"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

15 de marzo de 2011

Expulsados y en la cárcel





Son las 10 y 20 de la mañana y aún no tenemos noticia de que la repugnante carroña que profanó el pasado viernes la capilla del Campus de Somosaguas haya sido detenida por la Policía. Ni se conoce que la Fiscalía General del Estado haya dado instrucciones contundentes para actuar contra ellos, pese a que las fotografías están a disposición de todos. Tampoco se tiene noticia de que el infame Berzosa, el que ha convertido la Universidad Complutense en sede de aquelarres vergonzantes para cachorros «antifascistas», es decir, para imbéciles descerebrados, haya abierto expedientes de expulsión para los guarros y guarras que delinquieron públicamente ofendiendo a lo sagrado y pisoteando cobardemente la libertad y la fe de los católicos.

Otro gallo les cantaría si hubieran hecho lo propio en una Mezquita o en una Sinagoga…

No hay duda que la acción llevada a cabo por los malolientes busca provocar la ira de los católicos e invitarnos a su dialéctica. Pero no lo conseguirán. Si se fijan en la fotografía, aparece en la escena una estudiante rezando en medio de la profanación. Pues bien, el viernes 18 de marzo a las 13.30 horas los católicos estamos convocados a celebrar una eucaristía en la misma Capilla para desagraviar al Santísimo ante la ofensa de la que ha sido víctima. Vamos a ir a rezar, pero también a demostrar que estamos dispuestos a defender nuestra fe, como lo haríamos con nuestra hacienda y nuestra familia.

Y esta vez, como seremos muchos, los guarros se esconderán en sus pocilgas haciendo gala de su cobardía. Pero ya han mostrado sus caras y las denuncias particulares están en marcha. Haré una cosa, pediré para que se conviertan, pero también para que se haga justicia y escarmiento con semejante basura trasnochada. Y Berzosa, fuera de la Universidad.

LFU

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una cosa es ser cristiano (con todas las virtudes que debemos perseguir) y otra muy diferente es permitir esta ofensa, creo que debemos defender al Señor con todos los medios.

La capilla de la Complutense debe estar debidamente custodiada o de lo contrario será mejor que se cierre. No puede estar expuesta a esta inmundicia, ahí esta nuestro Padre.

Para esta mugre, les propodría una alternativa no vaya a ser que se frustre su deseo provocador: Señor rector, habilite una sala con fotos de su padre y de los padres de estos excrementos (si es que los conocen) y que allí se empeloten cuantas veces necesiten.

Candela dijo...

No se porqué debemos aguantar que esas mantenidas de Berzosa se vayan de rositas después de agredir a un sacerdote y despelotarse en la capilla.

Yo propongo que les asignen una jaula como la de los monos del zoo, y allí que se exiban lo que quieran, siempre habrá quien les eche cacahuetes.

Pitufando dijo...

Espero que vayáis muchos.
Aun estando en contra de cualquier provocación a otra religión, todavía estoy esperando a ver cuándo es el primer ataque de este tipo a una mezquita, por ejemplo. ¿Será que saben que no se irían de rositas?

doramas67 dijo...

Vergonzosa la actitud tanto del rector, señor Berzosa, por su pasividad, como la de las descerebradas y descerebrados que participaron en tan infame acto. Este país no sabe mantener un equilibrio entre todas las ideologías y tendencias políticas y el respeto a nuestra cultura y religión católicas es prácticamente nulo. Este país, España, debe cambiar de rumbo político, económico y social si no queremos vernos inmersos en la desitegración de España como estado y nación.
¡Arriba España!
Saludos, LFU y un abrazo.