"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

30 de abril de 2010

ETA quiere salvar a ZP




Demasiadas casualidades.

Que en el término de diez días Garzón haya excarcelado a Díez Usabiaga en circunstancias harto sospechosas -o más bien escandaolsas-, que Otegui permanezca en la prisión de Martutene después de visitar a su papá; que se haga público que De Juana Chaos ha desaparecido más de 30 días después de la última vez que se presentó en comisaría de Belfast -donde tenía que fichar a diario-, que por un fallo procesal haya sido excarcelado Iñaki de Rentería y que sigamos sabiendo dónde está Ternera y sigamos sin molestarle, es como para sospechar que se está cociendo de nuevo un maldito «proceso de paz».

Estoy de acuerdo con Mayor Oreja y es más que previsible que ETA quiera echarle un cable a Zapatero para salvarle in extremis de una catástrofe electoral. ETA necesita un gobierno débil por que su proyecto necesita una España debil y quebradiza, justo la que tenemos hoy.

Rubalcaba sabe mentir muy bien y ha dado sobradas muestras de ello. Esto no ha hecho más que empezar......otra vez.

LFU

28 de abril de 2010

Standard & Poor's rebaja la solvencia de España

....las bolsas se desploman, el déficit no decrece, el paro supera el 20% de la población activa.....pero al Gobierno sólo le importa derrotar a Franco treinta y cinco años después de su muerte y setenta después de su victoria. En ese empeño está y acabará por arrastrarnos a todos en su hundimiento. Pero sosegaos, que aún habrá muchos millones de compatriotas que seguirán votándoles.

No doubt, Spain is different!

Impecable, Enrique

LFU

27 de abril de 2010

Marcos Ana: Un asesino al frente de la manifestación



Desde que algunos medios como La Gaceta comenzaron a descubrir la verdadera identidad del llamado «Marcos Ana», rescatado por la Izquierda como símbolo de las víctimas del franquismo, no he parado de bucear en hemerotecas, encontrando joyas como la que aparece en la cabecera de esta entrada, editorial de ABC cuya lectura recomiendo.

Resulta cuando menos sintomático que la izquierda haya tenido que echar mano de un asesino de curas como icono de las víctimas del franquismo, aunque resulte terrible para los que fueron tratados injustamente en la posguerra que éste deleznable sujeto enarbole la bandera de los represaliados.

Recojo a continuación un artículo obtenido de El Librepensador sobre esta prenda que parece llamado a compartir con Garzón las nuevas camisetas de la rancia y casposa progresía.

LFU


«MARCOS ANA»

Hasta hace poco tiempo, este personaje era un perfecto desconocido para la inmensa mayoría de los españoles. Ni siquiera muchos de los de su cuerda habían oído hablar de él. Lo cual, no quiere decir que de vez en cuando alguien lo sacara a la luz, pero ésta parecía dañar a la débil epidermis del personaje y poco después desaparecía en las sombras (hace bastantes años lo hizo Jesús Quintero, ya se sabe, “el Loco de la Colina”, en uno de sus pringosos programas radiofónicos). Pero la progresía más rencorosa y miserable, apoyada por instituciones políticas, también rencorosas y miserables, han decidido acabar con este estado de cosas, y en la “gran tenida” se ha decidido elevar al llamado Sebastián Fernando Macarro del Castillo, alias “Marcos Ana”, a la cumbre de la gloria democrática.

Además de “víctima de las cárceles franquistas” y “comunista luchador por la libertad”, este individuo, como Dios no lo remedie, será “Premio Príncipe de Asturias”, como lo piden centenares de asociaciones, partidos políticos y ayuntamientos. No hay más que pasearse por Internet para darse cuenta del barullo que alguien ha decidido levantar. Es como si los sectarios, hasta ahora prudentes, hayan “roto aguas”, y ya ni les importa que la personalidad de Marcos Ana salga a la luz, ellos son los amos de los medios de comunicación y pueden manipularlos a su antojo. Si algunos les restregamos la biografía siniestra de su admirado vate, con considerarnos “fascistas irredentos”, se acaban las discusiones.

