"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

25 de enero de 2013

Con los chulos no se dialoga



Rajoy ha dicho que no le oiremos levantar la voz ante el reto soberanista y que seguirá dialogando con Mas. Se equivoca gravemente. Son legión los catalanes que están hartos de escuchar sólo las bravuconadas de los genios de la disgregación y de que el gobierno de la Nación no haga oír su voz en defensa de la españolidad de Cataluña.

Un Presidente del gobierno no tiene nada de qué hablar con los chulos y los delincuentes.

Sr. Rajoy:  no está Ud. a la altura de la coyuntura histórica que le ha tocado vivir.

LFU

4 comentarios:

Luis-Kiko dijo...

Arriba España "UNA" Grande y Libre.

Quizás la indolencia del Presidente del Gobierno se deba a que es obvio que JAMÁS unos pocos iluminados, totalitarios separatistas conseguirán destruir España; pero con todo debiera poner todos los medios -que los hay- para que no se diese la vergonzosa situación que se está dando.

Saludos.-

Angel Molina dijo...

Mal hace, una voz bien dada evitaria las bofetadas que nos vamos a dar entre españoles como sigan los indepentistas con sus propositos

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo:

Ni Rajoy, ni el PP, ni el sistema corrupto están a la altura de las circunstancias que la coyuntura requiere.

Sólo nos queda confiar en Dios, que saca sus planes adelante siempre, a pesar de los humanos.

Pepo

Hoy salgo de regreso, gracias!

José Luis Ortiz dijo...

Completamente de acuerdo con todos vosotros. Además, añadiría, que tanto Mas como Junqueras no irían tan lejos en su pretendida y ansiada aspiración soberanista si no tuvieran en frente a un presidente del gobierno de España que fuera más contundente que el blandengue de Rajoy, que por supuesto, como bien decís todos, no está a la altura de las circunstancias, sea por debilidad política, miedo, inseguridad, etc.
No sé lo que espera Rajoy para frenar definitivamente todas esas aspiraciones soberanistas que ponen en peligro la unidad nacional, a través de los medios legales que le permite la Constitución, como la suspensión del Estatuto de Autonomía de Cataluña y el posterior procesamiento de todos esos artífices de este disparate político que nos puede llevar, si Dios no lo remedia, porque a Rajoy no se le ve que sea firme en tomar una decisión adecuada y decisiva, a la desintegración de España como nación tal y como establece la misma Constitución.
En resumen, es increíble, que, con la Constitución amparando y salvaguardando la unidad nacional, no se quieran tomar las medidas oportunas para evitar la secesión de Cataluña del resto de España, máxime cuando dicha pretensión por parte de esos políticos irresponsables nacionalistas catalanes es ilegal por sí misma.
Un abrazo, LFU y ¡Arriba España!