"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

18 de enero de 2018

En defensa de mi padre, José Utrera Molina



«Virtud de una Ciudad es honrar el nombre de aquellos que le procuran honra, y agradecer el amor y la dedicación de los que se entregan a su servicio y le ofrecen sin reservas el fruto de su acción y su desvelo.

Entre estas personas, quienes firman este escrito quieren exaltar el nombre de un malagueño de excepción, de un hombre de historial impecable, de alguien que supo siempre y sabe llevar su condición de hijo de Málaga con  apasionado orgullo y vocación ejemplar, en aulas y talleres, entre universitarios y trabajadores, entre colaboradores y amigos, entre propios y extraños.»

Con esta emotiva introducción, un grupo de concejales malagueños encabezados por Carlos Gómez Raggio, solicitaron en el mes de marzo de 1973 la concesión de la medalla de oro de Málaga para mi padre, José Utrera Molina, que le sería concedida mediante acuerdo plenario del Ayuntamiento de fecha 1 de julio de 1975, presidido entonces por el inolvidable alcalde Cayetano Utrera Ravassa. En el acto de imposición de la medalla estuvo presente el entonces Presidente de la Diputación y hoy alcalde, D. Francisco de la Torre quien pocos meses después, le impondría también la medalla de oro de la provincia.

Esta mañana me desayuno con la amarga noticia de que el Ayuntamiento de Málaga propone retirar a mi padre la medalla de oro a los pocos meses de su fallecimiento. Y me pregunto si en el pleno en el que se debata la propuesta se producirá una unanimidad clamorosa o habrá lugar para algún gesto de dignidad personal.

Bien sabe Francisco de la Torre, quien tuvo el noble gesto de asistir al sepelio de mi padre, que esa medalla no se la concedió Málaga por motivos ideológicos sino por una exigencia de gratitud. Ahí está la ampliación del Carlos de Haya, la Universidad Laboral, los cursos de Promoción profesional de adultos, la creación de ocho Ambulatorios y Agencias de la Seguridad Social y siete Hogares y una Residencia de Pensionistas, la eliminación de las chabolas de la Playa de San Andrés y tantas otras obras que se debieron a su impulso y a su entusiasmo por mejorar las condiciones de vida de los malagueños.   

El amor que mi padre sintió por Málaga, su eterna nostalgia del mar, se vio sólo correspondido por el testimonio de la sencilla gente a la que ayudó de forma entusiasta y desinteresada. Los ojos de agradecimiento de quienes lograron un empleo o cambiaron una existencia miserable en las chabolas de la playa de San Andrés por una vivienda digna, eran premio suficiente para quien siempre se rebeló contra la injusticia y para quien la política no era otra cosa que la emoción de hacer el bien.


No están ya en esta tierra ni Cayetano Utrera, ni la mayor parte de los miembros de aquella dignísima corporación municipal. Tampoco está mi padre, quien por un elemental sentido del decoro jamás diría una palabra al respecto, aunque fuera lacerante la punzada de dolor que habría sentido al saberlo. Pero yo, como hijo suyo, como malagueño de sangre, me siento en la obligación moral de salir en defensa del buen nombre de mi padre y de recordar a todos los concejales de Málaga que el agravio que están a punto de cometer sólo puede estar movido por el odio, en unos, o por la cobardía en otros.

Hoy, cuarenta años después, el olvido ha dado paso a la sinrazón del odio. Podrán los miserables –y los cobardes- retirarle los honores y oropeles del ayer. Pero no podrán empañar su recuerdo con la mugrienta grasa de su resentimiento. Y hay algo más que nunca podrán quitarle: el arrebatado y amoroso orgullo de quienes llevamos su apellido con la cabeza muy alta, porque allí donde se ofenda su memoria habrá siempre, al menos, ocho voces que, como la mía, clamarán como una sola en defensa de su honor, de su vida y de su ejemplo.

No hay el menor ápice de nobleza ni de dignidad en agraviar póstumamente a un malagueño que tanto hizo por su tierra. Y algunos están más obligados por su biografía que otros. No digo más, pero me reservo el legítimo derecho a enviarles algunos de los miembros de esa corporación una pluma de gallina para mostrarles de esa forma mi desprecio por su falta de gallardía y por su mezquindad. 

Termino con ese soneto, con el que mi padre en el ocaso de su vida, quiso despedirse en paz de su tierra y que estoy seguro recitará de nuevo desde ese lucero en el que brillará siempre la luz de su recuerdo.

MÁLAGA

No te cambio tu olvido por mi pena.
Vale más mi dolor; cuenta saldada.
Se lo digo en la noche a mi almohada
Y está mi corazón de enhorabuena.

Alguna que otra vez, un tenue velo
enternece el recuerdo. Aquella esquina
que ayer doblé impaciente, se ilumina
con las mismas estrellas en el cielo.

Me imagino que el mar no habrá cambiado,
que como siempre, romperá su espuma
en el pecho del viejo acantilado.

Mecido por las olas se ha dormido
mi ayer: la oscura desazón se esfuma.
¡Ya no queda recuerdo de tu olvido!

                                                                         Luis Felipe Utrera-Molina Gómez



27 de diciembre de 2017

España no tiene quien la defienda


Con frecuencia, los comentarios a vuelapluma sobre la actualidad política y social adolecen de una aplastante falta de perspectiva. Nos fijamos en el análisis de lo sucedido y en la predicción del inmediato porvenir sin pararnos a pensar con serenidad en las causas y los efectos de cada situación, sin ir al fondo de las cosas, ejercicio que requiere una dosis de belmontismo: parar, templar y mandar, y llevar el toro a nuestro terreno.

Durante la esperpéntica crisis catalana, los españoles hemos contemplado atónitos cómo cada día la realidad superaba a la ficción y el Gobierno español renunciaba a tomar cualquier iniciativa toreando siempre en los terrenos del nacionalismo separatista en una estrategia de acción-reacción sujeta por las bridas del cálculo electoral y la corrección política que convertía a nuestra nación en una nave a la deriva, sin rumbo definido ni capitán al mando, al socaire de la última ocurrencia de unos trileros arropados en la bandera suprema de la mentira.  

