"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

27 de diciembre de 2017

España no tiene quien la defienda


Con frecuencia, los comentarios a vuelapluma sobre la actualidad política y social adolecen de una aplastante falta de perspectiva. Nos fijamos en el análisis de lo sucedido y en la predicción del inmediato porvenir sin pararnos a pensar con serenidad en las causas y los efectos de cada situación, sin ir al fondo de las cosas, ejercicio que requiere una dosis de belmontismo: parar, templar y mandar, y llevar el toro a nuestro terreno.

Durante la esperpéntica crisis catalana, los españoles hemos contemplado atónitos cómo cada día la realidad superaba a la ficción y el Gobierno español renunciaba a tomar cualquier iniciativa toreando siempre en los terrenos del nacionalismo separatista en una estrategia de acción-reacción sujeta por las bridas del cálculo electoral y la corrección política que convertía a nuestra nación en una nave a la deriva, sin rumbo definido ni capitán al mando, al socaire de la última ocurrencia de unos trileros arropados en la bandera suprema de la mentira.  

Muchos españoles sufrimos el 1 de octubre una nueva humillación al constatar la impotencia del gobierno ante un deja vú del 9 de noviembre de 2014. La improvisación de las fuerzas de seguridad y el aparato de propaganda de los separatistas convirtieron aquella jornada en un triunfo mediático del disparate y la chulería nacionalista, mientras el gobierno seguía balbuceando que nada había pasado.  

La sensación de vacío de poder y el pánico por un desenlace rupturista se apoderó de los españoles hasta que en la noche del 3 de octubre Su Majestad el Rey Felipe VI decidió con su mensaje dar un golpe de autoridad moral hablando con la claridad que había faltado, no sólo en el gobierno, sino en la clase política en general.  El mensaje real llevó el alivio a millones de hogares en los que cundía la zozobra y la desesperanza, y fue un verdadero aldabonazo que acabó con los complejos de un gobierno que se resistía balbuceante a asumir su responsabilidad y aplicar el mecanismo previsto en la Constitución para afrontar tamaño desafío.

El gobierno debió aplicar el artículo 155 el día en que se convocó el referéndum ilegal y ni un minuto más tarde. En mi opinión, se aplicó tarde y mal porque el limitadísimo alcance que el gobierno ha querido dar a este precepto lo convierte en un instrumento insuficiente para atacar el verdadero origen del desafío separatista que no es otro que la dejación por parte del Estado español en orden a la exigencia del cumplimiento de la ley y las sentencias judiciales en Cataluña durante los últimos 35 años. No es posible que, con lo que ha sucedido, se siga mirando para otro lado ante el bochornoso adoctrinamiento separatista de los niños en escuelas y colegios, se mantenga inalterado el actual sistema de inmersión lingüística en la enseñanza catalana que hace prácticamente imposible escolarizar a los niños en español; que se vulnere sistemáticamente el derecho de los administrados a utilizar la lengua española en sus relaciones con la administración y se vulnere impunemente la libertad de los comerciantes para utilizar una u otra lengua co-oficial en sus relaciones con los clientes.

Hay una generación de catalanes que no se siente española porque ha crecido bajo un bombardeo sistemático de mentiras sobre la historia de España y Cataluña que haría sonrojar a cualquiera; que ha vivido de espaldas a la realidad española porque los distintos gobiernos centrales han permitido que así fuera; que ha asumido con normalidad que se persiga a quien rotulaba en español en sus comercios; que en las cartas de los restaurantes el español haya sido relegado por el inglés y el francés; que personas que siempre se han llamado José tengan que cambiar su nombre de pila por el equivalente catalán Josep miedo a ser señalados; que en la ópera se subtitule en catalán y no en español, una generación que siente la lengua vernácula, no como un elemento enriquecedor sino como un instrumento separador al servicio de la xenofobia del supremacismo separatista.

Nada impedía al gobierno mantener la aplicación del artículo 155 durante un año o incluso durante el resto de la legislatura catalana.  Claro que había que elegir entre la comodidad del consenso con el PSOE y la incomodidad de asumir sin dicho consenso una decisión que hubiera sido mucho mejor para España y para Cataluña y, quién sabe si también mejor para un Partido popular a la deriva por sus complejos y su falta absoluta de rumbo.

El panorama que deja el resultado de las elecciones es ciertamente desolador y nos lleva a pensar que si hoy no lo han conseguido, nada impedirá, si nada cambia, que lo consigan dentro de 10 años, con una generación más de catalanes víctimas de la inmersión en la mentira separatista ante la perplejidad de un pueblo español que sabe reaccionar ante la adversidad, que no se resiste a perecer, pero carece de un líder que la dirija. Como en el Mío Cid, no podemos sino decir, una vez más: ¡Dios que buen vassallo si oviesse buen señor!


LFU

4 comentarios:

José Ubalde dijo...

La culpa ha sido el voto "útil", que es el más inutil de todos los votos, sobre todo si este se da a los que cambiaron de bandera por egoísmo particular. También es cierto que los líderes de las organizaciones Patriotas, lejos de escuchar la opinión de las bases, las han mantenido desunidas y lejos de formar una coalición electoral; todo por afán de protagonismo para ser el "líder supremo". Parece ser que los representantes de los dos partidos mayoritarios, denominados Falange, han superado este error y llaman a la unidad electoral. Es la última esperanza que nos queda para superar el régimen nefasto de la segunda restauración y recuperar la Patria, el Pan y la Justicia.

Delegado Territorial APUN de Falange.

Alberto, Torresano dijo...

DESGRACIADAMENTE, YA NO QUEDA NADIE, QUE PUEDA O QUIERA DEFENDER LA UNIDAD DE ESPAÑA !!! LOS QUE QUEREMOS NO PODEMOS, SOMOS DE OTRA GENERACIÓN.- Y LOS QUE PODRÍAN DEFENDER, LA UNIDAD DE ESPAÑA, NO QUIEREN !! ES DEMASIADO, PARA QUE??.....
ALBERTO TORRESANO

Dr.Marchal dijo...

Sólamente un cambio de rumbo radical en la política del Gobierno central sobre Cataluña, podría iniciar los cambios imprescindibles que en un plazo de no menos de 25 años revertiera esta situación...Un cambio en la educación de niños pero también de padres, un cambio radical en las escuelas, en la televisión y radio pública autonómicas, en la administración, un cambio de Ley que impidiera que partidos políticos y asociaciones que ataquen la unidad de España pudieran existir ....cambios en medios públicos y políticas, que finalmente obligaran también a los medios privados a seguir esa hoja de ruta. Pero ¿con quien contamos para esta inmensa labor?, ¿con el Gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy que si algo ha demostrado es que sus intereses de partido están muy por encima de los intereses de España?, ¿con la corona?, que salvo ese mensaje puntual, por el que felicito a la persona que se lo escribió a su majestad borbónica, que ni está ni se le espera....
Si estos son los medios, que Dios guarde a España porque la cosa pinta muy fea...
Amigo Luis, aquí hoy por hoy en esta Bendita Tierra no existe Cid Campeador y el Pueblo está bastante más cerca de Sancho que de Don Quijote... Desde mi humilde punto de vista, ni hay tan buen vasallo ni muchísimo menos, hay buen señor.

Alfonso dijo...

..."el Pueblo está bastante más cerca de Sancho que de Don Quijote...", dice el anterior comentarista. Por suerte para el Pueblo, que ve molinos donde hay molinos, y no quimeras, producto de una mente enferma...