"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

18 de febrero de 2014

"A Lorca lo mataron sus primos"

Ahora que la Junta de Andalucía reaviva el odio en el corazón de los andaluces recurriendo a la manipulación de nuestra historia reciente, conviene recordar las circunstancias que rodearon la muerte de Federico García Lorca, todo un símbolo que la progresía durante años utilizó contra el régimen anterior como epítome de las “maldades” del llamado bando nacional y que desde hace unos años se ha venido abajo como un castillo de naipes.

Y es que, tal y como demuestran las últimas investigaciones historiográficas –publicadas en 2006 aunque silenciadas por el mantra cultural dominado por la izquierda- no se trató de un crimen político sino de un verdadero ajuste de cuentas familiar, urdido por unos primos del poeta que contaron con el apoyo del gobernador militar y de la CEDA.
Al parecer, el origen de las desavenencias de la familia García Lorca con las familias Roldán y Alba (las tres grandes familias caciques de la Vega de Granada, con parentesco entre ellas)  está en una disputa de linderos entre fincas, litigio que –como suele suceder- fue enconando las relaciones entre dichas familias que llegaron a profesarse un odio africano. Federico, lejos de mantenerse al margen, prendió la chispa del odio con la publicación de “La Casa de Bernarda Alba” que no era sino un retrato descarnado de las familias rivales con las que la suya mantenía una enemistad secular.

Como es bien sabido, Federico García Lorca se refugió en casa de sus amigos los Rosales, de filiación falangista, que pese a su resistencia, no pudieron impedir que se llevaran al poeta un grupo de forajidos de la derecha caciquil entre los cuales figuraba un familiar del propio Federico. Así, los Roldán, primos de Federico García Lorca, fueron a quienes Valdés, gobernador militar de Granada tras el golpe de Estado, encargó las formaciones de "escuadras negras" para hacer depuraciones en la zona, y quienes, según el documental, aprovecharon esta circunstancias para acabar con el poeta una tarde de agosto de 1936. "A Lorca lo mataron sus primos” lo dice en el documental Rafael Amargo.  

 Así pues, ni a Lorca lo mató Franco –quien no asumió el poder en el bando nacional hasta octubre de 1936-  ni se trató de un crimen político, ya que al poeta lo defendieron hombres de la Falange. Se trató de un vil y despiadado ajuste de cuentas entre familias de unos matones de los muchos que, al comienzo del conflicto y aprovechando el vacío de poder, en una y otra zona dieron rienda suelta a sus más bajos instintos.

LFU


4 comentarios:

Luis Zapata dijo...

De lo que se entera uno....

Me ha sorprendido el artículo.

Gracias por difundir la verdad.-

Saludos.-

Jesús Sanz Rioja dijo...

Interesante, sí señor.

Alberto, Torresano dijo...

Parece ser que...para la existencia de la verdad, no es necesario, que todo el mundo, la conozca !!!
Y ASÍ NOS VA....

Anónimo dijo...

Cada día más clara la historia.