"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

16 de diciembre de 2009

Monseñor Munilla y la rebelión de los curas podridos




Cura que a su barrio entero
trata de escandalizallo,
ya no es Cura, sino gallo
de todo aquel gallinero;
que enfermó por su dinero
a las más que toca el preste
ya no es cura, sino peste
por tan mala cualidad.
Cura que en la vecindad
vive con desenvoltura,
¿para qué le llaman cura,
si es la misma enfermedad?


D. Luis De Góngora, en la más rabiosa actualidad.

¿Qué puede decirse del vergonzoso espectáculo los curas guipuzcoanos repudiando a su pastor?. Es evidente que la cosecha que durante tantos años sembró Setién y abonó Uriarte está dando sus frutos podridos. Estos miserables con sotana jamás han firmado un manifiesto para condenar a los asesinos de ETA y mucho menos a sus cómplices; estos cabrones consagrados han conseguido vaciar sus Iglesias tras haberlas convertido en refugio de pistoleros, pesebres del odio y batzokis de pacotilla.

No podía esperarse otra cosa de semejante calaña. Pero bien pensado, su gesto es muy de agradecer. Acaban de justificar de un plumazo el aplauso merecido que a la Curia Vaticana se le debe por el nombramiento de Monseñor Munilla, un vasco de los de toda la vida, vasco y español y un sacerdote valiente que está dispuesto a pastorear a sus ovejas sin preguntarles el color de su bandera ni el RH de su sangre. A Monseñor Munilla le han facilitado el censo los miserables, con su estúpida protesta. Ya sabe con quien se juega los cuartos. El camino será duro, pero estoy seguro de que, con la ayuda de Dios, monseñor Munilla prestará un inigualable servicio a la Iglesia y también a España.

LFU

4 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Amén.

Natalia Pastor dijo...

Aquí hay una responsabilidad clara de la Conferencia Episcopal que durante años y años ha tolerado esta deriva vergonzante y nauseabunda, donde se ha llegado por parte de párrocos y sacerdotes a negar misa a víctimas y asesinados por ETA, y por otra parte una dejación de funciones del Vaticano que no ha puesto punto y final al colaboracionismo de la Iglesia vasca con el nacionalismo y ETA expulsando del seno de la Iglesia católica a esta auténtica gentuza que se esconde bajo una sotana.

Gonzalo dijo...

García-Máiquez llegó antes pero me permitirá repetir:

Amén.

Anónimo dijo...

Lo que deberían hacer estos sacerdotes, en primer lugar es acatar la voluntad del Papa nombrando al Obispo que tenga por conviente.

En segundo lugar, dedicarse a la "cura de almas", y no a meterse en la cloaca de la política nacionalista que está haciendo que multitud de españoles en las Vascongadas vayan alejándose poco a poco de la Iglesia, por su culpa.

Y en tercer lugar, a partir de este mismo Domingo, deben negarse a facilitar la comunión a los diputados del PNV que han votado a favor de la Ley del Aborto de Zapatero y Aído, así como a todos aquellos que hagan ostentación de conformidad y apoyo a dicha ley. Lo malo es que a lo mejor no podrán comulgar ni ellos.

Un abrazo.
José Antonio Rey