"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

25 de mayo de 2017

Es más fuerte nuestro amor que vuestro odio.

Mi padre solía decir que el odio era una pasión aniquiladora de las almas a las que atrapaba, una triste forma de autodestrucción involuntaria que responde a los instintos más primarios del ser humano. 

Nos alertó siempre contra sus perniciosos efectos y nos enseñó a combatir el odio con amor, y a la mentira con la verdad.

No deja de ser un timbre de honor ser objetivo de quienes representan la ideología más criminal y totalitaria que ha conocido la historia, con más de cien millones de muertos sobre sus espaldas. Hay que reconocer que en algo parecen haber mejorado con los años, pues hace ochenta años yo no viviría para escribir esto. Y escribo “parecen” porque allí donde tienen el poder, como en Venezuela, han resucitado las siniestras checas y han terminado por secuestrar y asesinar la libertad de toda una nación.

Resulta tan patético como insólito –creo que es la primera vez en la historia- el intento de socialistas y comunistas de criminalizar el último adiós a mi padre por el mero hecho de que se le despidiese como lo que siempre fue, hasta el final: falangista. Acaso a alguno le remuerda la conciencia haber cambiado tanto de camisa que no soporte contemplar el honorable adiós a un hombre que supo morir sin cambiar de bandera.  Por eso cada uno de nosotros quisimos poner sobre su pecho esas cinco rosas que marcaron toda su existencia, por eso le vestimos con su camisa azul y su bandera, nuestra bandera -esa de la que reniegan quienes ahora nos denuncian-  fue su último sudario.

Cuestiones jurídicas al margen –no sólo demuestran un total desconocimiento del Código penal y de la Constitución sino también del propio engendro de ley memorialista que han aprobado- lo último que un hombre cabal haría sería dejar a sus invitados a merced de los buitres carroñeros. Quienes quisieron despedir a mi padre vistiendo su camisa azul y entonando las bellas estrofas del cara al sol, no sólo le honraron a él, sino también a todos nosotros y también a los muchos miles de españoles que vieron en él un limpio ejemplo de conducta y de servicio a los demás.

En un día lejano del año 1972, en pleno régimen franquista, fue enterrado con la bandera anarquista de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) Melchor Rodríguez en el cementerio de San Justo. Junto a algunos cargos públicos y ex ministros de Franco, sus camaradas anarquistas comenzaron a cantar: "Negras tormentas agitan a los aires", las primeras estrofas de 'A las barricadas'. La Policía Armada y las autoridades escucharon el himno anarquista hasta el final en riguroso silencio como muestra de respeto. Eran caballeros.

Hoy, en pleno régimen “de libertades”, los que no pueden ocultar su espíritu totalitario y liberticida nos denuncian por dar a nuestro padre la despedida que él siempre quiso y nos dejó escrito en su preciosa carta de despedida:

 “Quiero ser enterrado con mi camisa azul. No es un gesto romántico sino la postrera confirmación de que muero fiel al ideal que ha llenado mi vida. (…) “Quiero pedir perdón a cuantos ofendí en mi vida y reiterar mi creencia en Cristo y mi fe en España, cuya bandera ha de ser mi sudario”. 


Ellos no lo saben, papá, pero nuestro amor es mucho más fuerte que su odio. Tú has cumplido tu promesa, con honor y con ventura. Y nosotros no nos vamos a esconder, pero no responderemos con odio, sino con amor y con firmeza, con el inmenso orgullo de llevar tu apellido, cumpliendo hasta el final el cuarto mandamiento y con la cabeza bien alta frente a la vileza y a la cobardía. 

Tu hijo Luis Felipe

23 de mayo de 2017

A mi abuelo Pepe. Por Ana Utrera-Molina Guerra


Todo empezó el primer día del año, un trágico, oscuro día después de la celebración de un nuevo año, una nueva etapa.
Recuerdo ese día con plenitud, cómo no, es ese día tan especial que tienes la oportunidad de ser una nueva persona, una mejor persona.

Estaba recostada en el sofá, con mis padres al lado. Ya era mediodía cuando le pusieron un mensaje a mi padre. Yo aún no lo sabía, pero mi vida estaba a punto de cambiar.
En el instante que mi padre leyó ese mensaje su rostro cambió, yo estaba preocupada por él, y no dude en preguntarle que le estaba pasando. Al informarnos, mi padre soltó unos sollozos; mi abuelo había tenido un infarto, y estaba en estado crítico. Yo, muy ingenua, fui a animarle creyendo que la gente solo muere en las películas, ya que no me hacía a la idea que él se pudiera ir. No paraba de repetirle que todo saldría bien, que él era mi abuelo, y que él no se iría. Puede que yo ya tuviera la suficiente consciencia para saber lo que podía pasar, pero a pesar de eso no me lo quería imaginar, prefería imaginarme que mi abuelo era inmortal.

Estuve todos los días rezando por él, suplicando que se pusiera bien, y a pesar de que las circunstancias fueran difíciles, yo creía en él, yo creía en que se iba a recuperar. Tengo memoria de algunos días hablando con mi prima por teléfono, estábamos preocupadas, tristes, porque no queríamos que le pasara nada al abuelo. Quince días después sucedió un milagro. ¡Mi abuelo se estaba recuperando! Aunque para ser sinceros,  yo ya lo sabía, sabía que no me iba a dejar sola, al menos no todavía.

Poco, a poco todo fue volviendo a ser como antes, o casi todo. Mi abuelo, volvió a mi casa con mi abuela, que le esperaba con ansia. Yo no pude ver a mi abuelo hasta que fue la boda de mi primo, ya que él vivía en Madrid, al igual que el resto de mi familia.

La boda de mi primo fue la primera vez, después del infarto, que mi abuelo pasaba una jornada tan larga fuera de su casa. Todos creíamos que se iba a agotar enseguida debido a su débil estado de fuerza y ánimo. Sin embargo nos sorprendió a todos, como siempre. Hizo un discurso al terminar la misa, y pasó mucho tiempo ensayándolo. Estaba muy nervioso, muchos días nos decía que no podía, pero cuando llegó la hora de subirse al púlpito no cogió el papel, ni dijo el discurso que tanto había preparado, subió allí, y lo improvisó, dijo un discurso de lo más sincero, y lo más importante, desde su corazón.

