"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

28 de diciembre de 2016

Los inocentes

Reproduzco por su calidad e interés el artículo de Enrique García-Máiquez en el Diario de Cádiz
Monumento al niño no nacido

Si las Navidades le parecen demasiado empalagosas, es que está usted abusando del turrón y las tortas pardas. Estos días mantienen un equilibrio extremo entre la ternura y la entrega, entre la misericordia y el sacrificio. Los poetas del Siglo de Oro lo tenían claro, y en sus villancicos contemplaban también el llanto del Niño, el frío del invierno, la pobreza del pesebre, el puñal que atravesaría el pecho de la Virgen y la futura cruz. Véase Lope de Vega: "Dormid entre pajas/ que, aunque frías las veis,/ hoy son flores y rosas,/ mañana serán hiel"; o Luis de Góngora: "Cuando el silencio tenía/ todas las cosas del suelo,/ y coronada del yelo,/ reinaba la noche fría,/ en medio la monarquía/ de tiniebla tan crüel,/ caído se le ha un clavel/ hoy a la Aurora del seno..."
Además, entre la gran fiesta de la Navidad y el festejo total de fin de año, se sitúa la festividad de los Santos Inocentes, con su recuerdo de horror y muerte. La historia es conocida, pero, por si la tradición tontaina de las inocentadas la está relegando, la recuento. Herodes, temeroso de las profecías que hablaban del nacimiento de un Rey en Belén, ordena que pasen a cuchillo a los niños de la comarca menores de dos años. El cristianismo los consideró como sus primeros mártires, santos por su bautismo de sangre.
Hoy es fácil (y en cierto aspecto consolador) ver en ellos a los patronos de tantas víctimas del aborto. Entonces y ahora, la actuación del poder político es desalmada y plantea en toda su crudeza las contradicciones entre la legalidad establecida y la justicia por establecer. Otra similitud tremenda es la completa inocencia de las víctimas.
Me escandaliza -y al reconocerlo me meto en camisa de once varas- que a Sarah Palin, por ejemplo, le critiquen la supuesta incoherencia de estar a favor de la pena de muerte y en contra del aborto. Los que usan ese argumento demuestran la envergadura de su desorientación moral. Pena capital y aborto son radicalmente distintos, y su diferencia estriba, fíjense, en el concepto de culpa, que nuestra sociedad está perdiendo a pasos agigantados de una manera suicida. La pena de muerte -que yo, cuidado, no considero imprescindible ni, por tanto, conveniente- sólo se aplica a los autores de crímenes muy graves, y después de haber sido juzgados con las máximas garantías. En el aborto, por el contrario, se mata al feto sin juicio previo, lo cual no es de extrañar porque sería declarado inocente en todos los casos. A menudo, lo único que el feto hizo fue tener una discapacidad psíquica o física. El aborto, como sabe todo el mundo, se ha convertido en un instrumento eugenésico masivo que habría hecho las delicias de Hitler. Sobre esto, que socava profundamente la legitimidad de nuestro sistema político, tendríamos que reflexionar cada día. Pero ninguno más apropiado que hoy para recordar cómo el aborto se ceba con los inocentes."

Enrique García Máiquez