Muchos españoles sufrimos el 1 de octubre una nueva humillación al constatar la impotencia del gobierno ante un deja vú del 9 de noviembre de 2014. La improvisación de las fuerzas de seguridad y el aparato de propaganda de los separatistas convirtieron aquella jornada en un triunfo mediático del disparate y la chulería nacionalista, mientras el gobierno seguía balbuceando que nada había pasado.  

La sensación de vacío de poder y el pánico por un desenlace rupturista se apoderó de los españoles hasta que en la noche del 3 de octubre Su Majestad el Rey Felipe VI decidió con su mensaje dar un golpe de autoridad moral hablando con la claridad que había faltado, no sólo en el gobierno, sino en la clase política en general.  El mensaje real llevó el alivio a millones de hogares en los que cundía la zozobra y la desesperanza, y fue un verdadero aldabonazo que acabó con los complejos de un gobierno que se resistía balbuceante a asumir su responsabilidad y aplicar el mecanismo previsto en la Constitución para afrontar tamaño desafío.

El gobierno debió aplicar el artículo 155 el día en que se convocó el referéndum ilegal y ni un minuto más tarde. En mi opinión, se aplicó tarde y mal porque el limitadísimo alcance que el gobierno ha querido dar a este precepto lo convierte en un instrumento insuficiente para atacar el verdadero origen del desafío separatista que no es otro que la dejación por parte del Estado español en orden a la exigencia del cumplimiento de la ley y las sentencias judiciales en Cataluña durante los últimos 35 años. No es posible que, con lo que ha sucedido, se siga mirando para otro lado ante el bochornoso adoctrinamiento separatista de los niños en escuelas y colegios, se mantenga inalterado el actual sistema de inmersión lingüística en la enseñanza catalana que hace prácticamente imposible escolarizar a los niños en español; que se vulnere sistemáticamente el derecho de los administrados a utilizar la lengua española en sus relaciones con la administración y se vulnere impunemente la libertad de los comerciantes para utilizar una u otra lengua co-oficial en sus relaciones con los clientes.

Hay una generación de catalanes que no se siente española porque ha crecido bajo un bombardeo sistemático de mentiras sobre la historia de España y Cataluña que haría sonrojar a cualquiera; que ha vivido de espaldas a la realidad española porque los distintos gobiernos centrales han permitido que así fuera; que ha asumido con normalidad que se persiga a quien rotulaba en español en sus comercios; que en las cartas de los restaurantes el español haya sido relegado por el inglés y el francés; que personas que siempre se han llamado José tengan que cambiar su nombre de pila por el equivalente catalán Josep miedo a ser señalados; que en la ópera se subtitule en catalán y no en español, una generación que siente la lengua vernácula, no como un elemento enriquecedor sino como un instrumento separador al servicio de la xenofobia del supremacismo separatista.

Nada impedía al gobierno mantener la aplicación del artículo 155 durante un año o incluso durante el resto de la legislatura catalana.  Claro que había que elegir entre la comodidad del consenso con el PSOE y la incomodidad de asumir sin dicho consenso una decisión que hubiera sido mucho mejor para España y para Cataluña y, quién sabe si también mejor para un Partido popular a la deriva por sus complejos y su falta absoluta de rumbo.

El panorama que deja el resultado de las elecciones es ciertamente desolador y nos lleva a pensar que si hoy no lo han conseguido, nada impedirá, si nada cambia, que lo consigan dentro de 10 años, con una generación más de catalanes víctimas de la inmersión en la mentira separatista ante la perplejidad de un pueblo español que sabe reaccionar ante la adversidad, que no se resiste a perecer, pero carece de un líder que la dirija. Como en el Mío Cid, no podemos sino decir, una vez más: ¡Dios que buen vassallo si oviesse buen señor!


LFU

22 de diciembre de 2017

El valor de una bandera

Corría el año 1978 cuando a un amigo mío de 15 años le partieron la cara en el metro de Madrid por lucir una insignia de la bandera de España prendida en su cazadora. Al grito de “a por el fascista”, un grupo de jóvenes la emprendieron a golpes con él y le arrancaron de cuajo la insignia rompiendo la cazadora.

Treinta años después -noviembre de 2008- llevaba en mi coche a mis padres para asistir a la celebración de una misa funeral en el Valle de los Caídos. Un agente de la Guardia civil me dio el alto, me pidió que abriese el maletero y me preguntó si llevaba banderas en el coche. Tras registrar el vehículo –en el que no había bandera alguna- el agente me espetó: "Quítese el pin". No entendía a qué se refería pero me aclaró que se refería a la pequeña insignia que llevaba en la solapa, una pequeña bandera nacional, sin escudo alguno, la misma que el agente llevaba cosida en la manga de su uniforme.

Tras preguntarle la razón de su orden, me dijo que lo prohibía la Ley de memoria Histórica. Le advertí que la bandera de España no era un símbolo político y que por tanto esa ley no podía prohibir llevarla y que si así fuera, tampoco ellos podrían llevarla en la manga del uniforme. El agente miró con gesto interrogante a un superior que se encontraba al lado vestido de paisano quien, taxativamente y con formas muy poco educadas dijo que o me quitaba la insignia o no entraba. Seguí negándome, pero teniendo en cuenta la edad de mi padre y sus padecimientos coronarios, y la indignación de mi madre que salió a recriminar a los miembros de la Benemérita su actitud insólita y a todas luces ilegal y abusiva, decidí quitarme la insignia que llevaba, no sin antes decirle a la cara a todos los agentes y oficiales que tenía delante que debería caérseles la cara de vergüenza de hacerme quitar la bandera de España, cuando tantos otros la queman y la pisotean. Por toda respuesta me dijeron: “cumplimos órdenes”. Unas órdenes que, días después, supe que procedían de la Vicepresidenta del Gobierno Fernández de la Vega, para que no dejasen pasar ni una sola bandera de España al recinto del Valle de los Caídos.

