"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

19 de abril de 2016

Palomas y Serpientes. Un regalo de García-Máiquez

Gracias a la hospitalidad de un amigo común, conocí por fin hace unos meses, en carne mortal, a Enrique García-Máiquez, a quien llevaba tiempo admirando y leyendo como magnífico prosista en su extraordinario blog Rayos y Truenos, en su “no-blog” El Trampolink  (con su columna diaria en el Diario de Cádiz) y como enorme poeta: Casa propia (Renacimiento, Sevilla, 2004) y Con el tiempo (Renacimiento, Sevilla, 2010), mis preferidos.

En aquella cena de diciembre en la que ya conjeturábamos sobre los pronósticos electorales –qué tiempos-  salió a relucir Don Colacho y sus escolios a un tiempo implícito. Disfrutamos con los aforismos del genial colombiano y no fuimos capaz ni David ni yo de darle la musa que EGM esperaba para escribir, en la soledad de su hotel, la columna de mañana.

Días después, recibí por correo Palomas y Serpientes, su libro de aforismos, a raíz de cuya lectura comencé a admirarle también como aforista.  Carezco de otra formación para ser crítico literario que mi afición a la lectura, por lo que me limitaré a decir que el libro es extraordinario, que pasé buenísimos ratos con su lectura –que se me hizo corta- y que mi mejor recomendación está en traer aquí, como aperitivo para abrir el apetito del lector, algunos de los aforismos que señalé en el libro por su brillante sencillez o por su sencillez brillante:

La manera más rápida de irritar a alguien es sugerirle que no se irrite.
A los que nos mienten lo que no podemos perdonarles son los detalles.
Lo interesante de los que hablan mucho de sí mismos es lo que se callan.
Cuando uno se arrepiente de haber sido bueno, fue tonto, no bueno.
La imaginación: memoria más amnesia.
Yo, cuando me abandono en los brazos de la melancolía, me siento adúltero.
Acabar con principios.
Sólo podemos hablar con quien podemos estar en silencio.
El tiempo es la paciencia de Dios.
Le temo al pasado. Ataca por la espalda
A la brújula lo de la veleta le parece una frivolidad: ella no pierde nunca el norte.
Clásico es el libro al que siempre tendríamos que haber llegado antes.

Enrique García-Máiquez es un verdadero lujo para las letras españolas. No sólo escribe bien, sino que piensa mejor y encierra en párrafos prodigiosos lo que muchos querríamos decir y no sabemos hacerlo.  El pasado ataca por la espalda, pero EGM tiene un futuro brillante y yo ya presumo, ufano, de su amistad.

LFU


1 comentario:

Enrique García-Máiquez dijo...

El lujo es tu amistad y el regalo tu lectura.

La vida, así de bien acompañados, es una fiesta. Muchísimas gracias.