"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

28 de octubre de 2013

El príncipe

Discutíamos ayer, en un foro de amigos sobre la figura del príncipe Felipe. Todos reconocíamos su profesionalidad y su preparación, su seriedad y saber estar, pero también su falta de magnetismo y majestad.

Yo, que no soy monárquico ni republicano, sino tan sólo un español que quiere lo mejor para su patria en cada momento, he dicho muchas veces que, conocida la  versatilidad, escasa fiabilidad y falta de perspectiva del electorado nacional, y el pelaje de quienes enarbolan hoy por hoy la nefasta bandera tricolor,  me aterra someter a la voluntad del pueblo la más alta magistratura de nuestra nación.

Aclarado lo anterior, en esta hora tan triste de España, a punto de fragmentarse como nación, con un desprestigio infinito de nuestras instituciones, no necesitamos solo un príncipe bien formado, sino alguien que sea capaz de transmitir a todos el orgullo de España, que tenga la valentía de hablar claro, de acercarse a la gente, de viajar a Cataluña, a Vasconia y a las Islas Canarias; de recorrer España pueblo a pueblo devolviendo a los españoles la cercanía y el calor de la corona, hoy tan tocada por la irresponsabilidad de un rey que ha malogrado la herencia que recibió.

Francisco Franco –buen conocedor del pueblo español- le dijo a Juan Carlos en 1969 que tenía que patearse España, que los españoles debían notar su calor y su cercanía. Así lo hizo y España entera le entregó su confianza.  Hoy, el pueblo no está con la Corona, porque hace mucho tiempo que la Corona anda entre elefantes y juzgados, entre chanchullos y quirófanos, en una deriva imparable de decadencia. 

Los españoles necesitan un referente alejado de una clase política sospechosa y desacreditada y también de una corona envuelta en el papel couché de regatas, desfiles de modelo y yates de lujo. Y el príncipe bien podría serlo, si sale del despacho y del palco, termina con su envaramiento y el de su consorte y se acerca más a la gente, deseosa de gritar Viva España y Viva el rey, de presumir de patria aunque les falte el pan y la justicia.

Sólo así, en muy poco tiempo acabarán arrumbadas muchas de las miles de banderas tricolores que cada fin de semana, enarbolan los parias de la tierra bajo el canto de sirenas de la izquierda. Si no lo hace, si no consigue identificar el sentimiento de su pueblo, bajar a la calle y mancharse los pies del barro de las inundaciones y catástrofes, si no consigue que Letizia se implique en causas benéficas, y llene su agenda de visitas de hospitales, centros de asistencia social y de niños sin recursos, emocionándose con los menesterosos y los desesperados, implicándose en los problemas de los que menos tienen y compartiendo el dolor de su pueblo, en lugar de permanecer encerrada en la Zarzuela preocupada por mantener una belleza cada vez más artificial, auguro un porvenir oscuro a la monarquía y un breve reinado a Su Alteza, que todos habremos de lamentar.

España no necesita en definitiva a un profesional bien formado, sino a un verdadero príncipe que sepa combinar su cercanía al pueblo con su majestad, y con el que los españoles recuperen un orgullo perdido y la esperanza en el futuro de nuestra gran nación.


LFU

1 comentario:

Luis Zapata dijo...

Yo si soy monárquico.....de momento. (Juancarlista como dicen algunos). El futuro dirá en que queda todo lo que está ocurriendo, pero sin duda jamás perteneceré al sector que permita -si ocurriese- la desintegración de España. Ese será el -grave- punto de inflexión.