Todos nos quedamos atónitos, ya que por su estado de salud era algo increíble lo que había hecho. Siempre admiré su facilidad para expresarse, pero lo que había hecho ese día, sinceramente, no tenía palabras.

Semana Santa  siempre ha sido una fecha que al igual que a mí, a mi abuelo y a mi padre les encantaban. Cada año voy a ver las procesiones, lo que me hace emocionarme de lo bellas que son las esculturas, y de los pasos tan bien elaborados que hacen. A mi abuelo le encantaban, pero debido a su avanzada edad, no podía meterse en las procesiones, ya que hay mucho escándalo, y mucha “bulla”. Pero no se perdía ni una por la televisión, siempre que le miraba, los ojos le brillaban al ver las cofradías de la virgen, etc… Me acuerdo que siempre nos llamaba a todos y nos decía que nos sentáramos para que las viéramos con él. 

Al abuelo, aparte de encantarle todo lo relacionado con la Semana Santa, le encantaba los toros. Yo no compartí la pasión con él hasta que me llevaron a mi primera corrida de toros, y allí entendí porque le gustaba tanto a mi abuelo, era algo asombroso.

Para mí ese día no fue importante solo porque fuera la primera vez que veía una corrida de toros, fue importante porque fue la primera vez, y por desgracia la última, que fui con mi abuelo. Ese día me lo pase fenomenal, y aunque no me senté al lado de mi abuelo, porque teníamos diferentes sitios, pude disfrutar de como disfrutaba él, y sencillamente, me encantó.

Esta Semana Santa noté como mi abuelo no estaba igual que siempre, estaba diferente, en muchos aspectos. Le costaba respirar, y cada vez tenía que esforzarse más para andar. Ya nada era lo mismo. A cada minuto se dormía, yo creía que era por los medicamentos, o simplemente porque tenía sueño, y yo con mi ingenuidad le seguía diciendo a mi padre que todo iba a salir bien, pero esta vez no fue así. Mi abuelo se fue al hospital, yo aún no me había enterado de la gravedad del asunto, hasta que mis padres me lo contaron. Me dijeron que no creían que el abuelo se pusiera mejor.

Estábamos en la Península y nuestro avión partía el día siguiente, mi madre y yo íbamos a partir rumbo a Canarias, y mi padre se quedaría allí, acompañando a mi abuelo. Yo insistía en querer quedarme, pero debido que tenía colegio, me tuve que ir. Mi padre estuvo aproximadamente una semana allí, toda las noches nos llamaba y nos decía que tal iba todo. A mitad de semana parecía que se estaba recuperando, yo estaba muy contenta, parecía que todo iba bien, pero el sábado de esa misma semana me desperté, y mi madre me dijo que mi abuelo se había muerto. En el momento que me lo dijo mi mundo se desmoronó, yo no sabía cómo reaccionar, estuve segundos sin hablar, paralizada, con la noticia que creía que nunca me iba a llegar. Pasado un minuto empecé a llorar, a llorar, nunca había tenido esa sensación de dolor en el corazón, es ese tipo de dolor cuando sabes que alguien te falta en tu vida, y no le podrás volver a recuperar.

Siempre había creído que cuando alguien que aprecias y quieres de verdad muere, solo lloras porque le añoras, pero ahora que me ha pasado a mi es más que eso, una sensación indescriptible, que a menos que la pases no la entenderás. A partir del día que murió, ya no he vuelto a ser igual, sé que está con Dios, y sé que siempre estará acompañándome en mis mejores y en mis peores momentos, pero esa sensación tan reconfortante de llegar a Madrid y darle un fuerte abrazo, contarle todo lo que me está pasando, desapareció. Cada día siento un hueco que se agranda más en mi corazón, pero sé que el tiempo lo curará, y aunque pasen muchos años nunca me olvidaré de mi abuelo.

Pepe Utrera Molina ha hecho grandes cosas por España, de lo que me siento gratamente orgullosa, y aún me siento más afortunada de poder llamarle abuelo.

Finalmente mi abuelo era una persona muy previsora, ya que él escribía poesías, y hay una que destaca sobre todas, es la que hizo a mi abuela para cuando muriera, empieza así:

Si de la muerte regresar pudiera,
volvería a decirte que te quiero,
cuídame amor el cedro y el romero,
y guárdame una rosa en primavera.

Te quiero muchísimo abuelo. Este escrito va dedicado para ti.

Tu nieta, ANA UTRERA-MOLINA

22 de mayo de 2017

Carta abierta a Rosa Aguilar

A la atención de Rosa Aguilar Rivero
Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.
Ante la publicación de la noticia por el periódico el País de que la Guardia civil investiga el entierro de don José Utrera Molina a instancia de esta consejería por infracción del artículo 32 de la Ley de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía; me siento en la obligación de hacer las siguientes precisiones.
Yo organice el entierro y el funeral de mi padre.
Yo me responsabilizo de poner a mi Padre su camisa azul y las cinco flechas en homenaje a él y a todos los que como el trabajaron con dignidad por una España unida, grande y libre.
Yo me responsabilizo de pedir en la parroquia de Nerja un funeral católico para rezar por su alma.
Yo me responsabilizo de convocar a familiares, amigos y camaradas con o sin camisa azul a despedirlo como hacemos los cristianos y los falangistas con nuestros seres queridos.
Yo me responsabilizo de que se cantara el Cara al Sol y de que se le saludara con el saludo tradicional de la falange.
En definitiva yo me responsabilizo de homenajear a mi padre y todo lo que él representa, yo me responsabilizo de homenajear a Francisco Franco y a José Antonio Primo de Rivera y a todos los que dieron su vida por una España nueva y socialmente justa.
Y por supuesto manifiesto mi intención de seguir haciéndolo y de defender a los que lo hagan.
Atentamente
José Antonio, Margarita, María del Mar, María del Rocío, María de los Reyes, María Victoria, Luis Felipe y César Utrera-Molina Gómez

