"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

23 de mayo de 2017

A mi abuelo Pepe. Por Ana Utrera-Molina Guerra


Todo empezó el primer día del año, un trágico, oscuro día después de la celebración de un nuevo año, una nueva etapa.
Recuerdo ese día con plenitud, cómo no, es ese día tan especial que tienes la oportunidad de ser una nueva persona, una mejor persona.

Estaba recostada en el sofá, con mis padres al lado. Ya era mediodía cuando le pusieron un mensaje a mi padre. Yo aún no lo sabía, pero mi vida estaba a punto de cambiar.
En el instante que mi padre leyó ese mensaje su rostro cambió, yo estaba preocupada por él, y no dude en preguntarle que le estaba pasando. Al informarnos, mi padre soltó unos sollozos; mi abuelo había tenido un infarto, y estaba en estado crítico. Yo, muy ingenua, fui a animarle creyendo que la gente solo muere en las películas, ya que no me hacía a la idea que él se pudiera ir. No paraba de repetirle que todo saldría bien, que él era mi abuelo, y que él no se iría. Puede que yo ya tuviera la suficiente consciencia para saber lo que podía pasar, pero a pesar de eso no me lo quería imaginar, prefería imaginarme que mi abuelo era inmortal.

Estuve todos los días rezando por él, suplicando que se pusiera bien, y a pesar de que las circunstancias fueran difíciles, yo creía en él, yo creía en que se iba a recuperar. Tengo memoria de algunos días hablando con mi prima por teléfono, estábamos preocupadas, tristes, porque no queríamos que le pasara nada al abuelo. Quince días después sucedió un milagro. ¡Mi abuelo se estaba recuperando! Aunque para ser sinceros,  yo ya lo sabía, sabía que no me iba a dejar sola, al menos no todavía.

Poco, a poco todo fue volviendo a ser como antes, o casi todo. Mi abuelo, volvió a mi casa con mi abuela, que le esperaba con ansia. Yo no pude ver a mi abuelo hasta que fue la boda de mi primo, ya que él vivía en Madrid, al igual que el resto de mi familia.

La boda de mi primo fue la primera vez, después del infarto, que mi abuelo pasaba una jornada tan larga fuera de su casa. Todos creíamos que se iba a agotar enseguida debido a su débil estado de fuerza y ánimo. Sin embargo nos sorprendió a todos, como siempre. Hizo un discurso al terminar la misa, y pasó mucho tiempo ensayándolo. Estaba muy nervioso, muchos días nos decía que no podía, pero cuando llegó la hora de subirse al púlpito no cogió el papel, ni dijo el discurso que tanto había preparado, subió allí, y lo improvisó, dijo un discurso de lo más sincero, y lo más importante, desde su corazón.

Todos nos quedamos atónitos, ya que por su estado de salud era algo increíble lo que había hecho. Siempre admiré su facilidad para expresarse, pero lo que había hecho ese día, sinceramente, no tenía palabras.

Semana Santa  siempre ha sido una fecha que al igual que a mí, a mi abuelo y a mi padre les encantaban. Cada año voy a ver las procesiones, lo que me hace emocionarme de lo bellas que son las esculturas, y de los pasos tan bien elaborados que hacen. A mi abuelo le encantaban, pero debido a su avanzada edad, no podía meterse en las procesiones, ya que hay mucho escándalo, y mucha “bulla”. Pero no se perdía ni una por la televisión, siempre que le miraba, los ojos le brillaban al ver las cofradías de la virgen, etc… Me acuerdo que siempre nos llamaba a todos y nos decía que nos sentáramos para que las viéramos con él. 

Al abuelo, aparte de encantarle todo lo relacionado con la Semana Santa, le encantaba los toros. Yo no compartí la pasión con él hasta que me llevaron a mi primera corrida de toros, y allí entendí porque le gustaba tanto a mi abuelo, era algo asombroso.

Para mí ese día no fue importante solo porque fuera la primera vez que veía una corrida de toros, fue importante porque fue la primera vez, y por desgracia la última, que fui con mi abuelo. Ese día me lo pase fenomenal, y aunque no me senté al lado de mi abuelo, porque teníamos diferentes sitios, pude disfrutar de como disfrutaba él, y sencillamente, me encantó.

