"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

11 de diciembre de 2015

EL FRENTE DE JUVENTUDES. Por José Utrera Molina



Enrique Sotomayor que fue sin duda un prototipo de rigor falangista y por tanto, amante con delirio y rigor de una España que a él no le gustaba, lanzó a los vientos la denominación de Frente de Juventudes, que allá por los años 40 ocupó calles y plazas con canciones que aún perduran en nuestros oídos y en nuestras almas.

Creo sinceramente que esta organización que surge de las nobles ideas de este falangista que he nombrado, tuvo una enorme repercusión en la vida española. El Frente de Juventudes fue una llamada a la unidad de la juventud española, sin distinción de ideologías ni de clases. Todos los valores hispánicos resucitaron al compás de las canciones que poblaban el aire de España. La exaltación de la patria como factor esencial, el sentido del honor, la verdad del sacrificio, el ajuste anti retórico que su organización tenía, dieron a España un nuevo mensaje de juventud decidida y vibrante. Todos los pueblos de nuestra geografía conocieron la  bravura de aquellas gentes que componían el Frente de Juventudes. Bravura y dignidad en sus gestos, seria profundidad en sus objetivos, sueños prometedores en sus múltiples horizontes, poesía y amor en su entrega fervorosa a una España que todavía no nos gustaba.

Franco, Caudillo de España fue exaltado y alzado en el aire por las canciones que hablaban de él. Recuerdo una frase de una de las canciones: “Franco a ti te juramos seguir hasta la victoria o morir”. Estas expresiones verbales estaban encarnadas en la memoria y en la acción de aquella juventud inolvidable. Cuando muchos seguían anclados en el rencor y volvían la cabeza a la historia, el Frente de Juventudes levantó banderas de emoción, de esperanza y de fe donde había depresión y cansancio, el Frente de Juventudes elaboró y sirvió una doctrina que agrupaba al común de todos los españoles. Yo recuerdo haber mandado y fundado la primera centuria de Andalucía, que llevó el título de Cardenal Cisneros y fue la primera en inaugurar una actividad sugestiva y alentadora como eran las llamadas “marchas volantes”. Al son de las canciones, con la vista puesta en el futuro, levantando un ánimo fraterno frente a los que todavía propiciaban la dejadez y el desentendimiento, el Frente de Juventudes cubrió una etapa inolvidable y fecunda de la vida española. Hoy cuando están tan lejos aquellos primeros tiempos vuelven a nuestra memoria y encogen nuestro corazón aquellas canciones y aquellos gestos. El principio de la camaradería servido con un aire de hermandad y casi de delirio fraterno, agruparon con la camisa azul las tierras de España. Sin odio al enemigo, sin rencor al adversario, llevando nada más en los macutos almacenados la voluntad de servicio de una nueva gente.

Estos recuerdos están tan vivos en mi corazón que a veces perturban la tranquilidad de mi presente, pero lo alteran con gozo y libertad, con poesía y voluntad de servicio. El Frente de Juventudes fue un bloque de sueños apretados y apasionadoramente servidos. Ahora ya tan lejanos aquellos tiempos, todavía se conservan sus guiones, sus recuerdos y sus banderas. Ahí están todavía tensos y no arrugados los uniformes azules de los montañeros de Madrid, que aún se reúnen rindiendo culto a la amistad antigua. No con el estímulo de la nostalgia sino con una determinación que llega hasta la muerte de servir pensando en una Patria unida en un afán común. ¿Cuánto debe a España aquel esfuerzo por muchos incomprendido de lo que fue el Frente de Juventudes?

A veces pienso que estoy viviendo una alucinación perturbadora.  En otras ocasiones siento el escalofrío que me proporcionan los recuerdos de las altas montañas, de los largos ríos, de las playas inmensas, del calor y el frío, la cara de muchos campesinos asombrados, el tono de aquellas canciones que nos daban la vida y nos trasladaban a tierras ideales de comprensión y de fe. Aquellos que servimos hace ya tantísimos años en el Frente de Juventudes, estamos ya de retirada, camino de los luceros, pero aquella doctrina de amor y de esperanza sigue floreciendo cada día en el corazón de sus miembros y hoy como un mensaje a nuestros nietos y a nuestros hijos se alza de nuevo en nuestro corazón la bandera roja y negra que servimos y el ímpetu que llenó nuestras vidas de servicio y de verdad.

JOSÉ UTRERA MOLINA

Antiguo Jefe de la Centuria Santa María, Cardenal Cisneros y Garra Hispánica del Frente de Juventudes.



1 comentario:

Alberto, Torresano dijo...

QUE TIEMPOS AQUELLOS, CON UN MACUTO A CUESTAS, RECORRIENDO ESPAÑA CON ALEGRIA Y MIL CANCIONES !!!