19 de mayo de 2017

"La Lealtad de Pepe Utrera". Por Alberto Ruiz-Gallardón

LA LEALTAD DE PEPE UTRERA
ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN
23 abril 2017 (Diario ABC)


Me hubiera gustado escribir estas líneas contando únicamente las excepcionales cualidades humanas de Pepe Utrera, un hombre machadianamente bueno y cuyo desprendimiento y caballerosidad no ha podido desmentir nadie que le haya conocido.
Me hubiera gustado compartir con el lector de ABC –esta casa que en su liberalidad siempre le dio voz pese a discrepar de sus ideas– quien fue esa persona a quien Juan Manuel de Prada definió como honrado a machamartillo, de una gallardía estoica y una bondad aquietada por la sabiduría. Caballero humanismo, compasivo ante la desgracia ajena, dotado de una fina sensibilidad, hondamente religioso y leal a sus convicciones”.
Me hubiera gustado relatar tantos diálogos con él, en su casa de Nerja, desde que me recibió como un hijo. Contar nuestra emoción cuando nos leía los sonetos que dedicaba a sus hijos, y, sobre todo a Margarita, su mujer “cuando calle mi voz… mis rosas te dirán que te he querido” que ahora habrá de esperar la imposible promesa de Pepe: “Si de la muerte regresar pudiera, volvería a decirte que te quiero…”.
 Pero creo que sería una grave injusticia despachar su trayectoria política con el juicio displicente que en España se ha dedicado a quiénes hasta el final de su vida no han querido traicionar sus lealtades. La lealtad es la distancia más corta entre dos corazones, nos enseñó Ortega. Pepe Utrera fue, siempre, leal a España y a sus convicciones.
Para juzgar a un político hay que  conocer sus circunstancias particulares. Las de Utrera Molina fueron difíciles desde la infancia. Procedente de una familia modesta vio a los nueve años como esta se dividía  y sufría a manos de los dos bandos de la guerra. Padeció, pues las consecuencias de una  contienda en la que no  participó. Dejó escrito que, al abrazar después el programa de José Antonio Primo de Rivera, lo hizo sin albergar deseos de revancha, toda vez que esta hubiera tenido que repartirse entre unos y otros.
A partir de ese momento –el de su ingreso en el Frente de Juventudes- su trayectoria es conocida. Entre otras cosas porque el se encargó de hacerla transparente, pero también porque tuvo una fuerte presencia pública que  no pasó desapercibida allí donde desempeñó sus responsabilidades. Tres nombres de la geografía española marcan sus pasos iniciales: Ciudad Real, Burgos y de modo singular, Sevilla, provincias donde será gobernador civil, y en las que despliega una actividad desbordante. En la época en que se desenvuelve  (década de los sesenta) debe hacer frente a las inmensas desigualdades que el desarrollismo trae consigo, pero ese reto no hace sino estimular su ya arraigado sentido de la justicia y solidaridad. Personas de creencias opuestas a las suyas dan fe de su trabajo incansable para dignificar la vida de barrios enteros, donde todo estaba por hacer. “La mejor universidad es una vivienda”, solía decir a sus colaboradores. Y en coherencia con esa afirmación promovió miles de ellas. Su despacho permanecía abierto para escuchar los problemas de todo aquel que acudiera a buscar ayuda.
Su gestión ministerial, desplegada en dos tiempos y sendas carteras, no le reportó la misma satisfacción. Durante seis meses fue ministro de Vivienda, Ministro General del Movimiento, ya con Arias Navarro, cuatrocientos días. Si en un caso le faltó tiempo para aplicar la política de vivienda que le había dado nombre, en el otro se enfrentó a la amargura de la soledad en su defensa de no alterar los principios fundacionales del régimen. Sin embargo, no se llamaba a engaño. La peculiaridad de su figura radica en que teniendo plena conciencia de la dificultad de su propósito no quiso renunciar en ningún momento a sus ideas. Su cese en marzo de 1975 representó para él un alivio. No en vano, su mujer, Margarita, había acogido la noticia de su nombramiento en diciembre de 1973 con una reacción premonitoria: se echó a llorar y le anunció que sería desgraciado en el cargo.
“El mundo que viví se ha desvanecido como un espejismo” constató.  Y aunque aparentaba ser un hombre herido, su desencanto con los nuevos tiempos nunca obedeció a razones personales. Su preocupación era sincera. Aunque le dolió España hasta el último día no convirtió su dolor en hostilidad o amargura, lo cual no le privaba tampoco de hacer oír su protesta cuando lo consideraba oportuno. Su rica vida intelectual y familiar, de la que he tenido la fortuna  de ser testigo y participe, pero también su propio sentido del saber estar, le pusieron a salvo de esos fantasmas. Se trataba además de una limpieza de corazón que era una auténtica seña de identidad. Porque en su caso el apego a unos principios  no se transformó jamás en rencor  hacia el adversario. “Nunca viví estrangulado por la intolerancia” confesaba.

Se puede disentir de sus opiniones y de la interpretación del tiempo histórico que le tocó protagonizar. Pero su personalidad resultó enormemente atractiva e inspiró respeto en gentes de muy distinta condición. Pongo como ejemplo a mi propio padre que, por haber estado encarcelado en 1956, por defender la causa monárquica, no tenía motivos de cercanía al franquismo y que, sin embargo tuvo siempre una inmensa admiración por Utrera Molina  que después se convirtió en amistad. Observar la admiración de mis hijos por sus dos abuelos, de ideas políticas bien diferentes, ha sido para mi la constatación  del triunfo de la tolerancia en España por la que lucharon incansablemente los dos.
Pepe Utrera era profundamente católico y esperaba la existencia de una vida venidera, o como él decía “una mansión eterna”. Que en ella descanse y tenga paz. Pese a las amarguras de la política, se ha ido con serenidad y con mucho amor. Y como a todo aquel que ha tenido un por qué para vivir, no le pudieron vencer los que sólo tienen un cómo.

