"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

8 de septiembre de 2015

Villalobos.

Si Agustín de Foxá hubiera conocido a Celia Villalobos, seguramente habría superado en su semblanza aquella célebre de Azaña en su inolvidable Madrid de Corte a Checa. Y es que confluyen en este cutre y rancio personaje todos los rasgos que definen uno de los tipos humanos más despreciables de nuestra piel de toro: el clásico merdellón[1] malacitano.

La condición de merdellón o merdellona lleva consigo la negación de toda clase, estilo o elegancia. La antítesis de la prudencia y la ausencia absoluta de pudor.  Basta recordar el célebre vídeo en el que demuestra el mezquino trato que dispensa a sus servidores para ver la incapacidad del personaje para mantener una mínima compostura o dignidad.

Por supuesto, los integrantes de esta singularísima categoría social suelen padecer un exceso de soberbia y desconocen la humildad. Como muestra  de lo anterior, valga el botón de la inexistencia de disculpa alguna tras ser pillada in fraganti jugando al “Candy crush”  en una sesión del pleno del Congreso de los diputados.  

Para ser un perfecto merdellón es necesario tener dinero. Villalobos lo tiene por partida doble, ya que además de cobrar un sustancioso sueldo público por jugar a videojuegos en el Congreso, está casada con Pedro Arriola, el rey de las alcantarillas, el brujo de Mariano Rajoy, el mejor adivinador del pasado que conocieran los tiempos, cuyos honorarios a cargo del partido popular superan el millón de euros anuales.   Y es que el perfecto merdellón es reconocible más que nunca cuando trata de lucir su patrimonio, pues se convierte en luminoso escaparate del mal gusto y de la zafiedad. Como decía Manuel Machado,  “no se ganan, se heredan, elegancia y blasón” y la falta de educación no se disimula, sino todo lo contrario, con la abundancia patrimonial.

Villalobos, el epítome de la vulgaridad y del mal gusto, el símbolo supremo de la mediocridad del ser humano, ha comparado en su último rebuzno político a Artur Más con Francisco Franco, a quien en un alarde de valentía y arrojo ha calificado nada menos que de “nazi que expulsó a los andaluces” (aún no sabemos a cuántos, de dónde y a dónde). Es natural. Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance. Y qué duda cabe que Franco, aquél hombre al que su marido desde el Frente de Juventudes y ella atacaron con tanta “saña” y riesgo de sus vidas, está a años luz de su pequeña humanidad.

Hace bien poco, Villalobos, que en su defensa del aborto tanto se acerca a algunos de los postulados eugenésicos nazis, expulsó de su partido a quienes se opusiesen al aborto. Hoy le ha echado otra manita a su jefe para ver si acaba de perder esa parte residual del votante de derechas, impermeable a lo políticamente correcto, que seguía votando con una pinza en la nariz a un partido que, con personajes como ella, ha perdido cualquier respeto por sí mismo.  

LFU




[1] Merdellón (del francés merd de gens):