El pasado viernes día 8 de diciembre a Victor Laínez le rompieron la cabeza tras llamarle “fascista” por llevar unos tirantes con la bandera nacional. La noticia habría pasado de puntillas en los medios nacionales si no hubiera sido por la fuerza de las redes sociales. Tardó tres días en saltar a los medios nacionales cuando ya era un clamor en foros y redes.

Cabe preguntarse qué responsabilidad tienen en este brutal asesinato quienes desde el mundo de la izquierda cerril impulsaron hace 10 años, bajo las órdenes de Zapatero, un proceso de odio retrospectivo destinado a condenar a la media España que se batió el cobre con otra media hace 80 años. Qué responsabilidad tienen los que desde el ámbito de la izquierda impulsan leyes de “memoria democrática”  fomentando una moral cainita que divide a los españoles en hijos de fascistas e hijos de demócratas; qué culpa cabe atribuir a quienes hasta hace poco llamaban a cazar fachas desde un púlpito universitario, no cejan en utilizar el término fascista para descalificar a sus oponentes y protejen y apoyan a elementos antifascistas como el que le ha reventado la cabeza a Víctor Laínez; a quienes enarbolan las banderas tricolores en sus carteles y manifestaciones, fomentando el odio a la bandera rojigualda como símbolo de la opresión y la caverna.

A Víctor Laínez lo han matado por llevar con orgullo la bandera de todos los españoles que algunos se empeñan en ofender y mancillar impunemente. Y en un medio de comunicación como La Sexta han querido escupir sobre su cadáver deslizando su supuesta condición de simpatizante de la Falange, arrojando sombras sobre la víctima a modo de justificación o atenuante de su salvaje asesinato. Al escucharlo, me vino a la memoria la aterradora y célebre fotografía de 1936 en la que aparecía un cadáver tendido en la calle con el letrero “por fascista” y recordé la repugnante estrategia de los etarras de acusar a sus víctimas con mentiras para justificar el tiro en la nuca y señalar a sus familiares.    

Lo que ha pasado en Zaragoza no es un episodio aislado de violencia, sino el resultado de un proceso de hispanofobia urdido por los discípulos aventajados de Rodríguez Zapatero que reivindican y quieren resucitar la España tenebrosa de las checas del Frente Popular convirtiendo el mero hecho de portar la bandera nacional, en una actividad de riesgo, por la que te pueden señalar por fascista y pueden arrancarte la vida.

Me viene a la memoria la placa que figuraba en uno los muros del Alcázar toledano, dedicada por la Academia de Infantería Turca que decía: «Un estandarte no es una bandera si no se ha derramado sangre por ella. Una tierra no es una patria si no se ha muerto por ella». Ojalá que la última sangre derramada por ella, la de Víctor Laínez, nos remueva la conciencia y nos sirva de revulsivo para resistir, con orgullo de españoles, a los artesanos del odio y la discordia.

                                                           Luis Felipe Utrera-Molina
(ABC 21 de diciembre de 2017)

2 de diciembre de 2017

José Utrera Molina, ejemplo de lealtad.

Texto de la intervención de Luis Felipe Utrera-Molina Gómez en la Cena anual de la Fundación Nacional Francisco Franco que tuvo lugar el 1 de diciembre de 2017.


En la tarde del día 29 de diciembre de 1974, un niño de seis años entraba de la mano de su padre en el despacho del Jefe del Estado, Francisco Franco Bahamonde. En la retina de aquél niño quedaron para siempre grabadas la imagen de una mano temblorosa y una mesa atiborrada de libros y papeles en aparente desorden.  Y en su memoria, las últimas palabras que escuchó de aquél hombre: «Sólo te pido una cosa: que seas tan bueno como tu padre»

Aquél niño de 6 años era yo y su padre, José Utrera Molina un hombre extraordinario del que hoy quisiera hacer recuerdo y homenaje y que no ha podido acudir a esta cita por haber tenido que atender a la llamada del Señor pero que estoy seguro vela por nosotros y por España desde su lucero. 

La mayor parte de vosotros habéis conocido a mi padre. Y era cómo lo veíais: un hombre íntegro, transparente, dispuesto siempre a decir una palabra agradable a todos, sin doblez alguna y rebosante de una bondad que era su principal seña de identidad. En una ocasión, Muñoz Grandes cogió a mi madre en un aparte y le preguntó: Oye Margarita, ¿tu marido es bueno? Mi madre, sorprendida por la pregunta le dijo que sí a lo que él le dijo: Pues si no lo es, nos tiene muy engañados a los dos. Y es que puedo decir con convicción jamás he conocido una persona tan esencialmente buena como mi padre.

Pero sin duda la virtud que mejor define a mi padre es la lealtad. Decía Ortega que la lealtad es la distancia más corta entre dos corazones y mi padre desde muy joven decidió unir el suyo al de dos hombres que marcaron su vida política y su trayectoria vital: José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco.

Lealtad al pensamiento de José Antonio. Una lealtad que impregnó su juventud de poesía y de estilo; de dolorido amor a España y de espíritu de servicio y que convirtió su vocación política en una búsqueda incesante de la justicia social que desde el principio canalizó hacia la construcción de viviendas sociales, centros escolares y universidades laborales; una justicia social en cuya ausencia debe buscarse una de las principales causas de la guerra que truncó dramáticamente la infancia de los de su generación -la de los niños de la guerra-; una guerra en la que mi padre vivió el drama de la división en el seno de su propia familia y que sin duda influyó en que hiciera de la reconciliación entre los hijos de los que mataron y los hijos de los que murieron, no una proclama retórica sino una constante y una realidad tangible a lo largo de toda su trayectoria vital.

Una fidelidad al ideario de José Antonio que plasmó con su particular estilo poético en su diario –que he podido leer recientemente- el 30 de marzo de 1959, tras llevar sobre sus hombros el féretro del Fundador de la Falange: “Me he sentido noble y alegremente prisionero de mi fe falangista y he vuelto a jurar en silencio fidelidad hasta el fin de mis días a su doctrina, a su pensamiento, a su estilo y a su ejemplo”. A fe que lo hizo, hasta el final.  


