"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

12 de abril de 2013

La debilidad de Rajoy ante el nacionalismo.


Ahora que se acerca el doloroso e inexorable trámite anual de hacer las cuentas con Hacienda conviene recordar cómo a Mariano Rajoy no le tembló el pulso a la hora de hacer tabla rasa de todas sus promesas electorales y subirnos los impuestos hasta niveles confiscatorios. Todo, porque, según él, no había otra salida para afrontar la situación precaria en la que se encontraban las finanzas del Estado.  Todo por España, nos decía, mientras metía la mano en nuestros bolsillos cada mes con subidas de retenciones, IVA y demás impuestos.

Sin embargo, no se aprecia, ni por asomo, el mismo pulso en el Presidente que todos quisiéramos ver ante la chulería constante y grotesca del nacionalismo catalán. Es una realidad que en una parte de España se vulnera cotidianamente la ley por parte de la Administración y que toda referencia a un estado de derecho resulta quimérica; es clamoroso el desafío constante del gobierno autonómico a las instituciones del Estado, cumpliendo o no las resoluciones de la administración de justicia según le convenga en cada momento; y también lo es la quiebra económica de las finanzas del gobierno catalán, que se ha dedicado a dilapidar sus ingresos manteniendo siete canales autonómicos, embajaditas sin cuento y otras aldeanas zandarajas con una mano, poniendo la otra para que España le ayudase a pagar la nómina de sus funcionarios.

¡Ya está bien! Resulta absolutamente indignante tener que apretarse el cinturón cada año para que a Mariano le salgan las cuentas y al tiempo asistir a la desvergüenza de un gobierno golpista e insumiso que está chuleando impunemente todos los días a España con mentiras y estupideces.  Si no se le cayó la cara de vergüenza al subirnos a todos los impuestos como lo hizo, que haga lo mismo plantando cara de una vez con todas las armas que tiene a su alcance al Gobierno catalán o que se vaya, porque España no admite en este momento un gobernante pusilánime cuando está en juego su unidad. Y si el gobierno no garantiza que se cumpla la ley, tal vez sea el momento de plantearse  una denuncia por delito de omisión del artículo 11 del Código penal. 

Es muy cómodo abusar de los silentes y callarse ante los vociferantes, pero eso sólo tiene un nombre: cobardía.   

LFU