Y alguno, harto de preámbulos, dirá: ¿y quién diablos es este Marcos Ana? Vamos a transcribir lo que LA VANGUARDIA de Barcelona (¿qué dirá hoy?) publicaba el 12 de agosto de 1963 (hemerotecas…) sobre un homenaje que se le hacía en Montevideo a este personaje. Hay que leerlo despacio y sin dejar una línea.

UN PASADO SINIESTRO


Sebastián Fernando Macarro del Castillo, a quien la propaganda comunista ha pretendido convertir en poeta con el ambiguo nombre de «Marcos Ana», no es otra cosa que un vulgar asesino. Sus crímenes aún se recuerdan con horror -por el sadismo con que fueron cometidos- en Alcalá de Henares, principal escenario de sus fechorías.

La frialdad con que asesinaba el entonces imberbe militante del partido comunista produce aún en las personas que le conocieron un sentimiento de, viva repugnancia, que contrasta con el «rédito con que parece contar en determinados sectores del extranjero el individuo en cuestión «Marcos Ana» asesinó por su propia mano, de un disparo en la nuca, al sacerdote don Marcial Plaza Delgado, en la tarde del 23 de julio de 1936.

El sacrílego asesinato fue cometido en presencia de la madre y otros familiares del sacerdote. Pocos instantes después, mientras la víctima era atendida, aunque infructuosamente, por su madre y por uno de sus primos, “Marcos Ana» asesinaba, -también con el frío estilo soviético del tiro en la nuca- a don José Plaza Torres, padre del sacerdote a quien había asesinado minutos antes. Dos días antes, es decir el 21 de julio de 1936, el ahora agasajado “poeta” había asesinado a don Augusto Rosado Fernández, a quien había sacado de su domicilio con el pretexto de que debía prestar una declaración sin importancia. El crimen fue cometido también personalmente por «Marcos Ana» en el lugar conocido por «la tierra de los ahorcados», exactamente donde ahora se alza la fábrica «Boca» de Alcalá de Henares. También se le considera responsable de las muertes de don Francisco Mirón y de don Faustino Plaza.

Según el testimonio de las personas que tuvieron que soportar su criminal actividad en Alcalá de Henares, persona que detenía el ahora llamado «Marcos Ana» era asesinada en el acto, o poco después aparecía su cadáver ensangrentado en el cementerio de la localidad o en sus inmediaciones.

Con independencia de estos crímenes, «Marcos Ana» saqueó a mansalva edificios religiosos y domicilios particulares, lucrándose personalmente de los botines que obtenía.

Todos estos crímenes hubieran merecido en cualquier país la más rigurosa aplicación de la justicia. Pero «Marcos Ana» pudo beneficiarse de la suavidad del sistema que ahora ataca y fue puesto en libertad en 1961. Arropado por la fabulosa capacidad publicitaria del comunismo internacional, el criminal de Alcalá de Henares pretende ahora presentarse ante la opinión pública internacional como un manso poeta, que ha sufrido los rigores de las cárceles españolas.

EFE

*****************

Después de ese repaso a las actuaciones del joven Macarro, recordamos lo que escribía Galdós en “El Gran Oriente”: Viendo a los hombres en ciertas ocasiones de delirio, no se puede menos de considerar a la hiena como un animal caritativo. Pues esta joya es propuesta para el “Premio Príncipe de Asturias”.

En el relato que hace EFE sobre Marcos Ana no dice que se libró de la pena de muerte debido a la circunstancia de que, cuando cometió estos crímenes, era menor de edad y sólo tenía 19 años. Sorprende un poco que en la torcidas biografías de este criminal se dice que fue al frente, pero se le retiró porque era menor de edad. Tanto en la zona roja como en la nacional, muchachos de 19 años, y aun con menos edad, combatían en el frente y, si mataban, también podían morir, no como el miserable Marcos Ana al que nos imaginamos en retaguardia, como un Alberti cualquiera, luciendo valerosamente su pistolón ante sus desarmadas víctimas.

No es el “Premio Príncipe de Asturias” un modelo de independencia y equidad, pero si cometiera esta felonía, la institución debería ir pensando en tomar pasaje para Marsella.

por Jesús Flores Thies

23 de abril de 2010

«Aquelarre de carcamales resentidos» Bien por Aguirre

(El cuerpo sin vida de José Calvo Sotelo en el Cementerio de la Almudena, tras haber sido asesinado por miembros socialistas de la guardia de asalto)

No soy precisamente un seguidor de Esperanza Aguirre, pero nobleza obliga y su intervención de ayer en la Asamblea de Madrid fue soberbia. Ya es triste que nadie dentro del Pp hasta ahora se haya atrevido a poner a estos miserables de la manipulación histórica frente a su propia basura.