5 de mayo de 2017

José Utrera Molina. Su última entrevista

Dios quiso que la última entrevista que mi padre concediese en vida fuera precisamente a una de sus nietas, Paloma Utrera-Molina, con ocasión de un trabajo que debía hacer para la asignatura de Lengua y Literatura en el Colegio. La entrevista, días antes de partir a la casa del padre, es la respuesta de un abuelo a su nieta de 15 años, pero contiene algunas frases que quedan para el recuerdo. 


“Un político debe siempre acercarse a lo cierto, a la verdad, y sacrificarse  por ella”


Don José Utrera Molina fue un político muy importante durante la época en la que el General Franco gobernó España.  Empezó su carrera como Jefe de Centuria del Frente de Juventudes y terminó como Ministro del gobierno acompañando al general en cada paso que este daba en sus últimos años.  

Está casado con  Margarita Gómez Blanco y tiene ocho hijos.

El día 22 de marzo de 2017, tuve una conversación con José Utrera Molina en la que me habló brevemente sobre su vida y me contó algunas de sus anécdotas.

ENTREVISTA:

-Paloma U-M: ¿Qué estudió y en qué universidad lo hizo?
-Utrera Molina: Me licencié en Derecho por la universidad de Granada. Al mismo tiempo,  obtuve el título de Graduado social.
- Paloma U-M: ¿Cómo y cuándo conoció a Franco?
-Utrera Molina: Lo conocí por primera vez estando yo en Ciudad Real, como gobernador civil. Él fue a las minas de Puertollano y allí le recibimos clamorosamente. Franco advirtió no obstante que había cierta situación de malestar y le dije: “No mi general, la gente le quiere, le aplaude y está con su excelencia.”, a  lo que él respondió: “Me alegro mucho de que usted piense así” y yo le volví a responder: “Yo pienso así, porque creo que el mejor hombre de Estado que ha tenido España es vuestra excelencia. Y no se lo digo como una especie de cortesía, lo digo porque me parece que es lo cierto. Y es que un político debe siempre acercarse a lo cierto, servir a la verdad y sacrificarse por ella.”
-Paloma U-M: ¿Cómo consiguió llegar a ser ministro?
-Utrera- Molina: Yo hice una labor importante en el ministerio de trabajo como Subsecretario y además era el representante de España ante la Organización Internacional del Trabajo. Mi labor en Ciudad Real, Burgos y Sevilla y supongo que a algunos otros méritos debieron hacer que Franco se fijara en mí. La verdad es que Franco tuvo siempre conmigo una gran confianza y cariño, porque cuando yo me despedí de él, las lágrimas le brotaron de los ojos y le dije: “Mi general, quiero que sepa que mi lealtad durará hasta la muerte y que ojalá la suya no sea tan próxima que pueda verla yo, porque quiero para España lo mejor y lo mejor es su excelencia.”
-Paloma U-M: ¿Cómo conoció a su mujer?
-Utrera- Molina: La conocí porque era la chica más guapa de España. Yo iba detrás de ella y no me hacía caso, hasta que ya una amiga de ambos nos presentó en la calle Liborio García y desde entonces estuve rondándola por su casa y hablando con sus allegados hasta que al final nos hicimos novios. Un noviazgo que en la sociedad actual no se entiende pero que en aquel entonces era realmente maravilloso. Escogí una mujer entera y firme, fiel y abnegada, dinámica en sus exposiciones, capaz de abarcar con su actitud y bondad los espacios más difíciles de la vida.
-Paloma U-M:¿Cómo logró compaginar su vida profesional con la familiar?:
-Utrera-Molina: Siempre procuré no desentenderme con las necesidades de mi familia, además contaba con una ayudante extraordinaria que era mi mujer. Ella lo hizo todo. Yo en política hice lo que pude, pero ella en el seno familiar fue una verdadera maravilla.
-Paloma U-M: De todos sus destinos, ¿cuál fue su preferido?
-Utrera- Molina: Mi favorito fue el Ministerio de Vivienda, a pesar de que duré muy poco porque dejé el puesto como consecuencia del asesinato de Carrero Blanco.
-Paloma U-M: ¿Mantuvo una buena relación de amistad con Franco o solo fue profesional?
-Utrera-Molina: Mi relación con él fue extraordinaria, realmente yo le tenía un gran afecto y él me correspondía de una manera total y abierta. En una ocasión le dijo a su ayudante: “Utrera es un valiente”, cosa que me llenó de orgullo porque él podría decir cualquier cosa: que era sabio o responsable pero que dijese eso de mí el hombre más valiente que ha tenido el ejército español, era distinto y muy valorable.
-Paloma U-M: ¿En algún momento se replanteó dejar el cargo por lo que suponía para sus hijos?
-Utrera- Molina: Yo estaba a las órdenes de otros y a disposición de mi patria. Yo no me planteé nada más que ofrecer mis servicios a España, que era en  definitiva lo más importante que yo tenía que hacer.
-Paloma U-M: Tras la muerte de Franco, ¿mantuvo su cargo político o se dedicó a otra profesión?
-Utrera-Molina: Yo me dediqué a mi profesión como abogado ya que era colegiado por Madrid.
-Paloma U-M:¿Cuáles fueron los motivos del abandono de su puesto?
-Utrera- Molina: Yo no lo abandoné sino que los que estaban por encima de mí decidieron que tenían que elegir a otro. Además yo era muy leal al sistema y otros no lo eran, entonces la lucha entre unos y otros terminó con que prescindieran de mí como ministro pero yo fui consejero nacional hasta el final de la legislatura.
-Paloma U-M: ¿En algún momento pensó que podría llegar a ejercer esta carrera?
-Utrera-Molina: La verdad es que no lo sé, porque yo lo único que quería era cumplir con mi deber con lo que tenía delante y seguir mis responsabilidades por el respeto que tenía a mis colaboradores, que por cierto fueron extraordinarios. La mayoría, si no todos, están muertos ya, pero  les recuerdo con gran fervor porque eran una gente estupenda.