Lealtad a su viejo y único capitán: Francisco Franco, a quien sirvió siempre con orgullo y honestidad. Con enorme admiración, pero al mismo tiempo con infinita alergia hacia la adulación interesada que le dispensaban muchos otros que acabaron vendiendo su alma por treinta monedas tan pronto como la losa de granito selló su última morada.  Un Francisco Franco que, al despedirse de él en un largo y emocionado abrazo le dijo: “Sólo le pido que no cambie; que continúe fiel a los ideales que ha servido. Una lealtad como la suya no es frecuente.”. Hoy, cuarenta y dos años después de la muerte del Caudillo, me atrevo a decir sin temor a equivocarme que no ha habido en España durante estas cuatro décadas ninguno de sus colaboradores que, haya defendido la memoria y la obra de Francisco Franco con el rigor, el coraje, la dignidad, la constancia y la lealtad con que lo hizo mi padre. 

Lealtad a España a la que amó apasionadamente hasta el final, a cuyo servicio entregó los mejores años de su vida y por la que sacrificó siempre su bienestar y comodidad personal pues era consciente de que su vida no tenía sentido si no era capaz de transformar y mejorar el legado que había recibido de sus mayores.  Para él, la política no era otra cosa que la emoción de hacer el bien y su patriotismo no estaba hecho de complacencias, sino de rigores críticos acendrados. Era un patriotismo dolorido, pero inasequible al desaliento. Y es que, pese al dolor que en los últimos años le produjo la desintegración moral de nuestra Patria, jamás perdió la esperanza en nuestro porvenir como nación ni la fe en el alma inmortal de España. 

Y finalmente, dignidad y coraje. Porque fue mucho lo que le ofrecieron a cambio de demasiado.  Con 50 años y 8 hijos pequeños, no dudó un instante en renunciar a la comodidad cuando muchos corrían a alistarse en las filas de la apostasía, para librarse del oprobio que estaba reservado para los que no estaban dispuestos a abjurar de sus lealtades.


No quiso ejercer de capitán araña, consciente de su responsabilidad ante quienes había arrastrado en su trayectoria política y ante su propia conciencia.  Prefirió seguir fiel a sí mismo rechazando tentadoras recompensas por dejar de serlo. 

Decidió no confundirse con el paisaje ni alistarse en la nutrida cofradía del silencio. Y todo ello lo hizo con amargura por tantas inesperadas deserciones, pero sin asomo alguno de rencor.

Y pronto se convirtió en una de las pocas voces que durante estos últimos cuarenta años no conoció jamás el desaliento a la hora de reivindicar la verdad de una época de la Historia de España que tuvo, como todas sus luces y sus sombras, pero que ha sufrido como pocas la infamia, la manipulación y la mentira. Una España que era consciente de su excepcionalidad y también de su destino. Una España que decidió levantarse de su postración y mirar al futuro con dignidad y esperanza y que, por sus extraordinarios resultados, algún día cuando el odio y los complejos se marchiten, será juzgada como una de las etapas más prósperas de nuestra historia. Una España en la que gracias al trabajo, al sacrificio y a la labor apasionada de muchos hombres como mi padre se hizo posible el sueño de la paz y de la reconciliación. Un sueño ahora de nuevo amenazado por quienes siguen empeñados en reabrir otra vez las heridas que hace 80 años sembraron de dolor y sangre nuestra Patria.

Recuerdo bien que en una ocasión, al hilo de un comentario sobre uno de tantos como se aprestaron a cambiar de camisa buscando no dejar de pisar mullidas alfombras, le dije con sinceridad, que lo que él había hecho en el año 1976, cuando pese a ser consciente de la necesidad de un cambio decidió votar NO a la Ley de la Reforma Política, aun sabiendo que dicha posición le cerraría todas las puertas y le haría pasar apuros económicos, era una heroicidad que no puede serle exigible a todos los mortales.

Él sospechaba que lo que se estaba sometiendo a votación en aquél momento no era una apuesta por el futuro de España, sino un retorno a lo peor de nuestro pasado. Pero sus sospechas se convirtieron en certezas cuando comprobó la forma en la que quisieron convencerle de unirse al carro de los vencedores. Había que tener una integridad temeraria para jugarse así el bienestar de su amplia familia y había que tener también una mujer excepcional al lado que le apoyase sin reservas en su sacrificio, como hizo entonces mi madre, su eterna y enamorada compañera, sin la cual su maravillosa aventura vital no habría sido posible.  Recuerdo que me dijo: Luis, no tenía alternativa. Si no lo hubiera hecho, si hubiera cedido a las tentaciones que se me ofrecieron, me hubiera traicionado a mí mismo y no habría podido seguir mirándoos a los ojos.  Acaso no era consciente del extraordinario valor de lo que hizo. Humilde hasta el final, nos dio a sus hijos y sus nietos el ejemplo de integridad más extraordinario que se pueda concebir, sin presumir jamás, con humildad, pero manteniendo hasta el final su fe y su lealtad a sus convicciones.  Y algo más difícil: mi padre fue leal incluso a quienes no lo habían sido con él afirmando así su formidable humanidad y su profundo cristianismo. 

No podía encontrar un mejor resumen de su vida que el que él mismo hizo en el prólogo de su libro:

“No estoy dispuesto a olvidar lo que fui, ni me arrepiento por tanto de lo que soy. El ayer, el hoy y el mañana enlazan mi irrevocable filiación falangista. Me reconforta la seguridad de que mi vida no ha sido una promesa incumplida o un destino traicionado y que todavía no tengo que poner en mi esperanza ninguna negra colgadura. No podría, pues, hacer cuenta nueva porque las cifras serían las mismas y, fatal o felizmente, el resultado habría de ser también invariable; morir sin cambiar de bandera es el sueño que acaricio día tras días y hora tras hora. Ante la realidad actual de la vida política española, que frecuente contemplo con ojos atónitos, donde toda gallardía es inexorablemente condenada y toda lealtad a lo que fue nuestro pasado maldecida y proscrita, Dios quiera que este último sueño al menos se cumpla con honor y, si es posible, también con ventura.”