Aguirre , ante la petición del coordinador de Izquierda Unida, entró de lleno en el fondo del asunto y aseguró que no iba a esquivar la cuestión. "Ustedes y muchos como ustedes aparentan tener una explicación muy simple sobre los problemas de nuestra historia. Para ustedes, en 1936 los españoles disfrutaban de una modélica república en la que se respetaban los derechos de todos los ciudadanos, y de repente, una coalición de militares fascistas y de clérigos carcas, dio un golpe, provocó una guerra civil de 3 años y se mantuvo 36 años en la dictadura. Y a partir de ahí, para ustedes solamente hay buenos y malos. Buenos, todos los de un bando, y malos, todos los del otro bando".

"Idílica la II República, nada de nada", recalcó Aguirre, jaleada y aplaudida profusamente por la bancada popular. A continuación, pidió a Gordo que condenara él "el golpe del 34 en el que participó su partido". "¿Usted condena el golpe del 34 o condena que la escolta de Prieto asesinase al jefe de la oposición?, en referencia a Calvo-Sotelo", le espetó. "La cosa no es tan sencilla, de buenos y malos. En todas las familias los había de un bando y de otro, desde luego en la mía, en los dos bandos hubo hechos heroicos y hechos vergonzosos", lamentó.

Para respaldar sus palabras, la jefa del Ejecutivo recordó que "los tres intelectuales españoles que más defendieron la llegada de la República, Ortega y Gasset, Pérez Ayala, Marañón, huyeron de esa idílica República de usted (de Gordo) y desde el extranjero mostraron su apoyo a Franco y en prueba de ello, enviaron a todos sus hijos al ejército que su señoría llama Ejército golpista".


Asimismo, Aguirre pidió a la oposición que no pretenda disfrazar de ataque a la autonomía universitaria lo que no fue más "que una crítica a lo que fue un aquelarre de carcamales resentidos", aludiendo al acto de apoyo al juez Baltasar Garzón. "Yo no puedo aprobar que se utilice la universidad pagada por los contribuyentes para llamar torturadores y fascistas a los jueces del Supremo", sentenció.

Ojalá cunda el ejemplo y estos cobardes sepan que no todo el mundo está dispuesto a callarse.

Lo dicho, bien por Aguirre.

LFU

21 de abril de 2010

Jiménez-Villarejo: Otro «valiente» lanzado a la fama



Con el permiso del resto de los familiares del mismo apellido, me refiero al que va camino de pasar a la posteridad con más pompa en los rincones de la Wikipedia, merced a su patético apoyo al presunto prevaricador Baltasar Garzón.

Lo cierto es que pocos teníamos alguna idea –más bien remota- de la biografía de Carlos Jiménez Villarejo, pues nunca destacó especialmente por su brillantez, eficacia y seriedad en su oficio de fiscal anticorrupción cargo creado ad hoc en las postrimerías del felipismo agonizante. Se trata, por tanto, de un hombre de biografía predominantemente gris, pero decidido en el ocaso de su vida a no resignarse con el anonimato de una apacible y modesta jubilación.

Y es que Villarejo, hablando en términos taurinos, ha roto en un valiente retrospectivo. Él, cuya carrera de fiscal se inició durante el régimen del 18 de julio, al que sirvió diligentemente formulando acusaciones sin descanso durante trece años sin que se le conociese una voz más alta que otra, sin haberse hecho acreedor a la medalla de “yo-también-corrí-delante-de-los-grises” y ascendiendo igual que el resto de los fiscales de su promoción, ya ofreció una primera muestra de su coraje y valor heróico cuando, con un Franco agonizante, corrió a hacerse el carnet del PSUC, que entonces daba mucho caché. Todo un valiente.

Muerto Franco en la cama del hospital, prefirió no dar muestras de su furia cainita en los años que siguieron, sin duda porque estaba reservando todo su coraje para cuando de verdad tuviera mérito salir del armario de su sectarismo.

