"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

5 de julio de 2010

"Ladrones de la Historia". Por José Utrera Molina

«Nos quieren robar este prodigio de entrega y sacrificio que representó la tropa de la División Azul pero somos muchos los que todavía recordamos aquella gesta, honramos su heroísmo y no olvidamos la epopeya de su sacrificio»

Transcribo a continuación el artículo publicado en el ABC de ayer 4 de julio de 2010:



«El recuerdo es, tal vez, la punción vital más fuerte de nuestra existencia. Hay recuerdos que se desvanecen, otros se pierden en el horizonte oscuro de nuestra propia historia, pero hay memorias que aparecen como si estuviesen adscritas a nuestro cuerpo, pegadas a nuestra alma, introducidas para siempre en nuestro propio corazón.

Hoy ha regresado a mí uno de los recuerdos que posiblemente han conformado mi propia vida. Lo que voy a relatar aconteció hace ya muchos años, unos años que quieren ahora falsear y manipular vilmente. Era la tarde del 18 de julio de 1936, yo tenía entonces 10 años y estaba acompañado de un amigo mío que pasaba de los 14. Él se erigía en mí maestro, él me enseñó la insignia de las flechas falangistas que escribíamos en las paredes de nuestro barrio. Mediada la tarde se escucharon unas detonaciones. Mi amigo afirmó que eran fuegos artificiales; yo, que era más pequeño, le dije que me parecían tiros. Ante la perplejidad que aquél hecho nos produjo decidimos volver cada uno a su casa. Cinco días después, el padre de mi amigo era arrojado por el balcón de su casa por unos milicianos marxistas cargados de rencor y de odio. Pasó el tiempo, hubo una convocatoria que atraía fundamentalmente a la juventud para combatir al comunismo en Rusia, a la que entonces las altas esferas oficiales calificaban de culpable de nuestra íntima tragedia.

Mi amigo, que se llamaba Enrique Morante Villegas, acudió presuroso a la llamada de la recién constituida División Azul. Tenía prácticamente 16 años. Permaneció en las tierras de Rusia como combatiente durante dos años. Se comportó con una dignidad extraordinaria, y sintió en lo más profundo de su ser el orgullo de pertenecer a aquella generación española que lo daba todo sin pedir nada. Pasado el tiempo, tuve con él alguna que otra conversación, porque se enroló en la marina mercante española y, como contramaestre, hacía el viaje periódico desde Algeciras a Ceuta en un trasbordador. No hacía alarde de su historia, no se detenía en los episodios bélicos en los que él sin duda participó, fue simplemente un recio soldado, un idealista que había puesto en aquella empresa su granito de arena. Pasó mucho tiempo y una tarde hace dos años me visitó en mi casa de Nerja. Sentí una enorme alegría al volver a verlo. Me traía una copia del diario de la División Azul donde refería los acontecimientos que se habían producido desde el primer día de lucha a las horas de nuestro abandono. “Te traigo esto, afirmó, que apenas si tiene valor para que me recuerdes siempre”. Le conteste: “No es necesario, lo hago con mucha frecuencia”. Pero él mirándome fijamente me dijo: “Es que también vengo a despedirme de ti porque me voy a morir muy pronto”. Aquello me conmovió. Efectivamente a los 15 días Enrique Morante falleció y yo me quedé aliado como nunca a su recuerdo.