Esta Semana Santa noté como mi abuelo no estaba igual que siempre, estaba diferente, en muchos aspectos. Le costaba respirar, y cada vez tenía que esforzarse más para andar. Ya nada era lo mismo. A cada minuto se dormía, yo creía que era por los medicamentos, o simplemente porque tenía sueño, y yo con mi ingenuidad le seguía diciendo a mi padre que todo iba a salir bien, pero esta vez no fue así. Mi abuelo se fue al hospital, yo aún no me había enterado de la gravedad del asunto, hasta que mis padres me lo contaron. Me dijeron que no creían que el abuelo se pusiera mejor.

Estábamos en la Península y nuestro avión partía el día siguiente, mi madre y yo íbamos a partir rumbo a Canarias, y mi padre se quedaría allí, acompañando a mi abuelo. Yo insistía en querer quedarme, pero debido que tenía colegio, me tuve que ir. Mi padre estuvo aproximadamente una semana allí, toda las noches nos llamaba y nos decía que tal iba todo. A mitad de semana parecía que se estaba recuperando, yo estaba muy contenta, parecía que todo iba bien, pero el sábado de esa misma semana me desperté, y mi madre me dijo que mi abuelo se había muerto. En el momento que me lo dijo mi mundo se desmoronó, yo no sabía cómo reaccionar, estuve segundos sin hablar, paralizada, con la noticia que creía que nunca me iba a llegar. Pasado un minuto empecé a llorar, a llorar, nunca había tenido esa sensación de dolor en el corazón, es ese tipo de dolor cuando sabes que alguien te falta en tu vida, y no le podrás volver a recuperar.

Siempre había creído que cuando alguien que aprecias y quieres de verdad muere, solo lloras porque le añoras, pero ahora que me ha pasado a mi es más que eso, una sensación indescriptible, que a menos que la pases no la entenderás. A partir del día que murió, ya no he vuelto a ser igual, sé que está con Dios, y sé que siempre estará acompañándome en mis mejores y en mis peores momentos, pero esa sensación tan reconfortante de llegar a Madrid y darle un fuerte abrazo, contarle todo lo que me está pasando, desapareció. Cada día siento un hueco que se agranda más en mi corazón, pero sé que el tiempo lo curará, y aunque pasen muchos años nunca me olvidaré de mi abuelo.

Pepe Utrera Molina ha hecho grandes cosas por España, de lo que me siento gratamente orgullosa, y aún me siento más afortunada de poder llamarle abuelo.

Finalmente mi abuelo era una persona muy previsora, ya que él escribía poesías, y hay una que destaca sobre todas, es la que hizo a mi abuela para cuando muriera, empieza así:

Si de la muerte regresar pudiera,
volvería a decirte que te quiero,
cuídame amor el cedro y el romero,
y guárdame una rosa en primavera.

Te quiero muchísimo abuelo. Este escrito va dedicado para ti.

Tu nieta, ANA UTRERA-MOLINA

5 comentarios:

José Ubalde dijo...

Puedes estar orgullosa de ser nieta de José Utrera Molina. Los que lo tuvimos de Jefe, el era Ministro Secretario General del Movimiento y nostros eramos cadetes de aquella OJE que pertenecía a la Delegación Nacional de la Juventud que formaba parte del Movimiento, estamos también orgullosos de haberlo tenido en aquellos años que casi todos cambiaban de bandera. Pero el no cambio y sabemos que estará formando en la guardia de los luceros junto al mejor y desde allí intercedera por todos nosotros y por España al Todopoderoso.
Un saludo a nuestro estilo Brazo en Alto!
Camarada José Utrera Molina Presente!

Delegado Territorial APUN de Falange.

Alberto, Torresano dijo...


MUY BONITO Y MUY SINCERO !!!

Alberto, Torresano dijo...



MUY BONITO Y MUY SINCERO !!!

marian dijo...

Preciosas palabras llenas de mucho amor. Un abrazo Ana el desde el cielo velará por todos vosotros. Un abrazo para toda la familia

Luis D. dijo...

Hermoso.
No lo he valorado durante años pero ahora me alegro de haber crecido en una familia cristiana y haber tenido unos padres y abuelos de los que enorgullecerme.