Y es ahora, cuando España asiste anestesiada al baile de los zombies guerracivilistas que bailan al ritmo que le marca el gobierno del infame, cuando el poder mediático de la secta se ha hecho más omnipresente que nunca, cuando no hay un alma –o casi ninguna- que se atreva a toser al pensamiento único antifranquista, en una palabra, cuando más arriesgado resulta proclamar las maldades de la «oprobiosa», sale Don Carlos con su armadura, dispuesto a derribar cual Quijote lanza en ristre todos los molinos de viento que puedan quedar en pie de Francisco Franco, cuyo nombre se empeña en seguir presidiendo su licenciatura.

Me estremece su valentía y su coraje, que sin duda no podrán ser recompensados suficientemente –ni de lejos- con las Cruces de Sant Jordi y las conferencias que tan justamente le esperan, que confío en que le reporten –como a su menesteroso y desamparado amigo Garzón- pingues beneficios que hagan de su merecido retiro, un remanso de paz, de lujo y de gloria, que sólo se merecen los valientes como él.

LFU

19 de abril de 2010

Tribunal Constitucional y Estatuto de Cataluña


Ya he escrito en este blog el respeto que me merece el Tribunal Constitucional. No debiéramos olvidar que este Tribunal fue un invento de Napoleón Bonaparte para que un Tribunal supuestamente independiente revistiese sus decisiones de un manto de legalidad.

Los constituyentes de 1978, siguiendo el modelo napoleónico –aunque ahora el poder lo tiene la oligocracia de los partidos en lugar del emperador- diseñaron el Tribunal Constitucional para que respondiese a los criterios del poder. La forma de elección de los Magistrados por el Parlamento, replicando los resultados de las elecciones, asegura la falta de independencia del «alto» Tribunal en materia de garantías constitucionales.

Y es que produce verdadero sonrojo a cualquier jurista escuchar hablar de magistrados «progresistas» y «conservadores» donde sólo tendríamos que hablar de magistrados con dilatada experiencia y prestigio profesional, insobornables e impredecibles en cuanto a su comportamiento profesional.

La historia del TC al servicio de su amo, no puede ser más funesta. Sirvan como muestra la sentencia de Rumasa –que todo estudiante de primero de derecho estudia como una aberración jurídica y que le costó la vida a García Pelayo-, la sentencia del aborto y el abuso de las «sentencias interpretativas» para salvar escollos imposibles

Cualquier párvulo entiende que si el Tribunal Constitucional no ha podido pronunciarse después de cuatro años sobre el recurso de inconstitucionalidad del Estatuto de Cataluña es porque éste tiene difícil encaje en la Constitución. Lo que se discute, por tanto, no es si es o no constitucional –pues esto está fuera de duda-, sino cuantos artículos, en qué materias y con qué amplitud van a ser declarados inconstitucionales.

Zapatero, que ha hecho lo que ha podido para hundir España, es también el causante del desprestigio más absoluto del Tribunal Constitucional. Él fue quien se empeñó de forma absolutamente irresponsable y temeraria en aceptar lo que saliese del Parlamento de Cataluña y lleva cuatro años tratando de que los magistrados «progresistas» se hagan el harakiri jurídico comulgando con ruedas de molino demasiado grandes. Parece que por ahora no lo ha conseguido y esto tiene visos de que pasarán dos años más sin que lo consiga, lo que constituye un escándalo sin precedentes, máxime porque tan dañina disposición se está aplicando y desarrollando con la mayor dureza y celeridad en una parte del territorio español, en el que la Constitución es papel mojado desde hace cuatro años.

Por eso, cada vez veo más plausible la posibilidad de que nunca se llegue a dictar Sentencia en este caso. No es ninguna boutade. No descartemos que Zapatero juegue sus cartas en el Parlamento para que, a través de una modificación legislativa, devenga innecesaria la sentencia. Sería otro escándalo mayúsculo, pero hace tiempo que no me escandalizo de nada de lo que pasa en este bendito país cada vez más lleno de sinvergüenzas.

