"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

12 de junio de 2012

Basagoiti ofende a la bandera


He ido aparcando la entrada por falta de tiempo, pero no quiero dejar pasar más días sin denunciar públicamente la indecencia del presidente del Partido popular vasco, Antonio Basagoiti al calificar despectivamente la bandera nacional que ha estado vigente en España desde 1938 a 1981, como “la bandera del pollo”.

Tenía al Sr. Basagoiti por hombre algo más versado y prudente, por lo que sus declaraciones –hechas en el marco de la polémica que antecedió a la pitada nacionalista en la final de la Copa del Rey- me sorprendieron desagradablemente. 

Mucho me temo que la cultura de Basagoiti no le alcanza para conocer que el Águila de San Juan ha formado parte de la historia heráldica del escudo de España desde que Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, la incorporasen al escudo real como símbolo de la catolicidad de la nación Española a finales del siglo XVI.


El Régimen surgido del 18 de julio de 1936, al recuperar la bandera bicolor, lejos de hacer del escudo nacional señal de banderías partidarias o excluyentes, recuperó para nuestra bandera nacional la heráldica de los Reyes Católicos, sustituyendo el cuartel de Dos Sicilias por el de Navarra, incorporando el del reino de Granada, las columnas de Hércules y la cinta con el lema ”Plus Ultra” –tomadas de la heráldica de Carlos I- y sustituyendo la divisa de los Reyes Católicos, “Tanto Monta”, por "Una, Grande y Libre", única aportación heráldica del nuevo Estado.


Por esa bandera -que usted señor Basagoiti ha despreciado e insultado con su estúpida gracieta, equiparando a quien le lleva con quienes insultan y vejan nuestro himno y al Jefe del Estado- han entregado su vida muchos españoles. Ese escudo –que, por cierto, preside el único ejemplar firmado de la Constitución Española- ha cubierto los féretros de muchos españoles asesinados por ETA.  Esa bandera, jurada con unción por tantos miles de españoles antes de que el señor Basagoiti tuviera uso de razón, merece un enorme respeto que el presidente del Pp vasco no ha sabido guardar, en un alarde de ingenuo progresismo que seguramente habrá arrancado la sonrisa sarcástica de los que le quieren a usted fuera de Vascongadas, con bandera o sin ella.

Me viene a la memoria aquella placa que figuraba en uno  los muros del Alcázar toledano,  dedicada por la Academia de Infantería Turca y decía: «Un estandarte no es una bandera si no se ha derramado sangre por ella. Una tierra no es una patria si no se ha muerto por ella».  

Se ha rebajado usted, señor Basagoiti, para solaz de sus adversarios, insultando a una bandera que –como muchas otras en nuestra historia- ha sido de todos, por la que se ha derramado mucha sangre e ingentes dosis de heroísmo, desde nuestras fronteras a las lejanas estepas de Rusia, en las que cayeron bajo esa bandera cinco mil jóvenes españoles.

Así que desde aquí le pido y le exijo una decorosa rectificación y una disculpa pública. Su agravio es doble por lo que usted representa. Mientras no lo haga, sólo merecerá para quien esto escribe el mayor de los desprecios como indigno hijo de España.

LFU


6 comentarios:

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Es el problema de ser un mierda y de tener además terror...
Un pobre hombre, por no decir un HdlGP.
Abu

Luis-Kiko dijo...

Excelente artículo. Basagoiti (que no Sr.)simplemente es uno más que se arrima al sol que más calienta. Personalmente creo que es un incapaz. No da más de si.

Enhorabuena por el artículo. Instructivo, informativo y constructivo.

18 de julio dijo...

No sólo el pelele Basagoiti ha ofendido a la bandera auténtica de España (para mí es la auténtica, pues simboliza el Catolicismo que es inseparable de la historia de España, a pesar de los miles de miserables y renegados que la habitan hoy, como el citado pelele), sino que su jefe Rajao, al no aparecer tampoco en este asunto para hacerle rectificar, le ha dado cobertura y se ha convertido en cómplice de la ofensa. No es de extrañar, ya que el desfile de nuestras tropas del día 12 de octubre le parecía un "coñazo".

Todos estos demócratas de toda la vida, éstos que se creen un ejemplo de civismo y presumen de padres de la patria, no son más que las emanaciones del estercolero en que la democracia liberal y plural ha convertido nuestra España, que era Una, Grande y Libre, y ahora son 17 minipatrias míticas y falsas, pequeñísimas y subordinadas a la partitocracia y a la banca.

Cada vez que veo a uno de estos peperos (a los de los demás partidos siempre se les ha entendido todo. Me refiero a su odio irracional a España y a la Cruz) intentar pasar por moderno y progre, haciendo guiños a quienes les detestan profunda e irreversiblemente, siento una mezcla de odio, repugnancia y pena que no hace sino acrecentar mi patriotismo, y me impulsa a perseverar en el amor a España y a intentar dar el mejor ejemplo que pueda a los demás, pues la enorme tarea de reconstruir España que tenemos por delante va a requerir la colaboración de cuantos más mejor.

Llegará el día en que todos estos peleles, estos miserables indocumentados y bocazas que ofenden a nuestros auténticos símbolos nacionales, se arrolliden y renieguen de su pasado. Por supuesto que llegará.

José Luis Ortiz dijo...

Basagoiti es uno más de todos estos políticos vendepatrias, unos del PSOE y otros del PP, que, por presumir de demócratas pecan de ignorantes y caen en la trampa que les tienden sus "colegas" demócratas sociatas y nacionalistas vascos en ir en contra de los intereses de España. La bandera cuyo escudo es el Águila de San Juan es la verdadera bandera de España, la que hace honor a los más grandes gobernantes que han regido España: los Reyes Católicos. Y además es la bandera que propugna la unidad nacional, la de los valores tradicionales y la de nuestras raíces europeas y cristianas. En cambio, la actual, la Constitucional, como oficialmente se le denomina, es la que desgraciadamente "legitima", junto con la Constitución, el desastre político, moral, económico y social, que es hoy la realidad de España (peligro de desintegración territorial, corrupción política y financiera, crisis económica, etc.)
Yo, personalmente, me quedo con la bandera del Águila de San Juan y con el Estado español promovido por el Movimiento Nacional del 18 de julio de 1936. España funcionaba mejor, está clarísimo.
Saludos, un abrazo, LFU y ¡Arriba España!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu entrada Luis. Y al Sr. Basagoiti le presuponía una elemental cultura que ha demostrado carece, sus declaraciones han servido pra desenmascarar a uno de tantos villanos que predominan en el panorama político español.

Angel Molina dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que escribes en esta entrada. Normalmente cuando escucho ese tipo de declaraciones me suelo ofender, pero cuando vienen de alguien del PP además de ofender me duelen. Tengo todavia la esperanza de que alguien en el PP le pueda desautorizar ... nunca es tarde.