Hoy podemos decir que su sueño se cumplió, con honor y también con ventura, como también se cumplió su última voluntad que nos dejó escrita para el recuerdo:

“Quiero ser enterrado con mi camisa azul. No es un gesto romántico sino la postrera confirmación de que muero fiel al ideal que ha llenado mi vida. (…) “Quiero pedir perdón a cuantos ofendí en mi vida y reiterar mi creencia en Cristo y mi fe en España, cuya bandera ha de ser mi sudario”. 

Y termino con un párrafo de gracias. Como solía decir mi padre, dar las gracias no es un mero formalismo social, sino que la gratitud es una de las expresiones más nobles del hombre, porque cuando es auténtica nace de lo más profundo del alma. Y yo quiero aquí, delante de todos vosotros, daros las gracias en su nombre por el cariño y lealtad que le habéis profesado durante tantos años. Y dar las gracias a Dios por el enorme privilegio de haber tenido un padre como José Utrera Molina, un hombre esencialmente bueno al que me gustaría parecerme, pero, sobre todo, un triunfador. Porque es un triunfador quien ha sabido mantener contra corriente una profunda fidelidad a sus ideas hasta el último aliento de su vida; es un triunfador quien jamás dobló la rodilla ante el poder, no se alistó en el cómodo pelotón de los invisibles ni cedió a la tentación del silencio.

Es un triunfador quien ha conseguido construir a su alrededor una familia unida en la que su ejemplo brilla con luz propia en la mirada orgullosa de sus hijos y sus nietos.

Un hombre que ha conseguido querer y ser querido con tanta intensidad y vivir hasta el último día con la serenidad de quien jamás renunció a hacerlo con la luz de la esperanza puesta en Dios y en España, es, no lo dudéis, un triunfador.

Ardoroso y abnegado, idealista y soñador, no tuvo nunca arrugas en el alma, no odió jamás, no engañó nunca, no le fatigó la envidia ni conoció la ruindad. Era definitivamente limpio y verdadero. Por eso pienso que sólo así se puede coger el cielo con las manos. 

Mi padre siempre me decía que la verdadera tumba de los muertos está en el corazón de los vivos. Y bien sabe él que somos muchos quienes sentimos cada día su aliento en el corazón y su palabra en nuestra memoria. Mi padre goza ya de la eternidad, pero vive también para siempre en el corazón de todos los que le recordamos con amor y especialmente en el corazón de los que tratamos de llevar su apellido con decoro y dignidad.

Por eso, porque le conocí bien durante estos últimos años en los que tuve el privilegio de ayudarle, estoy seguro de que me permitirá que de vez en cuando le busque y le interrogue, porque estoy seguro de encontrarle cada noche, con luz y nombre propio, erguido y firme todavía ante el asombro azul de las estrellas.


Muchas gracias

29 de noviembre de 2017

Carta a un Millenial sobre la Segunda República española

Me dirijo a ti, que has nacido en el siglo XXI y tienes un legítimo interés  y una obligación moral en conocer la historia reciente de España al margen de las manipulaciones que la dictadura del “pensamiento único” y de lo políticamente correcto vienen realizando en libros de texto y medios de comunicación escritos y audiovisuales.  Lejos de mi intención pretender que tomes estas líneas como la verdad absoluta. Tan sólo pretendo ofrecerte un punto de vista distinto y distante del que estás acostumbrado a recibir cada día, con el objeto de que procedas a contrastarlo para acercarte un poco más a la verdad. 

Decía Albert Camus que el mayor enemigo de la libertad es la mentira, tras la cual se anuncia la tiranía, y el tiempo que vivimos, en el que gozamos de amplias libertades formales, está presidido en cambio por una terrible forma de esclavitud marcada por la manipulación, la mentira descarada y lo que es peor, por el intento de algunos de imponer por ley una determinada visión de la historia, a gusto de una mayoría.

Es propio de gobernantes mediocres denigrar a sus predecesores, tanto más cuanto más ilustres y benéficos han sido. Ya en la Roma antigua, era frecuente que los que accedían al poder dictasen una “Damnatio memoriae” ordenando borrar toda huella de sus predecesores. Esta es la razón por la que muchas estatuas clásicas han llegado decapitadas a nuestros días, pues la cabeza era intercambiable en función de quien gobernase en cada momento. Pues bien, algo parecido sucede con lo que algunos historiadores llaman “la era de Franco”, que abarca 40 años de nuestra historia reciente, protagonizada por vuestros abuelos y bisabuelos y sin la cual no se explican muchas de las cosas que nos rodean y que algunos están empeñados en borrar de un plumazo de nuestra conciencia colectiva.

Para ello, trataré de desmontar en breves líneas, algunos de los mitos que se han venido fabricando durante décadas por los medios de comunicación y la historiografía de izquierdas infiltrada en las editoriales de enseñanza.

La II República, una frustración colectiva dinamitada por la izquierda.-

En el primer tercio del siglo XX, España vivía aún bajo la influencia del pesimismo nacido a raíz de la humillante pérdida de nuestras últimas colonias, Cuba y Filipinas en 1898, en las que la clase política española hizo gala de una colosal indignidad abandonando a su suerte a los soldados que allí luchaban por España. Dicho pesimismo, unido al hartazgo del sistema parlamentario arrastrado desde la restauración constituyó, el mejor caldo de cultivo para los movimientos obreros fundamentalmente de carácter anarquista y socialista, que incrementaron exponencialmente la conflictividad en las empresas y en la calle. A esta situación se unió la mala gestión de la guerra de Marruecos y el elevado número de víctimas entre soldados de remplazo, sólo paliada en parte por la creación del Tercio de Extranjeros como primera unidad profesional de primera línea a partir del año 1920. El deterioro de la situación en Marruecos fue minando la credibilidad del sistema y de la Corona, provocando el golpe de estado de Primo de Rivera en el año 1923 que puso fin a la guerra de Marruecos con una operación conjunta hispano-francesa en la Bahía de Alhucemas. 

La Dictadura de Primo de Rivera supuso un fuerte impulso para la modernización de España, sobre todo en infraestructuras y en el municipalismo con la aprobación del Estatuto municipal en 1924 que supuso una revolución en cuanto a la autonomía financiera de los municipios. Consiguió la paz social, atrayendo a los socialistas y declaró la guerra al caciquismo, logró pacificar el protectorado marroquí.

