"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

30 de septiembre de 2013

A vueltas con el "franquismo"

Hay que reconocer la habilidad de la izquierda para dar la batalla del lenguaje y ganarla. Entre sus muchos logros, el poner el apellido “democrático” a las repúblicas soviéticas, la popularización del término “fascista” como sinónimo de radical, violento o totalitario, (salvando de la quema el término “comunista”). Ahora, en España, toda la izquierda  (incluida UPyD) se ha unido en el ataque furibundo al “franquismo”, tratando de popularizar el término “crímenes franquistas” como verdad de fe proclamada sin rubor en los telediarios (¡¡Qué vergüenza ver al Presidente de RTVE pidiendo disculpas por haber llamado "Caudillo" a Franco en un telediario al comentar una noticia de 1960!!), y promoviendo la inclusión del franquismo, junto con el nazismo y el terrorismo etarra (no el comunismo que sigue siendo algo muy respetable y muy democrático), como verdaderos anatemas en su proyecto de tipificación de los llamados “delitos de odio”. De esta manera, quieren expulsar de la legalidad a cualquiera que ose defender las virtudes del Régimen del 18 de julio y niegue su carácter criminal, incluyéndolos junto con los criminales nazis y etarras en el delirante delito de “negacionismo”, inventado por los vencedores de la Segunda Guerra Mundial y que ahora recogen los perdedores de nuestra Guerra de liberación. Como escuché hace tiempo, la historia la suelen contar los vencedores...menos en España.

Para ello, tienen en el prevaricador Garzón el mejor ariete. Desde Argentina, dictando literalmente los esquizofrénicos autos de la Juez Servini, pretende hacer calar en la sociedad como verdad inatacable que el franquismo fue un régimen criminal que goza de impunidad gracias a un deleznable pacto en la transición, invalidado por la traición de unos y el poder que tenían aún los otros.

Pues bien, lo repetiré una y mil veces, aunque haya un día en que me cueste la libertad. Franco, la mitad del Ejército y la mitad de España no se alzó contra la democracia, ni contra la legalidad vigente, sino contra un sangriento proceso revolucionario marxista, iniciado en 1934 y culminado en el remedo de elecciones de febrero de 1936, acompañado de una persecución religiosa furibunda que llenó de mártires las tierras de España y destruyó una parte importante de nuestro patrimonio cultural.

Franco mantuvo a España fuera de la guerra mundial, venció al maquis (una guerrilla comunista que quería reanudar la guerra civil y provocar la intervención extranjera), y llevó a España desde la ruina a una situación de pleno desarrollo, creando una clase media inexistente en España, alzando a nuestro país hasta la 10ª potencia industrial, con una renta per cápita en 1975 en un 83% de la media de la Unión Europea (ahora estamos en menos un 75%) con pleno empleo, con una protección social sin precedentes y la presión fiscal más baja de toda la OCDE, dejando a un país en paz y preparado para una democracia constructiva.

¿Qué hubo represión después de la guerra? Innegable. También la hubo en Francia, con verdadera y brutal saña, con los colaboracionistas a quienes se fusiló a millares, en Italia, en Inglaterra, en Alemania y en el resto de los países de Europa, sin que por ello se hable hoy de crímenes de la RFA, del Gobierno de Su Majestad, etc.. ¿Qué se cometieron injusticias en la posguerra?. Sin duda y con ser lamentable, hay que situar dicha represión en el contexto histórico del final de una guerra fratricida y en la incertidumbre de un conflicto mundial al que nos querían llevar de cabeza los perdedores de la guerra. Pero eso que llaman –impropiamente- “franquismo” fue mucho más.

Si quieren hablar de “crímenes franquistas”, ¿qué apellido habrá que ponerle a los “crímenes de Estado” de los Gal? ¿Y a la corrupción sin límite que ha atravesado toda la clase política? ¿Se trata de crímenes democráticos?

