"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

28 de marzo de 2016

Sevilla palpita todavía en mi corazón. Por José Utrera Molina



Aún en pie y punto de cumplir 90 años, no me falla, gracias a Dios, la memoria y soy aún consciente de los viejos dolores y las ilusiones maltrechas. Usted sabe que yo fui durante cerca de ocho años gobernador de Sevilla. Recuerdo que siendo Gobernador Civil de Burgos, me hicieron el ofrecimiento del gobierno civil de Sevilla. Inicialmente me negué a aceptar este cargo porque sabía su tremenda dificultad y el hecho de ser malagueño podía suponer una dificultad añadida a mi nombramiento. No fue así.

No tuve más remedio que aceptar por sentido de la responsabilidad ante la insistencia de Franco y el 14 de agosto de 1962 tomé posesión del gobierno civil de Sevilla. Fueron años de ejercicio de mi responsabilidad, venciendo múltiples dificultades, pero al final puedo decir que conté con el apoyo significativo de las gentes que trataba ante los inmensos problemas que Sevilla tenía. Entregué, sin reservas, mi vida entera a todo lo que Sevilla significaba. Sentí sus tradiciones, sus sensibilidades, sus alegrías, sus dolores, su forma singularísima de ser y me convertí en un sevillano más. Allí nacieron tres de mis ocho hijos y no hubo día, ni noche, ni madrugada en que los problemas de Sevilla fuesen por mí olvidados. Estuve al pie del cañón, tantas veces como la urgencia de los problemas me reclamaban.

No voy a hacer la historia de todo lo acontecido en estos años que han sido para mí la mejor referencia de mi modesta vida política. No recuerdo con tanta nitidez ni mi paso por el Ministerio de la Vivienda, ni por la Secretaría del Trabajo, ni por la Secretaria General del Movimiento. De aquella época han pasado 47 años.  Cuando salí de Sevilla un verdadero clamor y lo digo sin vanidad alguna sino con verdadero orgullo, me acompañó en mi marcha. Llovieron las condecoraciones y las muestras de afecto que posiblemente yo no merecía del todo, pero las recogí con un gozo infinito y agradecido en mi alma. Siempre me he sentido orgulloso de que los sevillanos no me habían olvidado. Centenares de cartas, llamadas y muestras de afecto las he recibido en estos últimos años. Y es que Sevilla palpita todavía en mi corazón de forma continua con un afecto inacabado y a veces con un entusiasmo delirante.

Al hilo de una querella argentina, que más que una acción judicial es una iniciativa política dirigida por quienes en España fracasaron en una prevaricadora instrucción penal, me retiran los honores que me concedió, en su día, la Diputación de Sevilla. Me sobran esos honores pues siempre me ha bastado el afecto probado de muchos sevillanos de bien, del pasado y del presente, que fueron testigos de mi desempeño. Espero que algún día alguien reivindique lo que fue una etapa limpia y esforzada con aciertos y errores pero siempre llena de un amor inconmensurable a todo lo que Sevilla representa.

Sr. Director, he querido explicarme al pueblo de Sevilla al que no olvido, con la secreta ilusión de que habrá más de un sevillano que recordará conmigo la alegría de aquel servicio prestado con amor.


JOSÉ UTRERA MOLINA
(publicado en ABC de Sevilla el 19 de marzo de 2016)