"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

8 de marzo de 2012

En defensa de Ruiz-Gallardón



«No somos libres ni de matar ni de morir. La muerte no es ninguna libertad sino su negación y a las personas que se encuentran en situaciones desesperadas no hay que asomarlas al abismo sino darles consuelo y esperanza para que hallen la fuerza necesaria para continuar.»

«Gallardón tiene toda la razón del mundo cuando dice que hay un contexto ideológico que trata de presentar el aborto como si fuera ir a hacerse la manicura. Es el fin del trayecto del relativismo: banalizarlo todo hasta banalizar la vida misma. Hay una violencia estructural y asfixiante que el feminismo ejerce contra las mujeres y que rebasados los límites de la vida apela directamente a la muerte. Siempre nos acaban sorprendiendo las inagotables formas del mal.

El valiente artículo de Salvador Sostres ayer en el Mundo contiene la clave del histerismo desatado en el matrix progre por la incontestable verdad proclamada ayer por Ruiz-Gallardón en el Congreso. Asistimos a un verdadero aquelarre de cinismo por quienes carecen de conciencia o pretenden lavar la mala que tienen.

Todos los que apoyamos activamente a organizaciones de defensa de la maternidad como Red Madre o Fundación Madrina, sabemos de primera mano cómo cada año se salvan cientos y miles de vidas de niños tan sólo con una mano tendida a la esperanza de madres abocadas al abismo del aborto. ¿Acaso es mentira que muchas madres abortan por temor a que se trunque su vida laboral? ¿Acaso es mentira que hay madres que abortan por temor a una reacción hostil de su entorno familiar? ¿Acaso no hay miles de madres que abortan porque ven desesperadas que no pueden mantener a su hijo concebido?.

¡Hipócritas!. O debería decir algo peor de quien esta mañana en la radio, desde el cinismo de su petulante equidistancia acusaba al Ministro de someter a una doble persecución a la mujer por impedirle abortar cuando se ve hostigada por su entorno. Así que para el otrora jefe de prensa de la Guardia de Franco Sr. Ónega, si una mujer es obligada a abortar por un chulo de mierda, en vez de ofrecer ayuda a la mujer para que tenga su hijo hay que dejar que el chulo se salga con la suya porque si no podría ser peor para la mujer, ¿no es así?. ¡Viva la libertad!

El Ministro ha sido valiente atacando directamente el fondo del problema y eso es precisamente lo que provoca la exasperación de las hienas, sobre todo la de las asociaciones de centros que se lucran con el negocio del aborto. Porque mientras no se defienda, proteja y dignifique la maternidad; mientras no se conciencie a la sociedad de la importancia y dignidad de la vida del no nacido, la lucha por la vida no tiene futuro. No se trata de castigar sino de hacer pedagogía. Para luchar por la vida de los más indefensos no hacen falta grilletes sino ecografías. Para luchar por la dignidad de la mujer hay que denunciar alto y claro la presión de un poderoso movimiento feminista que ofrece a las mujeres la falsa libertad de jugar a ser dios con la vida y la muerte de quien no tiene quien le defienda.

Se puede decir más alto pero no más claro. Aunque el precio que tenga que pagar sea muy alto -que lo será-, es una lucha que merece mucho la pena.

Gracias Ministro.

LFU

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra ver el reconocimiento, que tantas dudas suscitaba a los lectores de este blog, a la valentía del Gobierno del PP en la defensa de la vida y de la dignidad de la mujer.
Gracias ministro!

Gonzalo dijo...

Como supongo esperabas, no estoy en absoluto de acuerdo.

El Ministro NO HA IDO AL FONDO DEL PROBLEMA, como dices. Ni mucho menos. El Ministro no se ha movido ni un ápice de las posiciones de aquellas organizaciones que dicen luchar por la vida pero aceptan que se mantenga un equilibrio entre vida y muerte para mí de todo punto inaceptable.

El fondo del problema es que se matan niños. Y luego vienen cosas secundarias, en muchos casoa agravantes, como que las mujeres embarazadas estén mal miradas en esta sociedad enferma.

Al mismo Ministro le he oído hablar de la "necesidad de encontrar el equilibrio entre el derecho a la vida y el derecho de la mujer a interrumpir su embarazo" (entrevista en Así son las mañanas de Cope, hará un mes).

El Ministro está siguiendo el guión exacto que algunos de los lectores de este blog no teníamos absolutamente ninguna duda que seguiría: Adornar con palabrería un equilibrio repugnante que nos lleve a la recuperación de una ley prácticamente igual que la del 85 (si no la misma) adornada con gestos del tipo apoyo económico a organizaciones como las que nombras, cuyo trabajo es encomiable y su existencia, una bendición. Pero mantener la maquinaria legal exterminando más de cien mil niños al año mientras nos ponemos muy dignos garantizando que dejaremos actuar a esas organizaciones (y las subvencionaremos, supongo) es, como siempre ha sido en el PP, un empeño por seguir pareciendo provida mientras se alimenta la maquinaria exterminadora.

Una vela a Dios, sí, y miles al Diablo.

Pero vamos, que no hay nada nuevo bajo el sol. Es lo que siempre ha hecho ese partido.

LFU dijo...