LFU

16 de abril de 2010

«Los banqueros de la ira»

Rotundo y acertado artículo de Carlos Herrera en ABC


Viernes , 16-04-10

«QUE unos querellantes argentinos pretendan investigar a falangistas del 36 y a Suárez y Fraga y el Rey es un disparate. Que unos supuestos generadores de cultura de consumo propongan encerrarse en protesta antifranquista treinta y cinco años después de la muerte del dictador es un disparate. Que un fiscal sectario y reaccionario, que ya ejercía sus labores en el año 62, acuse a los jueces del supremo de torturadores y corruptos es un disparate. Que un rector ideologizado y partidista ceda de forma poco reglamentaria locales de la Universidad para un acto prácticamente golpista es un disparate. Que unos sindicatos paralizados en la agitación contra el paro que acogota a cuatro millones y medio de españoles anuncien movilizaciones a cuenta de un juez amigo al que se le va a juzgar por prevaricación es un disparate. Que algunos sectores políticos y sociales parezca que hayan despertado repentinamente de un letargo invernal y pretendan dinamitar la Transición con la excusa de que se pusieron una venda en los ojos es un disparate. Que un ministro del Gobierno se lamente de que un partido como Falange acceda a la Justicia como cualquier otro partido legal y que no recuerde, por ejemplo, que partidos hoy ilegales como Herri Batasna pudieran sentar en el banquillo de las sospechas a guardias civiles bajo denuncia falsa de torturas es también un disparate. Que altos cargos del Gobierno acudieran con espíritu excursionista a un zarandeo de la estructura del Estado en el que la agitación se asemejaba a un mal movimiento asambleario es un disparate. Que no se les llame la atención es otro disparate. Que nadie reclame desde el Gobierno o desde la Organización Judicial un poco de cordura y que no lo haga firme y severamente es un disparate aún mayor.

Disparate tras disparate, la dinámica política en España ha derivado en un parque temático repleto de personajes predemocráticos soltando soflamas por doquier y mostrando una capacidad de resentimiento de dimensiones considerables. Merced a esta dinámica revisionista, no es de extrañar que se acabe cuestionando todo y se pretenda poner en práctica la ruptura que no se hizo entonces, en la segunda mitad de los setenta, y que no comparten ni siquiera muchos de los que entonces eran partidarios de ella. Ayer hablaba José María Fidalgo del nuevo libro de uno de los pensadores más interesantes y originales del momento, Peter Sloterdjik, «Ira y Tiempo», en el que maneja un argumento particularmente interesante llamado «la bancarización de la ira». Se pregunta Sloterdjik por los mecanismos que han servido a los movimientos revolucionarios para presentarse como administradores de una especie de banco mundial de la ira. La ira se acumula en burbuja y es secuenciada en momentos concretos de la historia contemporánea: en España, ahora, en estos cinco o seis últimos años, parece haberse abierto una línea de crédito y la ira es liberada a la circulación con una generosidad desconocida. La ira no es ajena a la historia de ningún pueblo; el español conoce bien alguno de esos pasajes recientes en los que su manejo ha sido profuso y particularmente diestro, en los que han incendiado todas las relaciones transversales de los ciudadanos y en los que las consecuencias han sido, evidentemente, sangrientas. Ahora, en el 2010, la ira está tintando las estrategias de los arqueólogos de fantasmas y espectros hasta el punto de movilizarse en pos de desestructurar el pacto de convivencia sin revanchismos ni rencores que los ciudadanos nos hemos venido dando.

Quienes están incendiando la mecha, quienes están echando gasolina a las brasas de un fuego condenado a apagarse, quienes hacen del odio un argumento político, quienes quieren reverdecer enfrentamientos fraticidas, quienes viven en la nostalgia del guerracivilismo, están prestando un pésimo servicio a su país y puede que también a ellos mismos. Los banqueros de la ira han abierto oficina y están dispuestos a poner en marcha una agresiva campaña comercial.»

