"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

2 de octubre de 2019

A UNA MUJER QUE SABE DECIR SÍ. Por César Utrera-Molina Gómez



Hoy, mi madre, Margarita Gómez Blanco, cumple 86 años. Nacida en los años 30 recuerda con viveza los tiempos duros que le tocó vivir siendo niña. Sin embargo, nunca ha tenido un miedo excesivo ni al presente ni al futuro. Esa ausencia de miedo o más bien su confianza en la realidad de cuyo origen divino nunca dudó, pese a sus durezas, explica muchas cosas: entre ellas, que su esposo, José Utrera Molina, permaneciera siempre fiel a sus ideas, estilo y trayectoria; también la unión de toda la familia en torno a su casa familiar; y la propia existencia del que hoy escribe. Ser el octavo hijo de una familia, resulta, visto con perspectiva, el fruto de una actitud inmune a la mentalidad corriente, tanto entonces como ahora.

Me he preguntado, a menudo, de dónde procede esa valiente confianza de mi madre. Pertenece a la primera generación de una estirpe que volvió al catolicismo en una familia malagueña de raigambre protestante. Una rareza dentro de una singularidad histórica. Mi madre y sus hermanas tuvieron estudios superiores cuando eso en España no era lo común para las mujeres. De hecho, ella ha sido: madre, profesora, administradora, chófer, cocinera, enfermera, Depósitum Fidei, abuela por décadas, bisabuela reciente, y especialmente para mi padre: mástil en la tormenta, asilo tras el combate, esperanza tras la derrota. Me aventuro a pensar que la fe y la Gracia han sido sus compañeras, el lugar de su reposo, la fuente secreta de su fuerza. Algunos podrían pensar que la fe de mi madre es estricta, pues es cierto que nunca ha cedido un milímetro en aquello que su Iglesia le enseñó. El tiempo ha desvelado que su firmeza ha sido la gruta donde se ha incubado la fe de sus hijos, que su fidelidad es la marca de verdades que no caducan, que su ausencia de temor es obediencia a un destino del que no ha desconfiado.

Ojalá que los de tu estirpe sepamos inspirarnos en tu vida. Ojalá que seamos tan fieles a lo verdaderamente importante como tú lo has sido. Ojalá que en nuestros corazones habite la ternura y la firmeza, el amor y la confianza de una mujer como tú. Fuerte como las mujeres de Israel, luminosa como la bahía de Málaga que te vio crecer, humilde y hermosa como los jazmines que habitan tu jardín.

La mirada de los niños, a veces, desvela con dulzura y lucidez las realidades que conocen y aman. Vega, la menor de sus nietas, de 7 años, en el último desayuno de este verano le dijo espontáneamente: “Abuela cuando tú estás, todos están bien” y su abuela sonrío complacida. A lo que su nieta apostilló: “…porque siempre dices sí”. En ese momento, en la penumbra del porche contiguo al comedor donde tenía lugar esta conversación dio la impresión de que asentía la efigie de piedra de la Virgen del Carmen, que custodia, silenciosa, el jardín de Margarita.

César Utrera-Molina Gómez
Otoño 2019.