Me esperaba tu comentario, Gonzalo, pero es absolutamente injusto decir que no hay nada nuevo bajo el sol, salvo que miremos por un prisma de negativismo que nos impida ver la realidad. La intención del gobierno, al menos la expresada, no es volver a la ley del 85 sino corregir sus defectos. Claro que yo no estoy de acuerdo con la ley del 85, pero ¿me vas a decir que no es mejorar respecto a lo que tenemos hoy, negar la categoría de derecho al aborto durante los primeros 4 meses?. ¿Crees que es posible cambiar la conciencia de una nación en dos días?. Hay que atacar el problema desde sus raíces y eso no se hace dando bandazos que sólo generan la reacción contraria.
La labor en defensa de la vida es imparable y dura. Al final no tengo duda alguna que venceremos, pero antes tendremos que convencer y, como primera medida, ya es un paso de gigante que un gobierno de España decida apoyar a las madres embarazadas para que puedan tener sus hijos. No seamos miopes. Cada paso en favor de la vida hay que celebrarlo. Sin alharacas, sí, pero siento decirte que si todos pensaran como tú es esto, seguiríamos durante décadas con la ley de Zapatero que es la más asesina de las que hemos tenido en la Historia. Un abrazo y mira lo positivo que hay y no te fijes en lo que aún no hay. Por lo poco que te conozco, no sufres de cerrazón mental. Un abrazo

Anónimo dijo...

Gonzalo, ya ha hecho mucho más el ministro de Justicia en defensa de la vida que cualquier organización o particular.
Sus "argumentos" no le convencen,a mi tampoco, pero reconozcamos sus logros. Recemos porque las iniciativas y reformas que promueve el Gobierno salven el mayor número de vidas posible, su oposición a todo no ha salvado ninguna. Nuestro voto al PP contribuirá a que así sea, su abstención a confirmar su cerrazón.

Gonzalo dijo...

Es decir, el partido con el que más ha crecido el aborto y que más leyes contra la vida ha aprobado es la solución.

Negarse a apoyarlo, parte del problema.

Nada nuevo bajo el sol.

Y los manicomios cerrados...

Cachimba dijo...

Gonzalo, ya ves: los "malminoristas" siguen, contumaces, en sus posturas.
Para ellos el aborto es según con quién y de quién. Aborto del PSOE, malo. Aborto del PP, bueno; o "menos malo".
¿Dije "contumaces"?.
Pues me equivoqué: tan sólo son hipócritas, que pretenden dejar resquicios para dar "solución" a sus posibles "deslices".

LFU dijo...

Por alusiones. Tu no eres hipócrita sino necio. No puedo encontrarse calificativo para quienes cierran los ojos a la realidad de España. La ley actual es miserable y asesina. La anterior también lo era pero mas aun por omision culpable de quienes la aplicaban. No te das cuenta de que lo primero que hay que hacer para ganar en el futuro la batalla de la defensa de la vida es defender y ayudar a las madres que quieren serlo y que se ven presionadas por la hostilidad de una sociedad egoísta. Si no sois capaces de datos cuenta de esto, es que adolecéis de una miopía colosal. Solo si consigues mediante una labor pedagógica que la sociedad termine abominando del aborto, podrás terminar con el exterminio de inocentes. Una sociedad enferma no se cura de un día para otro. Y cada paso que se da en la buena dirección hay que aplaudirlo. Lo contrario es, lo siento mucho, una absoluta necedad que no salvara vidas.

LFU dijo...

Por alusiones. Tu no eres hipócrita sino necio. No puedo encontrarse calificativo para quienes cierran los ojos a la realidad de España. La ley actual es miserable y asesina. La anterior también lo era pero mas aun por omision culpable de quienes la aplicaban. No te das cuenta de que lo primero que hay que hacer para ganar en el futuro la batalla de la defensa de la vida es defender y ayudar a las madres que quieren serlo y que se ven presionadas por la hostilidad de una sociedad egoísta. Si no sois capaces de datos cuenta de esto, es que adolecéis de una miopía colosal. Solo si consigues mediante una labor pedagógica que la sociedad termine abominando del aborto, podrás terminar con el exterminio de inocentes. Una sociedad enferma no se cura de un día para otro. Y cada paso que se da en la buena dirección hay que aplaudirlo. Lo contrario es, lo siento mucho, una absoluta necedad que no salvara vidas.

José Luis Ortiz dijo...

Ruiz Gallardón ha dado con la raíz del problema del aborto: con asesinar a un "non nato" no conseguimos solucionar un problema, el de liberar a la mujer de un ser que no quiere concebir, sino que de forma infame se crea otro, el de privar del derecho a la vida a un ser inocente. Es ahí, en las circunstancias personales y sociales de la mujer donde hay que actuar para evitar un asesinato vil y despreciable, aparte de inmoral. Es decir, ayudar a la madre a superar esas circunstacias adversas que le incitan a cometer una aberración.
Felicito al Sr. Ruiz Gallardón por su valentía en exponerlo, a sabiendas de la incomprensión de la izquierda, de los colectivos pro abortistas, de médicos sin escrúpulos que practican algo que va contra su código deontológico y progresía en general.
Un saludo y un abrazo, LFU.
¡Arriba España!