No sé si, a la larga, la mejor manera de imponer tus tesis a la sociedad es criminalizar al oponente. Desde luego es la mejor para el que carece de argumentos y falsifica la realidad. Pero ésta estrategia totalitaria es la que ha adoptado la izquierda, que ha visto cómo el rescatar una y otra vez el nombre de Franco le produce jugosos e inmediatos réditos ante una derecha acomplejada que, ayuna de principios y referentes, se aferra a la economía como tabla de salvación sin importarle que manipulen la historia y pisoteen la tumba de sus padres.  


LFU

9 comentarios:

Anónimo dijo...

A nadie le preocupa la historia...

Te agradezco tu exposición breve y concisa del franquismo: tienes toda la razón y nadie podrá tacharte de imparcial.

Es objetivo, verídico, y queda meridianamente claro.

A ver si los falsificadores de la historia, y los que deberían defenderla en lugar de poner facilidades a dichos manipuladores, propugnan justicia para un sistema político que, como bien expresas, situo a España por encima de donde se encuentra hoy.

Gracias,

Pepo

Anónimo dijo...

Hombre, señor Pepo, un poquito de cuidao. Freud se pondría las botas con eso de que "nadie podrá tacharte de imparcial".

LFU dijo...

Un poco de sarcasmo nunca viene mal....aunque todos sabemos que Pepo quería decir "parcial". Se trata, jurídicamente, de un ejemplo claro de lo que dctrina y jurisprudencia denominan "error obstativo", es decir, una disconformidad entre lo querido y lo declarado.

Pepo dijo...

Disculpen, desde que estudié en Inglaterra el doble negativo lo domino escasamente....

Debiera haber escrito nadie podrá tildarte de ser parcial.

Gracias por la corrección.

Ismael Fuenets dijo...

Cuándo y quién fundó la ONCE? Cuándo se fundó SEAT, marca española? Quién le dio a esa marca ayudas para que muchos trabajaran? Quién dio trabajo con la construcción de pantanos? Quién inició el sistema de seguridad social? Quién inventó las pagas extra? Y así podría seguir...
Parece mentira que los rojitos nunca quieran exhumar cadáveres en cierto sitio de Madrid...Por qué? En fin, no seré yo quien le hable a la rana en su charca de la inmensidad del océano. Si estuvieran dispuestos escuchar, hablaríamos con los rojillos de la verdadera memoria historica...sí, de la historia, lo que dice la historia...pero claro, como haces razonar a una persona que en el Senado se levanta llamando asesinos a los que matan a Bin Laden, pero no dicen ni "mu" a los que matan en Cuba a los disidentes...Que vamos a explicar a los que no ven crímenes en, por ejemplo, Frente Patriótico Manuel Rodríguez....Si es que es un mal que se reproduce como setas por todo el mundo...Y yo como no quiero violencia...porqué no se irán a esos países que tan agusto, libre, y democráticamente se vive (hay mucho sitio en Bolivia, Cuba, etc...para aquellos rojillos que quieren destruir nuestro bello país)

Gonzalo García Yangüela dijo...

Y el día que te pueda costar la libertad (día cada vez más cercano) estaré gustoso de perderla contigo.

LFU dijo...

Gracias Gonzalo, seguro que nos enviaban a la galería de presos peligrosos.....

Anónimo dijo...

Yo me apunto a esa visita a la cárcel por seguir creyendo en lo mismo.
Por cierto, el próximo jueves 7 de noviembre homenaje a Mercedes Fórmica en el 60 aniversario de su artículo “El domicilio conyugal”, patrocinado por Ademán.
Y es en la casa de la provincia de Sevilla (Diputación), feudo de los socialistas, buen gol.
Sigue así LFU.

José Manuel Sánchez del Águila

LFU dijo...

Gracias José Manuel. Como dice mi padre, la vida es demasiado corta para llenarla de mentira. Espero que los augures de la democracia no traten de censurar el merecido homenaje a esa gran escritora.