"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

2 de marzo de 2011

Un ejemplo de entrega


Hace unos días, a punto de cumplir 105 años, falleció la última de mis tías abuelas (la pequeña de la fotografía), cerrando así la historia viva de la generación de mis abuelos. Una generación que no lo tuvo fácil, pues tuvo que vivir nada menos que dos guerras mundiales y una terrible guerra civil, en la que, como muchas otras muchachas de entonces, mi tía Ida perdió a su novio un mes antes de casarse, permaneciendo soltera el resto de su larguísima existencia.

No es mi propósito sin embargo, escribir hoy la necrológica de mi tía abuela Ida, tan reacia por otro lado a los convencionalismos sociales. Pero no creo equivocarme al afirmar que a ella le gustaría saber que su muerte me ha llevado a detenerme en la persona que, hasta el último día de su vida, ha cargado sobre sus hombros la responsabilidad de su cuidado, cariño y atención, pues constituye un ejemplo edificante de vida que imitar y mostrar a las generaciones futuras.

Frente a una sociedad individualista que proclama la búsqueda del placer como fin supremo de la vida y que invita a huir de cualquier tipo de responsabilidad o de sacrificio, ejemplos de entrega y renuncia discreta como el de mi tía Alicia no merecen quedar reducidos al arcano de la memoria familiar, sino ser presentados abiertamente a nuestros hijos y a los demás como un modelo de vida a imitar.

Frente a una sociedad ingrata que aparca a sus mayores en función de criterios egoístas de bienestar y conveniencia, el ejemplo de una persona que, renunciando a su propia vida ha consumido su existencia a cuidar, primero de un padre enfermo hasta su muerte, después de una madre durante su ancianidad y, por fin, de una tía que ha superado con creces el siglo de vida, nos debe llenar de orgullo y gratitud, pero sobre todo, nos muestra un camino de santidad lleno de espinas que todos estamos llamados a recorrer.

Si además, como es el caso, el sacrificio se acompaña de silente y humilde discreción y alergia al reconocimiento, la admiración es total. Aún recuerdo el arranque de cólera bíblica de mi tía Alicia al descubrir que sus hermanos y sobrinos le habían organizado una gran fiesta sorpresa por su reciente cumpleaños. Y es que bien barruntaba que no se trataba de festejar nada, sino de ofrecerle un testimonio de gratitud por una existencia volcada en los demás, cuando ella siempre ha huido de las lisonjas y reconocimientos. Nos mandó a todos con viento fresco con la misma fuerza con la que luego nos dio las gracias.

Aunque ha cumplido ya algunos años, yo la sigo viendo joven, por su carácter alegre e inconformista y por su amor a la vida que le ha llevado a superar no pocas dificultades personales. Su ejemplo me llena de orgullo y me abruma por igual, al tiempo que me sirve de acicate al recordar las primeras palabras de Madre Teresa de Calcuta en su célebre discurso en el desayuno de Oración Nacional en Washington en 1994: «En el último día, Jesús dirá a los que están a su derecha, "Vengan, entren al Reino. Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve enfermo y me visitaste"».

Con mi agradecimiento y mi admiración, que sé compartida por tantos, aquí va mi modesto homenaje.

LFU

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

Sí señor, ejemplo de entrega y servicio. Casos como el de tu tía podían encontrarse no hace tanto en una generación que por pura biología se va extinguiendo.

LFU dijo...

Muchas gracias, Gonzalo. ¡Algo habrá que hacer para coger el relevo!

César dijo...

Estupenda entrada. Me uno a tu homenaje para la Tía Alicia.

Guillermo dijo...

Posiblemente no sea ni la mitad de buen escritor de lo que lo es el amigo LFU, tal vez no lo sepa hasta que me anime a crear un blog. Tampoco tenemos al 100% las mismas ideas, ni los mismos puntos de vista, aunque coincidimos en bastantes cosas.
Solo hay algo de lo que estoy seguro y es que he visto pocos que tengan esa forma tan personal de relatar algo, tan individualmente propia que casi me leo yo mismo.

Apunta uno mas a ese homenaje.

Creo, sin temor a equivocarme, que la estirpe está garantizada durante mucho tiempo y sinceramente, me alegra saberlo.