"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

23 de noviembre de 2015

La búsqueda del Padre


Es muy infrecuente escuchar en la televisión declaraciones que resuenen más allá de la inmediatez del asunto, testimonios que producen ecos que no se silencian con facilidad. Lo cierto es que Manuel Díaz, el Cordobés, en una entrevista emitida el pasado 18 de noviembre, testimonió con sencillez y claridad, cómo un hombre no puede renunciar a saber de su origen, a conocer y a tratar a quién es su padre, siendo esta ausencia algo imposible de aceptar. Resultó especialmente emocionante cómo explicó que, precisamente, esa ausencia y la confianza y defensa de la palabra y recuerdo de su madre, fueron el acicate, estímulo y esperanza para hacerse hombre en la difícil profesión de matador de toros y buscar la plenitud personal fundando una familia, donde no faltara el padre.

El momento en que se emitieron esas palabras amplifican su importancia. Manuel Díaz estaba contando su historia, su verdad, como dijo con énfasis y empeño, pero es imposible no pensar que la ausencia del padre, no sólo le ha ocurrido a él. Sucede de continuo a muchos otros hombres como él, les sucede a muchos inocentes cuyos padres se desentienden y no sólo a ellos. Los sucesos de París han puesto, de nuevo, de manifiesto que hay un continente entero, una civilización milenaria que hace siglos que comenzó a dejar de mirar al Padre y que renuncia vergonzosamente a su origen. Es Occidente que pese a toda su opulencia y fuerza camina sin rumbo. Un rumbo perdido porque no se puede caminar sin saber quién se es, sin asumir la historia que nos precede y aprender de la herencia que se recibe como hijo.

No sería justo decir que esas palabras surgieron espontáneamente. La amistad y la confianza de un matrimonio, Bertín y Fabiola, le dieron la oportunidad al Maestro, Manuel Díaz y éste, con coraje y autenticidad, no la dejó pasar. Gracias, Maestro, por tu verdad. Gracias, Bertín y Fabiola, por hacerla posible. Digo una cosa más, tu confesión, que es una verdad y también una oración implícita, Maestro, no se pierde, Dios no lo quiere.


César Utrera-Molina Gómez
Abogado, alumno Máster Juan Pablo II de Familia.