22 de abril de 2017

En la muerte de mi padre, José Utrera Molina




A mi padre, José Utrera Molina


Te has marchado en primavera. No podía ser de otra manera. Te has ido como soñaste: cara al sol, mirando al mar y sin cambiar de bandera. Has subido al cielo rodeado del cariño de todos tus hijos y de tu querida Lali, nuestra querida madre, tu novia eterna.

Nosotros te lo debemos todo. Nos diste la vida, nos transmitiste la fe y un amor apasionado a España. Pero sobre todo un ejemplo de honradez, de caballerosidad y de limpieza que constituye el mayor patrimonio de los que con tanto orgullo llevamos tu sangre y tu apellido.

Llegaste a la política para servir y empeñaste tu corazón, tu tiempo y tu energía en ayudar a los que más lo necesitaban. Jamás miraste el color de los demás y nos enseñaste que no hay que mirar el color de la bandera sino la medida del corazón.

Para ti, el poder era solo la oportunidad para hacer posible los sueños de muchos. Muchos recuerdan aún las noches en vela que pasaste con los afectados por las inundaciones de Sevilla que se quedaron sin hogar hasta que desde los despachos de Madrid se dieron cuenta que no ibas a cejar en tu empeño.  Podrán quitar tu nombre de las calles pero jamás la gratitud de tantos miles de familias a las que procuraste una vivienda digna, escuelas para sus hijos, y tantas y tantas cosas que no cabrían en un libro.


Tú no lo sabías pero fuiste, sin duda, el mejor de todos. Siempre apreciaste más el abrazo de los humildes que la palmada del poderoso. Porque tú siempre ejerciste la virtud de la humildad hasta el último día. Ahí residía tu verdadera grandeza.

No hay espejo mas limpio en el que poder mirarnos cada día para ser mejores . No he conocido jamás a ningún hombre tan bueno, tan leal, tan cariñoso, tan comprensivo como tú. Tan caballero y tan cristiano. Hoy te hemos puesto tu camisa azul y tus flechas para que ocupes el puesto que te corresponde  sobre los luceros. Sobre tu cuerpo, tu bandera, la que juraste un día defender y has honrado hasta el último día de tu vida limpia y ejemplar. España está en deuda contigo.

Dios ha querido que estos últimos días te hayamos acompañado en el final tus ocho hijos con Mamá. Todos unidos como siempre quisiste. Una familia que siempre te querrá y para la que siempre serás referente y amalgama de su unidad y fortaleza.

Gracias por todo y hasta siempre, querido papá. Para mi jamás habrá otro referente mejor ni más completo. Pídele a la Virgen de la Esperanza y a ese Cristo de la buena muerte que te han acompañado en tu último día entre nosotros, que nos bendiga a todos y sobre todo, a tu querida España.

Tu hijo que tanto te quiere y admira, en nombre de toda tu gran familia que jamás te olvidará.

Luis Felipe









3 de marzo de 2017

Torcuato Fernández Miranda, camisa azul o camisa blanca.

Hace unos días, leía en ABC un artículo sobre Torcuato Fernández Miranda en el que uno de sus hijos destacaba el hecho de que Torcuato, siendo Ministro Secretario General del Movimiento optase por vestir la camisa blanca en lugar de la camisa azul, marcando así distancias con el régimen y el movimiento.

Por desgracia, es muy frecuente que los descendientes de algunos protagonistas de la transición pretendan “lavar” la imagen de sus deudos desvinculándolos de todo lo que tuviera que ver con el régimen del 18 de julio, pretendiendo que su participación en el mismo fue instrumental para su liquidación y presentándolos como apóstoles de la democracia. Aunque para ello tengan que inventarse una “post-verdad” y manipular la propia biografía de su causante.

Claro que se corre el riesgo de enfrentarse con la hemeroteca, que sirve para rescatar la verdad y poner a cada cual en su sitio. Afortunadamente me cuento entre los inasequibles al desaliento que atesoran un archivo jugoso como antídoto contra la desmemoria.

Era el mes de junio de 1973 y Torcuato Fernández Miranda quiso inaugurar el nuevo monumento a José Antonio en Guadalajara. La crónica llena de lirismo y exaltación falangista de Fernando Ónega –otro antifranquista de nuevo cuño- comenzaba así: “A José Antonio se le erigen monumentos por suscripción popular. Es el mejor tributo que se puede rendir a una causa política. Es el mejor testimonio de presencia y de entronque con el pueblo. Una doctrina no existe si no tiene estos brotes. Una doctrina muere si no tiene ese arranque de soberanía” .

Pues resulta que D. Torcuato, en un discurso vibrante de fervor falangista y lealtad al Caudillo, acaso adivinando lo que pudieran decir de él en el futuro, se encargó de explicar sus preferencias de color sobre su camisa en párrafos que no tienen desperdicio:  

Hoy visto nuevamente mi entrañable camisa azul, porque rindo homenaje al hombre que configuró mi pensamiento político en los años de juventud y me condujo a una lealtad absoluta, irrevocable y sin fisuras a quien mejor ha representado los ideales firmemente arraigados en mi conciencia y mi corazón: el Caudillo Francisco Franco.”

Vestiré esta camisa azul siempre que la proclamación de mis orígenes políticos y el sentido de milicia que simboliza sean una definición de mis inequívocas lealtades. Pero la norma común para mí será la camisa blanca. La camisa blanca que José Antonio usó siempre que no era necesario proclamar en la calle una militancia de riesgo y amor a España; y que representa una voluntad de integración para todos los españoles, sin dogmatismos excluyentes; una voluntad integradora que nace de la esencial raíz falangista joseantoniana que nutre nuestro movimiento y que aspira a lograr la definitiva unidad entre todos los hombres de España.”