Sin embargo, Primo de Rivera fue paulatinamente perdiendo apoyos de propios y extraños, por lo que el rey Alfonso XIII, que había sido su principal valedor, le dejó caer en 1930 tras no apoyar una reforma constitucional impulsada por el General.  Este sería el principio del fin de una corona que se había instalado en al descrédito más absoluto, cuya agonía duraría un año más, con una serie de gobiernos incompetentes que abrieron paso a la II República. 

Fueron unas elecciones municipales las que trajeron la II República. Aunque el escrutinio arrojó una derrota de los partidos republicanos en el conjunto de la nación, las grandes ciudades votaron mayoritariamente a los partidos republicanos, lo que unido a la adecuada planificación  y explotación del éxito por parte de éstos, previamente reunidos en el Pacto de San Sebastián, provocó la caída de la Monarquía y la proclamación de la República.

La alegría del 14 de abril
El 14 de abril fue un día de alegría colectiva. Se recibió a la República como símbolo de modernidad y de esperanza, pero esa alegría duraría un mes escaso, pues ya en el mes de mayo de 1931, la masiva quema de conventos e Iglesias en gran parte de España ante la pasividad de la fuerza pública y de las autoridades, dio al traste con cualquier ilusión colectiva, al constatarse que la izquierda había decidido instaurar un régimen sectario hecho a su medida. Los ataques a la religión –que tuvieron su máxima expresión en la expulsión de la Compañía de Jesús en el año 1932 y la incautación de sus centros de enseñanza-  la aprobación de una Constitución laicista de inspiración claramente masónica en la que se declara que España es “una República de trabajadores de toda clase, que se organizan en régimen de Libertad y de Justicia” y la sustitución de la bandera rojigualda por la bandera tricolor -roja, amarilla y morada (reputando morado el pendón de Castilla en un error histórico)- expulsaron de hecho a una buena parte de los españoles del sentimiento republicano. 

El golpe de Estado revolucionario de octubre de 1934
Saqueos en la Revolución de Asturias



La evolución tumultuaria y anticlerical de la república provocó una situación inédita en las elecciones generales de 1933, en las que, en parte gracias al voto de las mujeres -recientemente reconocido pese a la severa oposición de la izquierda-  la derecha ganó las elecciones, aunque no se atrevió a formar gobierno, por lo que el Presidente de la República, el centrista Alcalá Zamora, encargó formar gobierno al partido radical de Alejandro Lerroux, con el apoyo parlamentario de la CEDA que había ganado las elecciones. La izquierda había configurado la República de forma sectaria y jacobina, de tal forma que sólo pudiese ser gobernada por  las fuerzas de la izquierda, con exclusión de la derecha a la que consideraban antirrepublicana. 

El Gobierno de la Generalidad de Cataluña encarcelado
Por eso, cuando en octubre de 1934, la CEDA le retira su confianza al gobierno centrista de los radicales de Lerroux y exige participación, incluyendo a tres ministros en el Gabinete, la izquierda, con importantes dirigentes del PSOE y la UGT, como Largo Caballero o Indalecio Prieto y con el apoyo de los anarquistas (Confederación Nacional del Trabajo, la Federación Anarquista Ibérica, y el Partido Comunista de España), decide dar un golpe de Estado. Aunque los principales focos de la rebelión se produjeron en Cataluña (donde Companys, Presidente de la Generalidad proclamó el Estado catalán) y en Asturias, donde tuvieron lugar los sucesos más graves, finalmente, la decidida actuación del gobierno, que no dudó en emplear el ejército y fundamentalmente a la Legión, consiguió sofocar una rebelión que dejó entre 2.000 y 3.000 muertos y que constituyó el germen y antecedente de la futura guerra civil.

Las Elecciones de Febrero de 1936 y el Frente Popular

Francisco Largo Caballero , el "Lenin español"
Sofocada la rebelión y procesados y condenados sus principales cabecillas, la izquierda no dudó en utilizar todo su aparato propagandístico para magnificar la “represión” de las fuerzas militares sobre los elementos revolucionarios, provocando un clima de crispación y violencia en toda España que culminó con la disolución de las cámaras y la convocatoria de unas nuevas elecciones generales en febrero de 1936, en la que la izquierda, coaligada en torno al denominado Frente Popular obtuvo una victoria más que discutible sobre la derecha, dada la falsificación de gran parte de las actas –muy recientemente acreditada por un estudio riguroso y objetivo sobre el escrutinio- y el clima de coacción y violencia que la izquierda impuso en gran parte del territorio nacional.  El gobierno del Frente Popular no dudó el pisotear el estado de derecho, al liberar de las cárceles a los condenados por la revolución de octubre, prohibir partidos de la oposición y detener a sus líderes (como sucedió con Falange Española, acto que sería revocado finalmente por el Tribunal de Garantías Constitucionales en plena contienda) y sustituir de forma ilegal al Presidente de la República Alcalá Zamora, por el líder de Izquierda Republicana, Manuel Azaña, que de esta manera accedió a la Presidencia en una maniobra ciertamente ilegal.  A partir de ese momento, un clima revolucionario se apoderaría de todo el país, con persecuciones y cierres arbitrarios de diarios y partidos políticos.

Hay que reconocer que el líder socialista Francisco Largo Caballero (que hoy tiene una estatua en Madrid y su nombre adorna las calles en las principales ciudades de España), no escondía que la intención del PSOE era ir a la Guerra Civil e imponer una tiranía de corte soviético como en la URSS:

“Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos”.[1]
“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.[2]
“La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas… estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”.[3]
“Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos”.
“Se dirá: ¡Ah esa es la dictadura del proletariado! Pero ¿es que vivimos en una democracia? Pues ¿qué hay hoy, más que una dictadura de burgueses? Se nos ataca porque vamos contra la propiedad. Efectivamente. Vamos a echar abajo el régimen de propiedad privada. No ocultamos que vamos a la revolución social. ¿Cómo? (Una voz en el público: ‘Como en Rusia’). No nos asusta eso. Vamos, repito, hacia la revolución social… mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas habrá que obtenerlo por la violencia… nosotros respondemos: vamos legalmente hacia la revolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente (Gran ovación). Eso dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil… Pongámonos en la realidad. Hay una guerra civil… No nos ceguemos camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar. El 19 vamos a las urnas… Más no olvidéis que los hechos nos llevarán a actos en que hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas. ¿Excitación al motín? No, simplemente decirle a la clase obrera que debe prepararse… Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista”[4].

