"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

18 de junio de 2015

Mi hermana Vito

Lo poco que de bueno haya en mí se lo debo en buena parte a mis siete hermanos, una de las mayores bendiciones que he recibido en esta vida y para los que todo tributo es poco.

Victoria, la sexta y mi predecesora, la única con la que de niño podía pelearme, ha sido siempre el retrato de la sensatez. Callada, discreta, a veces impenetrable, siempre ha tenido los pies en el suelo y la cabeza en su sitio, guiada por un corazón alegre, desprendido y jamás indiferente.

De su oposición a fiscal casi nos enteramos cuando tuvo su primer destino. Jamás una queja, una tribulación o un desvarío. Acaso reservara su inquietud  para sus amigas, que son probablemente, quienes mejor la conocen.

Su mano izquierda raramente conoce lo que hace su derecha. Los que conocen bien su enorme generosidad saben bien de lo que hablo. Siempre está ahí para los que la necesitan, pero jamás hace público o privado recuento de favores.

Rodeada siempre de la excelencia, su discreción y su humildad nunca es impostada. Es sin duda su mayor virtud y una inequívoca señal de su bondad y de su enorme inteligencia. Pocas cosas tan difíciles en esta vida como saber estar y en eso mi hermana Vito, fina, elegante, prudente y maestra de la empatía, es capitán general.

José Miguel y sus hijos, José Miguel, Jaime y Luis (sus grandes pasiones), tienen razones de sobra para presumir. Y yo también para quererla y admirarla tanto como lo hago aquí, en este cuaderno que hoy se viste de gala para celebrar el cumpleaños de mi hermana Vito.

Que Dios te guarde, hermana y recibe un beso enorme de tu hermano pequeño.

LFU