"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

20 de septiembre de 2013

La Legión ahora está de guardia. Por José Utrera Molina

  • Artículo publicado hoy en La Gaceta

    El espíritu de la Legión estará siempre contra quien pretenda romper la unidad de España.

  • Hoy, 20 de septiembre, se cumple el 93 aniversario de la fundación de la Legión. No se trata hoy de glosar un aniversario intrascendente. Tampoco de inclinar las banderas con el gesto de un patriotismo estéril. Se trata, por el contrario, de levantar en el aire enrarecido de España los valores que siempre ha defendido a ultranza la Legión española. El valor, la dignidad, la bravura, el ofrecimiento permanente de la vida, el saber que la proximidad de la muerte no podía levantar ninguna epidemia de miedo sino por el contrario, ver esta última circunstancia con la naturalidad de quien vive en la certeza de la existencia de otra vida.
    Vivimos un mundo absolutamente desquiciado. Los principios que sostuvieron durante tantos años el espíritu de la Legión están siendo atacados permanentemente, aunque nadie puede negar que, en este ataque, hay siempre un principio de respeto inamovible. 
    Se ha criticado a la Legión atribuyéndole un culto innecesario de la muerte, una mirada permanente a lo que ella significa. Pues bien, todo esto produce una buenaventura en el soldado, en su ánimo, en su estilo, en su ofrecimiento, en su dedicación permanente. Yo he vivido el espíritu del Tercio, lo confieso, con delirio apasionado. Para mí, el título de mayor honor que poseo no es otro que el de cabo honorario de la Legión que me obliga permanentemente a estar fundido en el honor de su Credo y en el alma de sus ordenanzas.
    El eco que en la mayoría de los españoles despierta la Legión es indudable. No se trata de una unidad presuntuosa y altanera, sino recia, marcial y entregada a su misión y a su servicio. El legionario es el arquetipo de lo que fue siempre el espíritu del Ejército español, su quinta esencia. Es decir, el legionario ha creído siempre en el amor, en la esperanza y en la vida mostrando su permanente caballerosidad. Su heroísmo no lo pueden negar ni siquiera los que se han constituido como enemigos porque la tradición militar española que elevó a grados inconmensurables de grandeza el espíritu de la Legión española, permanece en pie frente a tantas e injustas agresiones. En una ocasión, comentando con el Caudillo de España Francisco Franco, cofundador de la Legión, las características de las unidades que componían los Tercios me contestó: “En los momentos más agudos de las crisis que desgraciadamente tuvo nuestro país, en la primera línea, sin afán egoísta, sino con el espíritu lleno de amor a España figuró siempre la Legión. Primero en Marruecos; en la revolución de Asturias del 34, después y en nuestra contienda civil, donde laureadas, medallas militares y otras distinciones fueron numerosísimas. Ahora –añadió– la Legión hace guardia”. Yo permanecí en silencio escuchando las palabras de Franco y quise descifrar el mensaje que me trasmitía: “La Legión ahora está de guardia”. 
    Yo me he solidarizado durante toda mi vida con el espíritu de la Legión. Para mí fue un honor inmerecido revistar sus unidades en mi viaje como ministro a Ceuta y Melilla. Puedo afirmar que fue el momento de mayor emoción de mi vida política y que no lo cambiaría por ninguno de los actos y aconteceres que tuve que vivir durante mi etapa de ministro. La Legión ha llevado la vida en la palma de la mano con voluntad de hacer fraternas y aliadas las banderas de la justicia con el signo de la libertad. A los muchos hombres que ofrecieron su vida por el honor de España dedico estas líneas que brotan de mi corazón torrencialmente, porque jamás fui indiferente al espíritu, a la dignidad y al honor que la Legión española representaba y representa. 
    Estoy seguro de que si alguna vez alguien pretendiese romper la unidad de España, el espíritu de la Legión estará siempre contra la tribu, manteniendo en alto el sueño de una España unida y digna y ofreciendo con su sudor, con su voluntad y su sacrificio la entrega que España exige y que el honor demanda.
    José Utrera Molina es cabo honorario de la Legión.

3 comentarios:

Luis Zapata dijo...

Viva La Legión, ahora y siempre.

Nunca serví en Ella, pero siempre los admiré; y los conozco bien.

Anónimo dijo...

Pues me uno a la vigilia...

Pepo

José Luis Ortiz dijo...

¡Viva la Legión!
¡Arriba España!
Un abrazo, LFU.