La subida al poder del Frente Popular supuso la quiebra definitiva del estado de derecho en la República. Se decretó la amnistía de los condenados por el golpe de 1934, en su mayor parte, socialistas y separatistas catalanes, y una ola desbordada de violencia y la intimidación por parte de grupos radicales de izquierda se apoderó de las calles, provocando al poco tiempo la respuesta de grupos de derechas y falangistas creando un clima guerra-civilista de enfrentamientos y asesinatos de corte político todas las semanas. Las autoridades se vieron desbordadas por los grupos anarquistas y comunistas y se produjeron incautaciones de fincas y asaltos y saqueos a Iglesias y monasterios y otras propiedades privadas. La situación de excepcionalidad la dibujaron certeramente José María Gil Robles, líder del CEDA (Confederación Española de derechas Autónomas) y José Calvo Sotelo (Renovación Española) en el Congreso de los Diputados en la sesión plenaria de 16 de junio de 1936, cuya lectura del Diario de Sesiones recomiendo vivamente para pulsar el ambiente que se respiraba en las Cortes[5]:

Intervención de José María Gil Robles (CEDA):

«Habéis ejercido el Poder con arbitrariedad, pero, además, con absoluta, con total ineficacia. Aunque os sea molesto, Sres. Diputados, no tengo más remedio que leer unos datos estadísticos. No voy a entrar en el detalle, no voy a descender a lo meramente episódico. No he recogido la totalidad del panorama de la subversión de España, porque, por completa que sea la información, es muy difícil que pueda recoger hasta los últimos brotes anárquicos que llegan a los más lejanos rincones del territorio nacional.
Desde el 16 de febrero hasta el 15 de junio, inclusive, un resumen numérico arroja los siguientes datos:
Iglesias totalmente destruidas, 160.
Asaltos de templos, incendios sofocados, destrozos, intentos de asalto, 251.
Muertos, 269.
Heridos de diferente gravedad, 1.287.
Agresiones personales frustradas o cuyas consecuencias no constan, 215.
Atracos consumados, 138,
Tentativas de atraco, 23.
Centros particulares y políticos destruidos, 69.
Ídem asaltados, 312.
Huelgas generales, 113.
Huelgas parciales, 228.
Periódicos totalmente destruidos, 10.
Asaltos a periódicos, intentos de asalto y destrozos, 33.
Bombas y petardos explotados, 146.
Recogidas sin explotar, 78 (Rumores).

Intervención de José Calvo Sotelo:

«España vive sobrecogida con esa espantosa úlcera que el señor Gil Robles describía en palabras elocuentes, con estadísticas tan compendiosas como expresivas; España, en esa atmósfera letal, revolcándose todos en las angustias de la incertidumbre, se siente caminar a la deriva, bajo las manos, o en las manos —como queráis decirlo— de unos ministros que son reos de su propia culpa, esclavos, más exactamente dicho, de su propia culpa...
"Vosotros, vuestros partidos o vuestras propagandas insensatas, han provocado el 60 por 100 del problema de desorden público, y de ahí que carezcáis de autoridad. Ese problema está ahí en pie, como el 19 de febrero, es decir, agravado a través de los cuatro meses transcurridos, por las múltiples claudicaciones, fracasos y perversión del sentido de autoridad desde entonces producidos en España entera.
"... España no es esto. Ni esto es España. Aquí hay diputados republicanos elegidos con votos marxistas; diputados marxistas partidarios de la dictadura del proletariado, y apóstoles del comunismo libertario; y ahí y allí hay diputados con votos de gentes pertenecientes a la pequeña burguesía y a las profesiones liberales que a estas horas están arrepentidas de haberse equivocado el 16 de febrero al dar sus votos al camino de perdición por donde os lleva a todos el Frente Popular. (Rumores.)
Pero tu ley de la turbamulta es la ley de la minoría disfrazada con el ademán soez, y vociferante y eso es lo que está imperando ahora en España; toda la vida española en estas últimas semanas es un pugilato constante entre la horda y el individuo, entre la cantidad y la calidad, entre la apetencia material y los resortes espirituales, entre la avalancha hostil del número y el impulso selecto de la personificación jerárquica, sea cual fuere la virtud, la herencia, la propiedad, el trabajo, el mando; lo que fuere; la horda contra el individuo.
"Y la horda triunfa porque el Gobierno no puede rebelarse contra ella o no quiere rebelarse contra ella, y la horda no hace nunca la Historia, Sr. Casares Quiroga; la Historia es obra del individuo. La horda destruye o interrumpe la Historia y SS. SS. son víctimas de la horda; por eso SS. SS. no pueden imprimir en España un sello autoritario. (Rumores.)
"Y el más lamentable de los choques (sin aludir ahora al habido entre la turba y el principio espiritual religioso) se ha producido entre la turba y el principio de autoridad, cuya más augusta encarnación es el Ejército. Vaya por delante un concepto en mí arraigado: el de la convicción de que España necesita un Ejército fuerte, por muchos motivos que no voy a desmenuzar... (Un Sr. Diputado: Para destrozar al pueblo, como hacíais.)
"... Sobre el caso me agradaría hacer un levísimo comentario. Cuando se habla por ahí del peligro de militares monarquizantes, yo sonrío un poco, porque no creo —y no me negaréis una cierta autoridad moral para formular este aserto— que exista actualmente en el Ejército español, cualesquiera que sean las ideas políticas individuales, que la Constitución respeta, un solo militar dispuesto a sublevarse en favor de la Monarquía y en contra de la República. Si lo hubiera, sería un loco, lo digo con toda claridad (Rumores), aunque considero que también sería loco el militar que al frente de su destino no estuviera dispuesto a sublevarse en favor de España y en contra de la anarquía..." (Grandes protestas y contraprotestas.)