Bastan estas pocas pero significativas palabras, para darse cuenta que por mucho que se empeñen sus hijos y sus nietos, el Torcuato de 1973 estaba lejos de despreciar la camisa azul. Lo que pasó tres años después es otra historia, como también lo es la soledad en la que murió, entre la ingratitud de los que se sirvieron de su rápida mutación y el silencio caballeroso y dolorido de sus viejos camaradas. Quién sabe si en su última morada, la camisa blanca fuera un tributo póstumo y secreto a quien inspiró su juventud y su lealtad.


Azorín 

28 de febrero de 2017

Aquél 4 de marzo. Por José Utrera Molina

Torcuato Fernández Miranda a la sazón Secretario General del Movimiento, me llamó a su despacho una mañana de febrero del año 1973, para encargarme que pronunciase el discurso conmemorativo de la unión de la Falange con las JONS que se acostumbraba a celebrar en el Teatro Calderón de Valladolid.  Lo cierto es que aquella propuesta me sorprendió y tuve inmediata conciencia de lo que podría acarrearme el aceptar una propuesta semejante.  

Una voz falangista fue siempre una voz peligrosa, entre otras cosas porque los que militábamos en ella sabíamos que el culto a la verdad era la razón de nuestra vida. Los tiempos eran difíciles, las circunstancias aún más, los enemigos estaban ya dentro del sistema y era muy difícil desmontar todo lo que de una manera sinuosa con indudable cautela se estaba produciendo.

Yo sabía que había que rendir culto a la modernidad, que debía dar un mensaje de esperanza. El Movimiento no podía quedar obsoleto entre demandas líricas, poesías y rosas, aunque estuvieran en la entraña de lo que fue la Falange.

 Hay recuerdos que no se olvidan, que palpitan en nuestro corazón y atraviesan nuestra alma como una flecha destinada a herir o a producir sin embargo satisfacciones.  Hablé de la necesidad de cambiar unas estructuras obsoletas en un intento de apostar por la modernidad frente a lo caduco y que había que tener el valor de acometer reformas esenciales si queríamos ofrecer a los jóvenes un proyecto ilusionante de futuro. Confieso que lo intenté, pero con éxito perfectamente descriptible. En mis palabras hay un acento innovador indudable que no solo comprometían mis palabras sino que avizoraban un horizonte lleno de problemas y de dificultades pero el ánimo fue siempre una cualidad falangista que desgraciadamente no cristalizó en la debida unidad que debió existir entre los que componían la  Organización falangista.

Hablar de revolución sin rellenar el contenido de un cambio fulgurante era tal vez una utopía pero las utopías sirven a veces para cambiar la historia. Son recuerdos que palpitan permanentemente en mi corazón. Han pasado ya muchos años ¿Quién se acuerda de ello? Yo sí, y rubrico en estas pocas líneas todo lo que entonces dije y proclamé. Sobre todo mi llamada a la juventud, sin ella era imposible acometer cualquier tarea profunda y yo sabía que la mayoría de los componentes jóvenes aspiraban a un cambio que ofreciera una nueva lozanía a lo que en principio estaba ya demasiado lejano.

Recuerdo para terminar mi alusión a los caballeros de camisa azul. Hoy, al final de mi vida, cuando me quedan ya pocos arrestos, sigo invocando a aquellos que vistieron con honor la camisa azul de la Falange, que nos dieron el ejemplo de sus sueños, de su voluntad de transformación patria y del deseo inmaculado de justicia para todos. Ojalá la actual generación de jóvenes pueda recoger esa antorcha que no es mía sino que representa el símbolo y la fe de unos hombres que creyeron fervorosamente en la grandeza de España y no dudaron en ofrecer su vida por ella.


JOSÉ UTRERA MOLINA

20 de febrero de 2017

La leña y el árbol


Muchos habrán comulgado este domingo sin saber que la gracia  ha podido abandonarles con tanta intensidad como la que ellos han empleado en disfrutar de la condena de Iñaki Urdangarin y lamentar la absolución de la Infanta Cristina de Borbón. 

Confieso que me duele ver la afición de la masa por hacer leña del árbol caído.  Aunque el proceder del marido de la Infanta diste mucho de la ejemplaridad y la condena, desde el punto de vista jurídico, me parezca justa.

Pero desde el punto de vista humano la caridad exige también ir un poco más allá de la causa judicial. Como decía ayer un buen amigo la infanta ha hecho honor a sus votos matrimoniales. Pese al brutal linchamiento mediático, se ha mantenido al lado de su marido en silencio y con dignidad, en las alegrías y en las penas.

Algunos monárquicos medulares le afean el no haber roto sus votos para salvar el honor de la institución, colocando a la institución monárquica por encima de la institución del matrimonio, pese a que ésta es un sacramento y aquella una tradición. Lo que nos dice mucho de su monarquismo y muy poco de su caridad.

Se echa en falta una mínima dosis de empatía en lo personal y no es pequeña la condena que para la infanta y sus hijos implica la de su marido y padre.  Me resisto a alegrarme del mal ajeno aunque, como en este caso, esté justificado por sus actos propios. Jamás se me ocurriría repudiar a mi mujer por un hecho semejante y tampoco daría la espalda a una hermana por mucho que su marido fuera un miserable. Porque creer en Dios es creer en el amor y en el perdón. Entiendo que el rey Felipe se haya visto obligado a distanciarse de su hermana, porque llovía sobre mojado, pero a la vista de los globos sondas que hoy lanza la prensa, mucho me temo que los españoles no perdonarían al rey Felipe que volviese a abrazar a su hermana, a quien muchos piadosos querrían ver ardiendo en la pira junto a su cónyuge.


Azorín

10 de febrero de 2017

Sin Franco no son nada.


