"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

8 de enero de 2013

España, antes que la Corona

Estuvo mal, muy mal el rey en su mensaje de Nochebuena, que ya sólo ven los fetichistas y otros animales de costumbres. Omitir cualquier referencia a la unidad de España en plena exaltación impune del secesionismo catalán, no es sólo una irresponsabilidad, sino también una colosal estupidez.

Debiera saber el rey que la mejor manera de mejorar su imagen -tan deteriorada después del asunto de su yerno y de las aventuras cinegéticas y de las otras- no es ofrecer entrevistas enlatadas y almidonadas con periodistas cortesanos, sino dar muestras de coraje en defensa de la nación española, aunque resulten provocadoras para quienes anhelan su destrucción. Aquel "porque no te callas" ante Chávez le hizo grande en España a pesar de los insultos de su destinatario. Este silencio, en una de las horas más tristes de España, le empequeñece y le convierte cada vez más en prescindible.

 La Corona no tiene sentido si España se rompe como nación. El único sentido que aconseja mantener la monarquía como institución es su sentido vertebrador por la continuidad histórica que representa de cinco siglos de Historia común. Por esta razón, si sabiendo lo que tiene por delante se contenta con una dosis insoportable de incienso por parte de los medios de comunicación que tanto le han perdonado olvidando dar la cara cuando España se lo demanda, mal futuro le auguro a la Corona, porque antes que ésta y por encima de ella, estará siempre España.

LFU

1 comentario:

Luis-Kiko dijo...

A la corona lo que más le importa es mantenerse en su estatus y eso, precisamente, es lo que le pierde y por lo que vemos, lo que le perderá definitivamente.

Aplaudo tus palabras: "porque antes que esta y por encima de ella, esta siempre España".

Saludos.-