CARLOS HERRERA

Más Memoria histórica

Hoy tengo que dar las gracias a Y yo me la llevé al Río, por rescatar del arcano de la memoria un magnífico texto del Teniente General Guttiérez Mellado, -del que confieso nunca imaginé que suscribiría con entusiasmo texto alguno- que merece la pena leerse con atención:

«La guerra acabó con una victoria por la que no se va a pedir ahora perdón, como pretenden algunos; lo que no supone que no merezcan comprensión y respeto los que lucharon limpiamente al otro lado. El régimen que surgió legitimado con la victoria no puede ser juzgado hasta que desaparezcan quienes vivieron aquella etapa en la vida de España; cuarenta años de historia no constituyen una etapa transitoria para volver a empezar e ignorar este periodo, y querer basar cualquier actividad política en lo que pasó en la guerra es no querer que la paz siga imperando en España. El respeto a la memoria de Franco ha de ser aceptado por todos y es piedra de toque para que la paz sea posible... El olvidar nuestra guerra y mirar hacia adelante no supone entreguismo, claudicación ni humillación para ninguno, sea cual fuere el bando en que luchó, sino, al contrario, paz donde antes hubo lucha; convivencia pacífica en vez de posiciones agresivas y permanente cooperación en vez de acciones contrapuestas; relaciones políticas normales contra la dialéctica de la violencia. Todo ello encuadrado en un mapa político nuevo que permita las discrepancias ideológicas pero exigiendo y respetando unas reglas de juego iguales para todos.»

Teniente General Manuel Gutiérrez Mellado, 1977.

13 de abril de 2010

Aquelarre por Garzón en la Complutense

(fotografía tomada de Libertad Digital)

Retomando el hilo de mi anterior entrada, muy difícil se lo están poniendo a los magistrados del Supremo para modificar su criterio tras la vergonzosa mascarada protagonizada hoy por los sindicatos apesebrados UGT y CCOO y lo más granado de la izquierda sectaria y guerracivilista, encabezada por el patético Carlos Jiménez-Villarejo quien, entre otras barbaridades difícilmente igualables, acusó al Tribunal Supremo de ser el órgano de expresión del nuevo fascismo español, de complicidad con la tortura y de favorecer la delincuencia organizada, llegando a afirmar en el éxtasis de su intervención que "es incompatible con la democracia que se puedan aceptar querellas de partidos de extrema derecha" (sic). ¡Y el señor fiscal se ha quedado tan ancho!

Desconocía que el tío de la Trini padeciera trastornos psicológicos tan pronunciados, pero sus familiares deberían procurar reservarle para mejor ocasión, evitando sus desvaríos totalitarios con tanta publicidad.

De los sindicatos, ¡qué vamos a decir a estas alturas! Cuatro millones y medio de parados y se convierten en paladines del nefasto juez, como si su inocencia estuviera entre las principales preocupaciones de los que están pasando hambre y necesidad. Hace falta ser golfos.

La escenografía no podía ser más patética. Gritos de ¡No pasarán!, banderas de la Segunda República y añoranzas de la Escuadrilla del Amanecer, García Atadell, Carrillo y la Checa de Fomento. Sólo faltó que salieran de allí desfilando a tomar la Acorazada Brunete. Y atención al retrato de Garzón a lápiz de diez por cinco metros, con estilo de cartel de guerra de la CNT de los años 30, que pronto nos hartaremos de ver serigrafiados en camisetas, que lo del Ché está ya un poco demodé.

Y es que la cabra siempre tira al monte. El acto de esta mañana es la demostración más palpable del carácter totalitario, antidemocrático y sectario de la izquierda de España. Jamás en los últimos 35 años se ha producido un ataque más frontal, una presión más revolucionaria contra el Poder Judicial. La izquierda, esta izquierda jacobina y cainita, sólo quiere la democracia para lo que le interesa, pero no puede evitar que se le note su ramalazo estalinista que hoy, de nuevo, ha vuelto a reverdecer entre los muros de una Ciudad Universitaria que hoy se ha llenado de cieno, de ridículo y de vergüenza.

LFU

12 de abril de 2010

La Izquierda busca la condena de Garzón


Cualquiera que –como el que escribe- haya vestido la toga unas cuantas veces, sabe muy bien que una de las reglas de oro del derecho procesal –o, mejor dicho, del ejercicio del derecho de defensa- es no encabronar gratuitamente al juzgador, porque al fin y a la postre y más para bien que para mal, estamos tratando con personas y es conveniente no predisponerlas en nuestra contra.

Dicho esto, no dejo de preguntarme qué hay detrás de la insólita estrategia que está siguiendo la izquierda en su defensa del nefasto Juez Garzón, y es que, con amigos como éstos, Garzón no está muy necesitado de enemigos.