Él me había enseñado el Cara al Sol y, sobre todo, me había ofrecido siempre una lección de bravura, de coraje y de dignidad. Pienso que donde quiera que Enrique esté, habrá de sorprenderle la decisión oficial de este régimen de eliminar por completo todo símbolo o toda huella de aquella División que combatió con heroísmo por España. Para los nuevos apóstoles de la democracia, los 5.000 muertos y los 17.000 heridos de aquella unidad militar, calificada por historiadores extranjeros como la fuerza más brillante que participó en la II Guerra Mundial, no han existido. Dice el Presidente del Gobierno que no hay tierra de nadie, solo viento. Pues bien, el viento que en él se convierte en una maldición, nos ha traído la noticia de esta voluntad de exterminio de una de las páginas, más heroicas y más excepcionales de la vida de España. Conocí a muchos integrantes de la División Azul aunque yo era muy pequeño. Recuerdo también a Salvador Tomasetti Gironés que con 18 años murió besando una fotografía de su madre en el quicio de la Posición Intermedia. Tengo en mi despacho un banderín que recuerda su gesta. Podría referir miles de anécdotas encerradas en una rotunda realidad, la bravura y el valor de unos españoles que alejados físicamente de España no perdieron el calor de su Patria en el corazón. Hoy nos quieren negar esta realidad, nos quieren robar este prodigio de entrega y sacrificio que representó la tropa de la División Azul pero somos muchos los que todavía recordamos aquella gesta, honramos su heroísmo y no olvidamos la epopeya de su sacrificio. Que descansen en su siniestro manejo de la historia los que nos quieren robar esta parte de España. Otros permanecemos de pié hasta el ultimo día y rendiremos el tributo de nuestra admiración a los que lo dieron todo por la Patria. »


JOSE UTRERA MOLINA

10 comentarios:

Gonzalo dijo...

Maravilloso y emocionante.

Un abrazo.

Michele Alboreto dijo...

Estimado LFU, me gustaría saber si es posible hacerse con una copia de ese diario de la División Azul ¿Se ha publicado? Si es así, agradecería ISBN. Un saludo.

LFU dijo...

Gracias Gonzalo.

Michele, es una recopilación privada hecha por Morante Villegas con todos los diarios de campaña, por lo que no está publicada.

Michele Alboreto dijo...

Pues bien merece el esfuerzo... Sería una pena que terminara en un sótano, como un Velázquez cualquiera.

LFU dijo...

Descuida, está en buenas manos.

Anónimo dijo...

Don José, un placer como siempre leer cualquier opinión o comentario suyo. A mí también me abochornan todos los disparates que hace y dice el necio que reside en la Moncloa actualmente. Pasará a la historia, sin duda, como el peor presidente del gobierno que ha tenido España, con todo merecimiento. Es más, cada día lo detesto más como político. Echo de menos la figura intachable del Caudillo. Tengo actualmente 43 años y mi infancia fue feliz, coincidiendo con los últimos años de vida del Generalísimo. Y, aunque fuera niño, y no tuviera el mismo uso de razón que tengo hoy, puedo decirle, modestamente, que se vivía bastante mejor que ahora y con muchísimo más respeto en todos los aspectos (política, sociedad, etc.)
Casualmente, hace cinco años, un día en que, visitando la tumba de mi padre, que en paz descanse, en el cementerio de mi localidad natal, en Canarias, en una tumba un poco alejada, me detuve. Se trataba de la tumba de un difunto que, según rezaba su lápida, había sido alcalde de mi localidad en los años 40, Jefe Local de Falange Española y teniente en la División Azul, pero por desgracia había caído en combate en marzo de 1942. Este hecho me llamó mucho la atención y deseé que no le quitaran los socialistas en mi ciudad aquella lápida tan llamativa, y que respetasen la gloria y la honra de un difunto que dio su vida por España y por sus ideales y valores.

Para terminar y disculpe si me he extendido mucho, me desagrada al igual que usted toda la campaña política que está haciendo ese partido de sinvergüenzas que es el PSOE con tal de cargarse no sólo la historia de nuestro país, que no la van a cambiar, afortunadamente, sino también pretender afrentar a personas y difuntos que dieron su vida por España y por sus ideales y valores, por cierto, muy respetables.

¡Arriba España!

Saludos, LFU.
Un abrazo.

P.D: Por favor, LFU, me gustaría si es posible, que le hicieras llegar este comentario a Don José, puesto que le tengo en gran estima y admiración. Gracias.

doramas67 dijo...

Disculpa, LFU, el del último comentario (el de Canarias) he sido yo. Al poner mi nombre se me fue y se grabó sin mi nombre.

LFU dijo...

Descuida doramas67. Él te leerá.

Gracias

victor morante dijo...

Disculpenme pero alguien sabria ¿como ponerme en contacto con el autor de este escrito? Porque soy el nieto pequeño de Enrique morante villegas.

Un saludo
Victor Morante.

LFU dijo...

Envíame un Mail a lfutrera@gmail.com