"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

21 de noviembre de 2012

Me hallará la muerte. De J.M. De Prada


Ficha técnica
Fecha de publicación: 08/11/2012
592 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-233-3921-1
Código: 10010543
Formato: 13,3 x 23 cm.
Lomo 1246
Presentación: Rústica con solapas
Colección: Áncora & Delfin



«Me hallará la muerte...» escoge la gesta de la División Azul, en su faceta militar pero también de maniobra política interna y geopolítica, sirviendo como marco sociológico, político e histórico para concitar la atención de una ambiciosa y compleja trama. Se apunta así, De Prada, a la estela de otras novelas publicadas en los últimos años, que pese a la mayor o menor calidad de su factura, sin embargo han ganado el favor de muchos lectores. Entre ellas, merece la pena recordar, especialmente, la de José María Blanco Corredoira, la muy grata, sencilla y sólida "Añoranza de Guerra".

En lo literario, De Prada mantiene el buen oficio narrativo con momentos de prosa inspirada en las dos primeras partes de la novela que, sorpresivamente, hace aguas en la tercera parte, sin posibilidad de rescate, pues la ambiciosa historia trenzada hasta ese momento degenera en una suerte de folletín truculento con aspiraciones de novela negra, teniendo demasiado de lo primero y poco de lo segundo, salvo cumplir con alguna de las prescripciones canónicas del Código Hays, olvidando que el mal en muchas ocasiones es sutil y no siempre grosero y procaz.

Resulta contradictorio que la seriedad con que el autor inicia la novela, que revela un cuidado estudio del habla de la época y de sus estratos sociales, así como la preparación de una compleja urdimbre argumental con mezcla de géneros: del picaresco al épico, de la crónica histórica y social a la novela psicologista, de pronto se diluye para quedarse en una tentativa de obra mayor como si las prisas o un hito sobrevenido hubiese arruinado el esfuerzo previo invertido. Así, los personajes, inicialmente bien delineados, degeneran en alfeñiques sin consistencia y credibilidad, sometiéndolos a un maltrato insólito que no se compadece con los mimbres con los que se les presenta. Del mismo modo, el retrato de la España de la posguerra acaba resultando en exceso esquemático, de trazo grueso y desfigurador que no se compadece en absoluto, con la pretensión declarada de rigurosa documentación del autor al señalar: y la labor de documentación, a veces muy penosa. Y es que hablo de una época lejana pero lo suficientemente cercana para que las personas de cierta edad puedan notar que chirrían algunos elementos(El Cultural del diario El Mundo, 16 de noviembre de 2012). 

Por otro lado, tanto el reiterado abuso de procacidades, gratuitas en muchas ocasiones, como la repetición monótona de expresiones o frases hechas del texto como apostilla de la acción revelan ora una autocomplacencia acrítica en la reiteración ora una limitación, probablemente sobrevenida, para llevar a puerto seguro el proyecto de novela que en su inicio parece atisbarse.

Insistiendo en uno de los desequilibrios más notables de la novela, resulta especialmente inesperado, por tener el autor conocimiento y acceso directo a personajes que participaron en esa época, el trazo grueso con el que describe la posguerra española en general, y particularmente, la injusta y maniquea inquina con que despacha a la Falange y a los falangistas. Se ofrece un aguafuerte expresionista de la España de la posguerra en línea con el antifranquismo literario más ortodoxo, siendo no sólo un dislate nada original -ya Cela inauguró esa senda con «La Colmena»- sino que resulta incompatible con un análisis histórico mínimamente objetivo. Si el régimen descrito estaba habitado por fatuos idealistas, lameculos profesionales, corruptos uniformados y plutócratas en convivencia con el poder político, ¿cómo es posible que emergiera de él, una clase media que vertebró socialmente el país?, ¿cómo es posible que el sistema iniciado en 1978, recibiera una administración ligera de funcionarios y el sistema impositivo más benigno de Europa?, ¿cómo es posible que el ordenamiento jurídico existente, en el que Estado estaba sujeto a control, pudo ser homologado prácticamente en su totalidad para el inicio de la vida democrática?; ¿Cómo ese régimen vendido al capitalismo americano acabó prácticamente con la miseria secular de muchas partes de España, la infravivienda y el analfabetismo en menos de 40 años?.

Resulta triste y un poco absurda esta deriva del texto pues trasluce un rencor sin rebaja alguna hacia todos los protagonistas de ese pasado que pretende describir con verosimilitud. Nadie se salva. Los falangistas, una de dos: o eran unos tontos idealistas o unos aprovechados; los democristianos unos lamentables meapilas; y los tecnócratas del Opus Dei, una panda de sectarios, y así con todos… Esa pretensión descriptiva, demoledora e inmisericorde, parece destilar un prejuicio ideológico que sólo puede proceder de la indigesta asimilación de un tradicionalismo mal entendido cuya pugnacidad sin límite hace frontera con el nihilismo más extremo.

Esperamos, pues, que en la próxima novela, De Prada, retome su mejor pulso narrativo y lo ponga al servicio de causas artísticas más nítidamente provechosas, libre de absurdos ajustes de cuentas, estériles siempre, siendo seguro que el resultado literario mejorará, pues la grandeza de miras, él bien lo sabe, siempre redunda en el buen resultado de la obra literaria.

César Utrera-Molina Gómez

2 comentarios:

Luis-Kiko dijo...

Sin haber leído la novela -que leeré- me parece una crítica excelente en relación con la realidad del período histórico que consiguió que -a Dios gracias- Españase desarrollase en todos los ámbitos de forma que desembocó en la sociedad que hoy disfrutamos.

No es la primera vez que imagino una España en la que los vencedores de la guerra civil hubiesen sido los pro soviéticos. Veo una Rumanía o a cualquiera de las ex repúblicas de la ex Unión Soviética, donde precisamente lo que abundó fueron genocidios, corrupción hasta la médula de sistema(por algo se derrumbó el sistema), etc, etc.

En fin, animo a De Prada que profundice en los movimientos de izquierda en la historia y que detalle con precisión el nº de millones y millones de muertos que produjeron; los mayores de la historia de la humanidad.

Como siempre, disfruto con lo que escribe.

Saludos.-

Administrador dijo...

Demoledora e interesante crítica que, en principio, me va a ahorrar ventitantos euros que invertiré en una lectura que considere más constructiva.
Saludos