Aunque no estamos en noviembre, la gira de Pedro Sánchez cantando la internacional puño en alto por toda la piel de toro ha hecho saltar los resortes del antifranquismo retrospectivo en el PSOE.  Al grito fecundo del “no-es-no” de Schez, el PSOE responde sacando el cadáver del viejo general porque a rojos no nos gana nadie. Nada de ofrecer un proyecto de futuro para el país, la socialdemocracia se la dejamos mejor al PP que ya nos quita votos por allí y a ver si arrancamos votos a la izquierda, arremetiendo contra el cadáver momificado de Franco.   

 A los millenials Franco les queda tan lejos como a mí la guerra de África, pero da igual, porque sin Franco la izquierda no es nada. Nunca podrán agradecerle bastante haber muerto en la cama y haber hecho tantas casas y cosas, sus inundaciones franquistas (antes llamadas pantanos) y ciudades sanitarias de nombre reciclado. ¡Qué sería de ellos si no tuvieran placas que arrancar, calles y hospitales que renombrar y medallas y honores que retirar!  

En definitiva, aunque la coyuntura manda y las primarias se acercan, tras la petición de que saquen a Franco de su última morada, en la que reposa por orden del rey Juan Carlos, se esconde un terrible complejo de inferioridad por no haber podido hacer por los españoles, con una presión fiscal 20 veces mayor, ni una décima parte de lo que hizo el viejo general y encima tener que soportar que el viejo jamás metiese la mano en la caja, lo que no puede decir ningún partido del arco parlamentario.

Si Franco hubiese fracasado, si hubiese muerto arrastrado por los pies y con un país en la ruina como quedaron los países del socialismo real, al PSOE le importaría una higa donde estuviesen sus restos. Pero no pueden resistir que Franco muriera de éxito.  Eso en España no se perdona. Es el pecado nacional por excelencia, la envidia, aliada en este caso con la estupidez.


LFU

9 de febrero de 2017

LA LA LAND


Me llevó mi hija de quince años. Ella quería verla y yo también, aunque los musicales no me terminan de convencer por aquello de la credibilidad: uno no se pone a cantar en plena calle por cualquier motivo y, desde luego, la reacción que eso provoca en el prójimo tiene poco que ver con la emulación.

A estas alturas, todo el mundo sabe que los protagonistas de la película son un músico de jazz puro que aspira a abrir su propio club en L.A., y una aspirante a actriz que quiere convertirse en una estrella y trabaja de camarera en los estudios Warner Bros. para pagarse el alquiler.

Lo que entendemos por éxito, lo que hacemos y -lo que es más importante- a lo que renunciamos, por conseguirlo, y si eso termina teniendo algo que ver con la felicidad, es el tema principal de la película. Y parece que el tratamiento del mismo interesa de verdad a Damien Chazelle, su director, porque éste ya filmó la magistral “Whiplash”, una película áspera, con aristas, de las que hacen pensar y se disfrutan al mismo tiempo.

En “LA LA Land. La ciudad de las estrellas”, los personajes son responsables; esto no quiere decir que siempre toman las decisiones que podríamos considerar correctas desde nuestra atalaya distante, sino que soportan, asumen y entienden las consecuencias de sus decisiones. Y esto resulta curiosamente original en el cine comercial.

Esto no quiere decir que la película sea dura en absoluto, de hecho es bastante “blanca”. Para conseguirlo, la música amortigua el peso de la historia; su argumento, que al principio parece un cuento de hadas sobre el sueño americano, es solvente. Todo está tratado desde el compromiso con la verdad y la ausencia de concesiones a la ñoñería.

La historia se desarrolla principalmente en un año natural y se cierra unos años después. En las dos horas casi justas que dura la película vemos cómo se conocen los protagonistas, cómo se enamoran, cómo sus carreras empiezan a despegar y cómo eso afecta a su relación y, en la misma medida, cómo sus sueños iniciales, puros, se adaptan a las circunstancias, buscan compromisos, se renuncian en parte su pureza original, vuelven a ella (con consecuencias) en un reflejo casi hiriente de lo que ocurre tantas veces en nuestras vidas.

En definitiva, una película madura, una gran película, en la que el aspecto formal tiene poco que ver con la idea que la mayoría de nosotros probablemente tiene sobre lo que es un musical clásico.



Lezo

6 de febrero de 2017

La verdadera Ley mordaza.

Artículo publicado en el ABC del 6 de febrero de 2017.

A finales del pasado año, el Pleno de la Diputación provincial de Sevilla, acordó, con el voto a favor de los grupos socialista, comunista (Podemos incluido), Ciudadanos y la abstención del Partido popular, retirar “de forma definitiva” la medalla de oro de la Provincia concedida a mi padre, José Utrera Molina en el año 1969 por dicha institución.  La noticia no debiera trascender el ámbito local o personal de la persona e institución concernidas si no fuera porque constituye un peligroso precedente, claramente liberticida, de hasta qué extremos de persecución ideológica está dispuesta a llegar la izquierda –con el beneplácito o indiferencia del partido popular- con la aplicación de la denominada Ley de Memoria Histórica, que alumbró la mente sectaria de Rodríguez Zapatero y ha sido mantenida por la irresponsable abulia acomplejada del Partido popular, posibilitando que próximamente pueda “celebrarse” la primera década de la misma.

Se trata en este caso del primer intento de remoción de honores concedidos a una persona viva, pues hasta ahora las distintas administraciones han venido participando en una verdadera orgía iconoclasta de carácter póstumo retirando honores, placas y menciones a personas ya fallecidas, sin la menor oposición por parte de ningún grupo político, sin duda por miedo a señalarse como afín o partidario del personaje removido, evidentemente relacionado con la España de Franco, cuando no se trataba del propio Jefe del Estado.  Lo más relevante es, sin duda, la motivación que emplea en este caso la Diputación para justificar la revocación o remoción de la distinción concedida, pues considera de forma abierta que el mero hecho de su participación activa en el régimen franquista fue determinante en la concesión de la distinción u honor concedido, por lo que, haciendo abstracción de cualquier merecimiento que hubiera sido tenido en cuenta a la hora del reconocimiento y, por supuesto sin alegar en modo alguno la existencia de una conducta posterior que desmereciera los honores concedidos y justificase dicha retirada, el mero ejercicio de dicho cargo público  durante “la dictadura” es motivo suficiente para su revocación o retirada de acuerdo con las previsiones de la Ley de Memoria Histórica.   