Quizás tiendo a sobrevalorar la maestría de la izquierda en el campo de la agitación y propaganda, pero sinceramente me escama tanta torpeza y me huelo que alguien de la propia izquierda está maniobrando de forma maquiavélica para acabar de una vez por todas con Garzón, un tipo ciertamente desaconsejable en el que nadie con mediano juicio puede confiar.

Y es que a nadie con un mínimo sentido común se le ocurre defender la inocencia de una persona tratando de desprestigiar a la acusación –véase en este caso Falange Española de las JONS y Manos limpias-, poniendo a parir al Tribunal Supremo, órgano encargado de su enjuiciamiento y querellándose contra el magistrado instructor. Y como le faltaba la guinda al pastel, los sindicatos no encuentran mejor cosa –con cuatro millones de parados- que llamar a manifestarse a sus vagos y maleantes en defensa del juez mártir, que para algo les pagamos todos su sueldo. Lo han hecho todo, todo, menos defender con argumentos la inexistencia de delito o la ausencia de responsabilidad criminal. Y esto empieza a oler a podrido.

Yo si fuera el abogado de Garzón me echaría a temblar. Si a la argumentación impecable, precisa e incontestable del juez Varela –para más inri, hombre de izquierdas- sólo son capaces de increpar a los querellantes por su ideología y proclamar que el fascismo se ha adueñado del Tribunal Supremo por querer sentar en el banquillo a un juez que ha dado muestras más que demasiadas de su sectarismo, falta de vergüenza y sobrada ineptitud, el destino del reo es más negro que la túnica de los nazarenos del Gran Poder.

Creo que la Falange y Manos Limpias han hecho un verdadero favor al Estado de derecho dando el primer paso para acabar con la increíble impunidad de tan nefasto funcionario. Pero alguien desde la izquierda o, al menos desde el sector más taimado de la misma, se ha aprestado de inmediato, con el insólito circo que ha montado, a mover los hilos necesarios para que acaben de darle la puntilla.

LFU

7 de abril de 2010

Crimen en Seseña. La hipocresía de una sociedad decadente.

Estremecedores resultan los detalles que se van conociendo del terrible crimen de Seseña. Y muy preocupantes las reacciones de políticos y contertulios, discutiendo si se debe o no legislar en caliente y si conviene endurecer las penas o rebajar la edad penal.

Y es que lo verdaderamente preocupante no es la mayor o menor dureza de las penas, sino el modelo de sociedad que, desde el poder político y mediático están creando desde hace décadas en toda Europa. La educación en valores como el cumplimiento del deber, el sacrificio, el orden o la disciplina desaparecieron para dejar paso a una cultura proteccionista y hedonista en la que el valor de la tolerancia se ha prostituido con la ausencia de referentes de un comportamiento moral de acuerdo con el derecho natural, que ha sido totalmente proscrito y desterrado de la enseñanza. La crisis de la familia, célula natural en la que el individuo encuentra su seguridad, está dejando una sociedad desestructurada y sin referentes morales válidos que han sido los que han cimentado la civilización cristiana, la más avanzada de las que existen en la tierra.

Los niños y los jóvenes necesitan ejemplos edificantes que poder imitar, pero los niveles de audiencia televisiva nos abren los ojos a la espeluznante realidad de una sociedad de adultos más preocupados por la vida sentimental de Belén Esteban o la paternidad de mengano y de zutano y por los resultados de la liga que por saber dónde y con quien están sus hijos, qué mensajes están recibiendo a través de la televisión y qué hacen en su tiempo libre.

Si nuestro sistema penal era válido para los menores hace veinte años, y ahora no, tenemos que preguntarnos si de verdad tenemos que cambiarlo o tenemos que tratar de transformar la sociedad. Yo me inclino por esto último.

Hay motivos de sobra para alarmarse y estar alerta ante la sociedad en la que están creciendo nuestros hijos. Y procurar cada día con nuestro ejemplo, darles a nuestros hijos, al menos, una mínima parte de lo que nosotros recibimos de nuestros mayores, esa generación «reprimida y puritana» que nos dejó una España mucho mejor que nosotros no hemos sabido defender.

LFU

5 de abril de 2010