Tras esta intervención, el Presidente del Consejo de Ministros, Sr. Casares Quiroga advirtió a Calvo Sotelo que le haría responsable de cualquier cosa que pudiera pasar en España, a lo que éste replicó con un bellísimo párrafo que sería el último que pronunciaría en el parlamento antes de ser asesinado:

«Yo tengo, Sr. Casares Quiroga, anchas espaldas. Su señoría es hombre fácil y pronto para el gesto de reto y para las palabras de amenaza. Le he oído tres o cuatro discursos en mi vida, los tres o cuatro desde ese banco azul, y en todos ha habido siempre la nota amenazadora. Bien, señor Casares Quiroga. Me doy por notificado de la amenaza de S. S. Me ha convertido S. S. en sujeto, y por tanto no sólo activo, sino pasivo, de las responsabilidades que puedan nacer de no sé qué hechos. Bien, Sr. Casares Quiroga. Lo repito, mis espaldas son anchas; yo acepto con gusto y no desdeño ninguna de las responsabilidades que se puedan derivar de actos que yo realice, y las responsabilidades ajenas, si son para bien de mi patria (Exclamaciones.) y para gloria de España, las acepto también. ¡Pues no faltaba más! Yo digo lo que Santo Domingo de Silos contestó a un rey castellano: "Señor, la vida podéis quitarme, pero más no podéis." Y es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio. (Rumores.) Pero a mi vez invito al Sr. Casares Quiroga a que mida sus responsabilidades estrechamente, si no ante Dios, puesto que es laico, ante su conciencia, puesto que es hombre de honor; estrechamente, día a día, hora a hora, por lo que hace, por lo que dice, por lo que calla. Piense que en sus manos están los destinos de España, y yo pido a Dios que no sean trágicos. Mida S. S. sus responsabilidades, repase la historia de los veinticinco últimos años y verá el resplandor doloroso y sangriento que acompaña a dos figuras que han tenido participación primerísima en la tragedia de dos pueblos: Rusia y Hungría, que fueron Kerensky y Karoly. Kerensky fue la inconsciencia; Karoly, la traición a toda una civilización milenaria. Su señoría no será Kerensky, porque no es inconsciente, tiene plena conciencia de lo que dice, de lo que calla y de lo que piensa. Quiera Dios que S. S. no pueda equipararse jamás a Karoly. (Aplausos.)»

Finalizada ésta intervención, la diputada comunista Dolores Ibarruri, más conocida como  “Pasionaria”, cuyo nombre aparece hoy en día en muchas calles de España, le gritó: “Este ha sido tu último discurso”.  

Asesinato de Calvo Sotelo y alzamiento cívico militar del 18 de julio

Cadáver de José Calvo Sotelo
Y la amenaza se cumplió, pues en la madrugada del 13 de julio un grupo de oficiales y guardias de asalto –en su mayor parte de la escolta del Ministro socialista Indalecio Prieto- se presentó en su casa en un coche del Gobierno. Antes habían ido a por Gil Robles, pero este se encontraba de viaje, así que decidieron ir a por su segundo objetivo.  Calvo Sotelo fue obligado a acompañarles. Antes se despidió de su mujer, sospechando lo que le esperaba. A la mañana siguiente, su cuerpo aparecería en el Cementerio de la Almudena (entonces “Cementerio del Este”) con dos tiros en la nuca que le habían disparado nada más salir de su casa desde el asiento trasero de la furgoneta de la Guardia de Asalto.[6]
Este crimen fue la gota que colmó el vaso y que precipitó la decisión de buena parte del ejército y de la sociedad civil no frentepopulista, de alzarse contra el estado revolucionario en que el Frente Popular había convertido la IIª República Española, un alzamiento que comenzaría en Ceuta y Melilla el 17 de julio y se extendería a toda España el 18 de julio de 1936. El fracaso de dicho alzamiento en las principales ciudades de España, provocaría una sangrienta guerra civil que duró tres años y cuyo análisis merece un capítulo aparte.
Milicianos comunistas fusilando al Sagrado Corazón de Jesus
en el Cerro de los Ángeles
En definitiva, el 18 de julio de 1936 no se produjo ningún golpe militar “fascista”. En primer lugar, porque no fue exclusivamente militar sino cívico militar. En segundo lugar, porque el fascismo no tenía fuerza alguna en España y finalmente porque el alzamiento fue apoyado por todas las fuerzas monárquicas, tradicionalistas, la derecha parlamentaria, el centro (Lerroux) y la Falange (todos ellos llamados “fascistas” por la izquierda), que si inicialmente tuvo una influencia del fascismo, pronto la abandonó quedando tan sólo la influencia estética de dicho movimiento europeo.


Saqueos en Iglesias y Conventos y profanación de cadáveres

Esta es la verdad, sin ambages, ni adornos. Muy resumida, pero todo lo que aquí he escrito es verdad. Pero esto no es, querido joven, lo que habrás leído en los textos de historia que has manejado hasta ahora, que están pasados por el tamiz del pensamiento único dictado por la izquierda, que ha reescrito la historia convirtiendo la II República en un paraíso democrático y el alzamiento del 18 de julio en una asonada golpista para acabar con la democracia urdida por Francisco Franco, precisamente, el ultimo general en unirse a la sublevación al comprobar, tras el asesinato vil de Calvo Sotelo por fuerzas gubernamentales, que no era posible la paz.  Pero la mentira tiene las patas muy cortas y al final, dentro de no mucho tiempo, la verdad triunfará.

LFU

  
  





[1] 19-01-1936 en un acto electoral en Alicante, y recogido en El Liberal, de Bilbao, 20-01-1936.
[2] Mitin en Linares el 20-01-1936
[3] 10-02-1936, en el Cinema Europa.
[4] El Socialista, 09-11-1933.
[5] https://www.uv.es/ivorra/Historia/SXX/Actas2.html