"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

28 de enero de 2016

El mito de Tierno Galván

Leo esta mañana que el Ayuntamiento de Madrid, con el entusiasmo unánime de todos los grupos políticos (incluido el mayoritario, es decir, el Pp) va a erigir una estatua a quien fuera alcalde de la Villa y Corte, D. Enrique Tierno Galván, nada menos que en la Plaza de la Cibeles.

Gracias a mis amigos José Miguel Serrano, David Arias y otros gomezdavilianos, he descubierto a la figura de D. Nicolás cuyos aforismos y sentencias abarcan todo lo humano y lo divino. Escribía el célebre colombiano que "La prensa de izquierda le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican".

El caso de Tierno Galván es quizás uno de los mitos más falaces de la izquierda que sólo el tiempo y la desmemoria ha conseguido calar hasta en la derecha liberal. Pretender que Tierno fue un luchador antifranquista cuando durante los años 40 y 50 fue uno de los colaboradores más asiduos del Instituto de Estudios Políticos –el verdadero think tank del régimen-, ganando una oposición a la cátedra de Derecho Político de la Universidad de Murcia en 1948, es de aurora boreal. O el régimen era muy permisivo, o Tierno no era ningún maquis. Cierto es que, ya en las postrimerías del régimen (años 60), Tierno se pasó al socialismo y fue represaliado por apoyar las protestas universitarias contra el régimen.  Es decir, fue un tardío opositor al franquismo que previamente había colaborado con el régimen.

Pero quizás la mentira más gorda sea la de que ha sido “el mejor alcalde de Madrid”. En primer lugar se olvida que Tierno accedió a la alcaldía gracias a un pacto de perdedores con el PCE para arrebatar el consistorio a José Luis Álvarez, vencedor de las elecciones municipales de 1979. Tampoco fue el alcalde más votado, pues ese honor le corresponde por el momento a José María Álvarez del Manzano.

Lo cierto es que, aparte de sus chascarrillos y su imagen amable de viejo profesor, salvo el desmontaje del scalestrix de Atocha y los efímeros patos de los Manzanares, no hizo absolutamente nada por transformar una ciudad, que en ese tiempo batía records de suciedad e inseguridad y que estaba necesitada entonces de una urgente modernización. Por el contrario, fue grande el daño que hizo su contemporización con el mundo de la droga que tantos estragos causó en la juventud del Madrid de los 80. "Rockeros, colocaros y al loro".

A Tierno no se le recordará, sin embargo, por haberse negado a retirar el crucifijo de su despacho del Ayuntamiento. Hasta el final de su vida mantuvo la esperanza en regresar a la fe y todo parece indicar que murió en paz con Dios. Pero eso es algo que los promotores de la estatua prefieren ocultar.

Como siempre sucede en España, la izquierda fabrica sus mitos y la derecha se los acaba tragando con gusto.

LFU