La indudable trascendencia de tal precedente -que de recibir respaldo judicial podría determinar, por ejemplo, la retirada de cualquier honor o mención concedido a los actuales reyes eméritos durante su etapa como príncipes de España- adquiere tintes ciertamente delirantes cuando la propia Diputación en el acuerdo mencionado, censura expresamente y utiliza como elemento ad maiorem que Utrera Molina haya osado manifestar en el trámite de alegaciones de forma explícita su lealtad a la figura de Francisco Franco  y haya hecho confesión de su condición de falangista, manifestaciones éstas que en opinión de la Diputación de  Sevilla “entran en colisión con la Ley de Memoria Histórica”.  

Que la lealtad y la coherencia política de un hombre –sean del signo que sean- puedan ser consideradas un descrédito o ser merecedoras de sanción, identifica el talante antidemocrático de quienes lo afirman.  Bajo el amparo de la Ley de Memoria Histórica, se rinden honores e inauguran monumentos a golpistas como Prieto y Largo Caballero mientras se destruyen con saña, no ya los dedicados a Francisco Franco, sino a cualquier persona relevante del bando vencedor, sobre el que se extiende el manto del olvido y el deshonor. Pero si la visión maniquea de la contienda civil es ya censurable, resulta aberrante que se condene y estigmatice a todo aquél que sirvió a España desde cualquier cargo público entre el 18 de julio de 1936 y el 20 de noviembre de 1975, independientemente de su labor concreta, por considerársele miembro de un “aparato represor”.

Tales dislates se amparan y escudan en una verdadera ley mordaza que supone una enmienda a la totalidad del espíritu de reconciliación que posibilitó la transición española y representa un instrumento letal en manos de sectarios insensatos. Desde su sectaria y falsaria exposición de motivos, que impregna e inspira su articulado, se establece una condena injusta y vergonzante contra la memoria de millones de españoles que hace 80 años tuvieron que luchar contra sus hermanos a raíz de un proceso revolucionario que hizo imposible la convivencia pacífica de los españoles y contra toda una generación de españoles que, actuando de buena fe, trabajaron para levantar una nación de sus cenizas para legarnos un futuro en paz que superase la cruel contienda fratricida.

Una ley dictada desde el odio cainita, contra una parte de los españoles, no puede ser jamás una ley justa: de ahí la grave irresponsabilidad de quienes la promulgaron y de quienes la mantienen. Su aplicación ha llevado a la profanación de sepulcros, al derribo de monumentos, a la eliminación de cualquier recuerdo de una etapa que está ya sometida al juicio de la historia, en un intento liberticida de reeducar a toda una generación de españoles para que reniegue de sus ancestros conniventes  con el franquismo.

Fue Albert Camus quien afirmó que “existe una filiación biológica entre el odio y la mentira” y que “allí donde prolifere la mentira, se anuncia la tiranía”. La ley de memoria histórica, la más mendaz, maniquea y liberticida de cuantas se han aprobado en democracia, ha vuelto a dividir a los españoles en buenos y malos, nos ha debilitado como nación aventando nuevamente odios olvidados y sepultando bajo una pesada losa la dura y esforzada conquista de nuestra reconciliación nacional. Por eso la única celebración que merece es la de su absoluta y definitiva derogación para bien de España y de los españoles.

Luis Felipe Utrera-Molina Gómez

Abogado

4 de enero de 2017

"Patria" de Fernando Aramburu




“Patria”
de Fernando Aramburu

Fernando Aramburu compone una grandiosa novela que es una sinfonía afinadísima en la que cada instrumento, cada personaje, aporta un matiz, o más, a un resultado francamente redondo.

“Patria” no es sólo una gran novela, la mejor, sobre el terrorismo, sus causas y sus consecuencias; es mucho más que eso: es una grandísima novela sobre la culpa, la responsabilidad personal, la necesidad del perdón y de la redención. Sobre la necesidad de justicia, no sólo penal, sino, más importante, personal.

La novela narra unos acontecimientos y las vidas de unos personajes imaginarios, pero que han sido muy reales con otros nombres, y de las personas (no entelequias difuminadoras de culpas) que los hicieron posibles, que ampararon y estimularon a unos en su locura criminal, y trataron de doblegar a otros, mediante la eliminación, física en unos casos, social en otros. La acción transcurre fundamentalmente en un pueblo cuyo nombre no se menciona porque podría haber sido cualquiera.

En particular, resulta especialmente interesante el enfoque que el autor da a la necesidad del perdón para seguir adelante, a la falta de rencor como elemento imprescindible para alcanzar la paz y con ella la felicidad, unida a la necesidad de justicia, que es requisito y condición de la verdadera paz.

La estructura de la novela es moderna; no sigue un relato lineal. El autor prefiere proponer capítulos de duración reducida en los que a modo de flash-back se revelan las circunstancias de la vida de los personajes, se explican sus razones (o sus sinrazones) y se profundiza, sin aburrir nunca, en su psicología. Los diálogos son de frases breves y directas, aspecto que refleja la forma de hablar característica de los vascos y que el autor demuestra conocer perfectamente. Las descripciones son las justas para ambientar la obra y el autor incluye muchos personajes secundarios que representan distintas actitudes y reacciones ante un mismo hecho, y que completan el mosaico de la novela.

El ambiente en el que transcurren los acontecimiento es a menudo muy lluvioso, no sólo para reflejar el clima del escenario en el que transcurren los hechos, sino también como un elemento simbólico.

En definitiva, “Patria” es una grandísima novela, que no sólo resulta imprescindible para entender una parte de nuestra historia que muchos tienen demasiada prisa en olvidar sino también arroja luz para comprender los resortes del alma humana.


Lezo