"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

11 de marzo de 2014

11-M. Las dos caras de la tragedia

Hace diez años que un terrible dolor se instaló durante unos días en el alma de los españoles.Y aquél terrible sufrimiento sacó lo mejor de unos y lo peor de otros.

El orgullo como españoles ante la avalancha de solidaridad mostrada por tantos para dar algo de sus vidas por quienes tanto habían perdido se vio ensombrecido en los días posteriores por la llama del odio cainita oportunamente inoculada en la sociedad por quienes no dudaron en utilizar el dolor en su provecho político.

Jamás podré olvidar el momento en el que, junto con algunos de mis hermanos, tuvimos que abandonar una manifestación en la que la unidad en el dolor y el sobrecogimiento por la tragedia habían dado paso al odio furibundo de la izquierda contra la derecha. Otra vez sentimos el abismo de las dos Españas y de nuevo el odio provenía de los de siempre. De los que aborrecen de su patria porque rechazan cualquier cosa que pueda unirles a sus compatriotas, de los que rechazan su bandera y sacan la tricolor, de los que abuchean a su himno, a sus símbolos y falsean o manipulan la historia. Allí, una de las dos Españas, en lugar de abrazarse a la otra en el dolor y en la adversidad, volvió a sacar toda la miseria y el odio de generaciones, para culpar a media España de un dolor que era patrimonio de todos.

La sangre de tantos inocentes no merecía la vileza de la desunión. Pero España, querido amigo, es capaz de lo mejor y de lo peor. Hace diez años volvimos a demostrarlo.

LFU