"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

18 de julio de 2012

Razón del 18 de julio. Por José Utrera Molina



Yo nací en los albores del 18 de julio, tenía en aquella fecha tan sólo diez años, pero tengo que confesar que aquel acontecimiento tan históricamente importante rompió mi infancia y me incorporó ya al riesgo de la madurez.

Había sufrido en Málaga todo lo que había supuesto de ruptura el triunfo del Frente Popular en la ciudad. Nada de transigencia sonriente, nada de belicosidad caballeresca, nada que pudiera presumir un noble fondo de humana consideración. Quieran o no los que ahora han olvidado o, mejor dicho, han perdido la memoria de aquel día, al menos muchos hombres en cuya existencia estuvo grabado el sentido del deber nos revelamos contra la sectaria y vil manipulación de la Historia. Mi edad no consiguió de momento penetrar en el fondo de aquella terrible contienda, pero había tenido la suerte con muy poca edad, de tratar hombres jóvenes que anunciaban con sus palabras la posible proximidad de una nueva primavera. El 18 de julio fue para unos la posibilidad de enterrar a España y destruir sus cimientos milenarios y para otros la erección de un nuevo monumento a la esperanza y a la reconciliación.

He vivido durante toda mi ya larga vida el espíritu que se desprendió de aquel lejano 18 de julio. He negado hasta la saciedad los torpes argumentos que querían convertir esa fecha en una militarada al estilo de siglos anteriores. Sufrí en mi propia carne la desgarradura dramática de una familia que perdía a uno de sus miembros defendiendo hasta la muerte las ideas del 18 de julio, mientras que su hermano era Gobernador Militar de una provincia cercana bajo el dominio rojo. Viví intensamente todo lo que aquél proceso histórico significaba. Ahora lo considero alejado de la cólera dialéctica que acompañó algunos de mis pasos en mi ya lejana juventud. Declaro aquí que el 18 de julio fue un acto necesario. Franco recogió el inmenso clamor de una España dolorida y rota, para convertirla años después, en una nación en marcha que trataba de recuperar su destino.

Hoy estoy imposibilitado para hablar personalmente ante vosotros por una circunstancia fortuita que reduce mi movilidad pero que no ha nublado mi cabeza. Lo hace en mi nombre - y estoy orgulloso de ello-, uno de mis hijos, que comparte la firmeza de mi ideal y la disciplina de mi propia conducta. A él le debo la certidumbre de que aquel espíritu lejano, creador y luminoso del 18 de julio no muera en los caminos de la sangre de mi gente más próxima.

Hoy, alejado ya en el tiempo de aquella coyuntura, me siento delirantemente identificado con aquel grito, con aquel clamor, con aquella encendida esperanza que al menos en mí no ha muerto. Cuando Franco me llamó para indicarme mi nombramiento de Ministro de la Vivienda, le dije, - quizás con un tono de excusa- que no era merecedor de una responsabilidad tan importante, pero que cumpliría con mi deber poniendo mi alma en la tarea que se me encomendaba y añadí: “Soy falangista y como tal sirvo al Movimiento Nacional, pero no quisiera perder nunca la identidad a las ideas que he proclamado siempre. Franco me miró, como era su costumbre, profundamente y me  dijo: “Hace Vd. muy bien”.

De aquellas horas me distancian muchos años. Aquel que fue Caudillo de todos los españoles ha sido vil y cobardemente atacado incluso por muchos de los que fueron sus correligionarios. Pero yo he conservado, como mi mejor blasón, la lealtad al hombre que hizo posible el recobrar la dignidad a una España desesperada. Esta lealtad me consume y alimenta y esta noche quisiera trasladarla a todos vosotros, porque es cierto que con ella se vive en plenitud. La cobardía, no solo mata la fe, sino que destruye el resto de dignidad que un hombre pueda tener.

Lamento no estar esta noche entre vosotros, pero en la distancia os recuerdo y me alineo con vosotros con el mismo grito que amaneció mi infancia dolorida: ¡¡¡Arriba España!!!




José Utrera Molina


(Mensaje destinado a los asistentes a la cena conmemorativa de la Fundación Nacional Francisco Franco) 


6 comentarios:

Luis-Kiko dijo...

Impresionante. A pesar de las muchas decepciones que habrá sufrido sin duda el Excmo. Sr. Utrera Molina, tiene que sentirse muy orgulloso de pertenecer a una generación irrepetible, por cuyos sacrificios hoy disfrutamos de los resultados de su sacrificada lucha.

Me quedo con: "La cobardía, no solo mata la fe, sino que destruye el resto de dignidad que un hombre pueda tener."

"Arriba España"

Enrique Baltanás dijo...

Amén.

Ángel Molina dijo...

Honor y gloria para todos los que dieron su vida por España, y hoy de manera especial, para aquellos que vivieron el espiritu que desprendió aquel 18 de julio de 1936.
En el recuerdo permanente de aquellos hermanos que se cita en el mensaje, me uno al grito... ¡¡¡Arriba España!!!

18 de julio dijo...

Enhorabuena LFU por ser hijo de este caballero. Leyendo su libro "Sin cambiar de bandera" he sentido deseos de haber trabajado bajo su dirección y ejemplo. Es abismal la diferencia que separa a aquellos hombres que, bajo la dirección suprema del Caudillo, entregaron sus vidas a la noble empresa de levantar España, dando ejemplo diario con sus vidas. El abismo que separa a los mandamases de hoy de aquellos patriotas es inmenso.

El ejemplo que hombres así nos han legado no puede caer en saco roto. Los hombres que sentimos así no tenemos derecho a bajar los brazos y confesar el derrotismo imperante en nuestra sociedad. Tenemos el deber de levantarnos y alzar nuestras voces y nuestras voluntades contra la infamia de esta decadente y acabada democracia, para devolver a nuestra patria al lugar que le pertenece por derecho propio, que no es otro que ARRIBA. Por eso me uno al grito eterno de ¡¡¡ARRIBA ESPAÑA!!!.

Gloria y honor eternos a nuestros caídos de la Cruzada de Liberación.

Gonzalo dijo...

¡¡Arriba!!

Lo difundo.

José Luis Ortiz dijo...

Don José Utrera Molina es uno de los expolíticos y exministros más honestos que ha tenido España. He tenido el placer de leer su libro "Sin cambiar de bandera" y puedo decir que me he emocionado varias veces leyendo su libro, porque me siento identificado con el mensaje que nos transmite y, al mismo tiempo, me ha traido buenos recuerdos de mi infancia, dándonos muchas claves de la transición política y detallando con mucha exactitud las intrigas y traiciones que aguardaban al Caudillo y a su Régimen.
Por otra parte, comparto la opinión de D. José Utrera, no podía ser menos, el 18 de Julio fue un Movimiento Nacional, encabezado por Franco y otros generales, para poner orden en un país que iba inevitablemente hacia el caos y el desastre dirigido por unos políticos de izquierda que buscaban sólamente su provecho, sin importarles España ni los españoles. Don José, gracias a personas honestas como usted, y amantes de nuestra Patria, España, el mensaje del 18 de Julio se mantiene vivo en nuestras conciencias e indudablemente sigue vigente en nuestros tiempos. También admiro a su hijo Luis Felipe, por su valentía en exponer sus ideas en su maravilloso blog, del que soy asiduo seguidor.
Un abrazo a ambos y ¡Arriba España!