muertos es digno, humano y cristiano.

- ¿Y que a la salida de la misa se cante el Cara al sol, también es cristiano?

En eso yo ya no he tenido nada que ver. Pero supongo que estamos en una democracia y que podrá haber gente que tenga recuerdos y que quiera hacerlo. ¡Así que déjeles en paz! ¿No cantan otros la Internacional?

- ¿Seguirán oficiando este tipo de misas en el futuro?

¡
Ah, por supuesto!

- ¿Aunque acuda gente como Blas Piñar o la Duquesa de Franco?

¡Ah!, ¿Qué pasa? ¿Qué les tenemos que fusilar, meter en la cárcel, o borrar del registro civil? ¿No tienen derecho a manifestar sus creencias y sus principios, y sus ideologías? ¿No estamos en una democracia?

- ¿Pero no le parece un poco exagerado que, por ejemplo, en la misa, a la hora de la consagración, suene el himno nacional?

Yo no sé si usted es muy viejo o muy joven, no lo sé. Pero interpretar el himno nacional en la consagración ha sido una tradición universal, de siglos, o de decenios.

- ¿Y cantar La muerte no es el final durante la comunión, también ha sido una tradición universal?

Se lo vuelvo a repetir, ¿usted es dictador o demócrata?

- Demócrata.

Pues ya está, respete lo que quieran hacer. Usted no lo haga, ¿A usted le obligan a venir, a este tipo de actos? ¡Pues respete a los que quieran hacerlos!

- Yo, como periodista me limito a informar.

Pues informe, pero no califique, porque usted está calificando, no informando. Y a mí me está poco menos que inculpando de que en esta iglesia se han celebrado este tipo de misas. Es como si viene usted y me pide que celebre una misa para celebrar las bodas de oro de su padres o para que sus niñas hagan la primera comunión. Es que la Iglesia es así, y todo lo que sea rezar y ponernos en manos de Dios, que buena falta nos hace, está bien.

jmgarrido@elplural.com"



Este es el estilo de la más rancia izquierda española, la centinela de la tolerancia y de las esencias democráticas. Hace setenta años este sacerdote hubiera sido asesinado por su valentía. Hoy, afortunadamente, no llegarán a tanto pero ya le han colgado el sambenito en su portada que viene a ser un remedo de la columna diaria en la que el miliciano Alberti señalaba en el Madrid de 1936 los objetivos de sus facciosos conmilitones. Ya veremos las consecuencias. Por el momento, sólo quiero dejar constancia de dos de los comentarios de los lectores del panfleto, todos demócratas de toda la vida, escogidos cuidadosamente para no herir la sensibilidad de nadie, porque la mayoría (van por 102) son absolutamente obscenos:

"Cada dia entiendo mas porque mataron curas en la guerra civil. . . y conste que no mataron desgraciadamente a mas. Estos son la representacion maestra del que ellos llaman el "Diablo"

"Este CURA ademas de Fascista es un HIJO DE PUTA ASESINO
"

Esto pasa en la España de 2009 y pasa gracias al odio resucitado por el infame que padecemos. En todo caso, mi enohrabuena a D. Julián Melero, el párroco de la Iglesia en la que aprendí a rezar y me casé.

LFU

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Se entendería tanta ofensa y sonrojo si fuera un católico practicante al que le preocupa lo que pueda suceder en el interior de Los Jerónimos. Si fuera un erudito teólogo que tuviera un mejor criterio sobre quien puede entrar en un Templo, que intenciones pueden encomendarse a Dios, quien y que puede rodear el Altar.
Pero no, este "articulero" es solo un gilipollas. Un gilipollas que trata de suplir su mediocridad y falta de capacidad con recursos anti-clericales y anti-Españoles, que vende facil entre unos cuantos (todos gilipoyas) a los que les parece el colmo de la modernidad y pr0greso. Paletos!

Jesús Sanz Rioja dijo...

El cura ha contestado muy dignamente, incluso creciéndose. En cuanto a los comentarios de loss lectores, son lo que cabe esperar después de tantos años de propaganda. Si no han empezado ya las matanzas de curas es por pura pereza, porque mola más quedarse en casa viendo la tele junto a una cerveza.

Rober, pbro. dijo...

Si fuera la bandera republicana el periolistillo sería el más feliz de la tierra. ¿Es que nunca hemos visto a PataZero fotografiarse con banderas republicanas, o a los izquierdistas en manifestaciones con las mismas banderas? Don Julián, sepa usted que le apunto en mi lista de curas ejemplares, a ver si me voy pareciendo cada día más a ellos. Cristo Rey le bendiga.

ReyVindiko dijo...

Pues si algo tiene de bueno el periodista es que ha publicado las respuestas del sacerdote. Pero no debe ser muy listo, pues queda patente que el cura tiene las ideas mejor puestas que él: el entrevistador, como un toro, siempre arremetía con lo mismo: que si ultraderecha, que si Franco, ... y el sacerdote lo toreó bien toreado.