"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

27 de octubre de 2016

El odio cabalga sin bridas. Por José Utrera Molina


No hay calificativo suficiente para valorar el daño histórico y moral que todavía se sigue produciendo en España en virtud de la ley de memoria histórica, alumbrada por Rodríguez Zapatero y mantenida por Rajoy.  La lógica de esa ley –si es que alguna tiene- está visceralmente quebrantada. Ya hace años que aquél nefasto gobernante ofreció en bandeja de plata a Santiago Carrillo el derribo ilegal de la última estatua de Franco que había en Madrid, como regalo de cumpleaños. Posteriormente, han ido cayendo uno tras otro cientos de monumentos o placas que hagan relación a cualquier personaje que tuviera alguna relación con la media España que no se resignó a ser pisoteada por el comunismo en 1936.  En Barcelona, se expone para público aquelarre la figura de un Franco decapitado para alborozo de unos pocos cobardes que dan rienda suelta a sus más bajas pasiones. En otros lugares se amenaza expresamente a Ayuntamientos con la retirada de subvenciones haciendo oídos sordos a la voluntad de los vecinos de mantener su identidad y su historia.

Mientras todo esto tiene lugar ante la indiferencia de la mayoría, se mantiene afrentosamente el público homenaje a los verdaderos causantes de la guerra civil, Prieto y Largo Caballero,  golpistas en el 34 y revolucionarios en el 36, quienes pisoteando el derecho, por cobardía o convicción quisieron entregar España a la Internacional comunista. Y el Ayuntamiento de Madrid, no contento con eliminar de su callejero todo nombre que pudiera recordar al régimen anterior o a los que lucharon en el bando nacional, va a dedicar un espacio público al siniestro Teniente Castillo, instructor de las milicias del Frente Popular y mito del ejército rojo. En definitiva, los que buscamos y quisimos la reconciliación, hemos terminado recibiendo la revancha de mano de los que no están dispuestos a olvidar su derrota.


 Pero nadie dice nada. No existe una pública denuncia de tan  burdo sectarismo.  ¿Cómo es posible que no haya un clamor para denunciar tamaña felonía?  ¿Es que los españoles hemos perdido, ya no el instinto sino la mínima razón, que endereza la figura del ser humano?.  

Hoy vuelven a estar de moda las corrientes más criminales y canallescas de nuestra historia. Vuelven orgullosos y desafiantes los puños en alto y las banderas rojas se despliegan ufanas, ante la cómoda indiferencia de una mayoría silenciosa.  Mientras tanto, los hijos y los nietos de tantos miles de españoles que dieron su vida por Dios y por España, permanecen agazapados, silentes, consintiendo que se injurie públicamente la memoria de sus antepasados, que profanen sus tumbas y borren su recuerdo de la memoria colectiva.

Yo tengo ya demasiada edad para luchar sólo contra esta tremenda injusticia. Pero  mientras el pozo de odio está completo y vierte sus excrementos sobre la Historia, los que guardamos todavía el recuerdo de una España grande y limpia, preferimos morir a contemplar con indiferencia y cobardía la victoria de la mentira y la escandalosa manipulación de nuestro pasado más reciente.

Yo me declaro en pública rebeldía contra esta ley sectaria que levanta muros entre hermanos y aventa de nuevo las arenas ensangrentadas de otro tiempo y de otra época.  Pocos escucharán mi clamor, pero quisiera morir con la certidumbre de que hasta el último momento de mi vida, he respetado la verdad y he rechazado el odio. Un odio que se ha convertido en torrente sin que se levante una mínima pared, un endeble muro que contenga el atroz mensaje de indignidad que representa la Ley de la Memoria Histórica.


JOSÉ UTRERA MOLINA

10 comentarios:

Gonzalo Fernandez de la Mora dijo...

Maravilloso artículo de un hombre que ha tenido la hombría de mantener sus convicciones contracorriente. No era posible expresar mejor lo que muchos españoles sentimos

Gonzalo María Fernández Hernández dijo...

No se dan cuenta que quienes empezaron en 1969 con sus "espíritus aperturistas" y siguieron en 1975 con aquellas murgas de la "reconciliación" y "superación de los odios fratricidas", pueden (!Dios no lo quiera!) acabar devorados por los mismos monstruos que despertaron de la misma manera que los aristócratas franceses de la Ilustración, quienes celebraban las blasfemias de Voltaire, acabaron o guillotinados o en el exilio cuando sus admiradas ideas de la Enciclopedia y la Ilustración desembocaron en la Revolución Francesa y el Terror de Robespierre.

Telmo dijo...

Los pueblos suelen ser borregos pero parece que los españoles somos mss. Nos roban, nos destruyen y los siguen votando. España necesita verse en el espejo y piar el suelo. Despertar de una vez

paraca dijo...

A capitulo del magnífico artículo aprovecho la oportunidad de decir que hay vías por la cual se pueden denunciar estos echos y me explico esta estatua pertenece al Patrimonio Nacional por lo cual está protegida por ley de patrimonio así que si cualquier persona atenta contra el patrimonio comete un delito dependiendo de la gravedad cuando fue decapitada no se pudieron identificar a los agresores pero ahora si porque no se denuncia?

Legionario1964 dijo...

Hablar con la frente alta con criterio y sin tapujos solo puede venir de alguien que siempre ha sabido tener el alma limpia para vivir con coherencia y con verdad. Gracias por tu ejemplo!

Anónimo dijo...

Respetado y admirado Don José Utrera Molina, como hace usted; hasta el día de hoy: "Sin cambiar de bandera". Un octogenario (88) años. ¡Arriba España!

Gonzalo Romero Mengotti dijo...

La memoria histórica ni es histórica ni es memoria, porque no dice las "hazañas" de los personajes que ensalza. Solo constan en la verdadera historia, perfectamente documentada en las hemerotecas y bibliotecas. Por otra parte estamos asistiendo a una nueva forma de golpismo "el golpismo callejero y parlamentario", con manifestaciones callejeras, insultos en el Parlamento, bloqueos de leyes solo por hacer que no se marque ningún punto el partido contrario, etc. Esos nuevos golpismos pueden empobrecer a la nación casi tanto como los de las armas. No habrá derramamientos de sangre, pero sí muertes por inanición y vuelta a las dos Españas separadas por abismos de odio que no pueden terminar en nada bueno.

Dr.Marchal dijo...

Sólo la Cobardía, con mayúsculas, de la derechona, su miedo patológico, su resignación a vivir de rodillas y con los ojos y la boca tapados, muchos, además, cobardes descendientes de aquellos valientes que cambiaron España,jugándose y perdiendo su vida por una nueva realidad. Sólo eso puede explicar que esa izquierda falaz y rastrera no encuentre una verdadera oposición a su felonía. Pero ni mucho menos está, estamos solos. Usted tiene 90 años, yo 47 y mis hijas bastantes menos....hay relevo en esta lucha por mantener la verdadera memoria de nuestra causa y de los que la defendieron. Un fuerte abrazo y ¡¡¡Arriba España siempre!!!.
Fdo: "Otro que también se declara en pública rebeldía".

Juan Manuel Ballesta Suárez dijo...

Hace falta otro Franco.

xLesstatx dijo...

Fenomenal artículo , sólo se puede decir más alto. En este país se ha ofrecido la mano y se han cogido todo el brazo, no teniendo visos de parar en algún momento esta dantesca automutilación de España. Yo también abandono y ya sólo me preparo para lo peor.