"Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero especialmente para los que no pueden congraciarse con la patria, porque carecen de pan y de justicia.". JOSÉ ANTONIO

20 de febrero de 2008

Fidel Castro, Franco y Fernando Onega.

Comparar a Francisco Franco con Fidel Castro o comparar la España de 1975 con la Cuba de 2008 más que un disparate es una tremenda villanía. Basta con citar que el nivel de convergencia en renta per cápita de los españoles con el resto de Europa era en 1975 del 78%, tasa que por cierto no se volvería alcanzar hasta el año 1996. Por supuesto, los españoles podían viajar libremente por el mundo, no existía ninguna clase de embargo sobre los productos nacionales y los mandatarios de todo el mundo visitaban España sin problemas (Por aquí pasaron hasta cuatro presidentes de los Estados Unidos de América). Quizás la prueba del nueve resida en que el Jefe del Estado Español siga siendo el que fue designado en 1969 por Franco como sucesor suyo a título de rey.

Esta mañana, Fernando Ónega, en su intervención en Onda cero, al hilo de la retirada del Dictador cubano, ha mezclado churras con merinas y se ha metido en comparaciones miserables que no estoy dispuesto a admitir ni a silenciar. Precisamente porque jamás he podido olvidar el vibrante, sentido y emocionado artículo que el mismo Fernando Onega publicó en "Arriba" el 21 de noviembre de 1975 y cuyo título deberíamos recordarle ahora: "Así solo mueren, Europa, los grandes hombres de la Civilización" . Y es que las hemerotecas, a veces, nos refrescan la memoria. Aquí lo tenéis:

LFU

"ASÍ SOLO MUEREN, EUROPA, LOS GRANDES HOMBRES DE LA CIVILIZACIÓN"


TIEMPO I.- Fue –tenía que ser-un 20 de noviembre. Murió como un caído más, como el más humilde de los caídos, precisamente el día que dedicó a su honra. Entrelazó su nombre, para las conmemoraciones e la historia, con el de José Antonio. Va a descansar bajo el mismo techo, y el destino, que escribe sus designios con caracteres misteriosos, escribió ahora esta grandiosa coincidencia.

Fue con el alba, cuando el país dormía. Y ese país se despertó después con la mañana de luto y la historia cambiada. A las seis de la mañana ya estaban encendidas las luces de casi todos los hogares. Se resistía la niebla a dar paso a alguna noticia que no fuera la del milagro, pero ya era tarde. Ya era el gran vacío. Estaban cerradas cuatro décadas de gloria. El edificio estaba construído.
El pueblo salía de sus casas, como todos los días. Aparecían las primeras banderas a media asta, como los sentimientos, y el pueblo salía de sus casas, como todos los días.

Yo estoy seguro que Franco –un Franco difunto, ¿os dais cuenta?- hubiera deseado un amanecer justamente así: con el pueblo, con su pueblo, que lleva un nudo en la garganta, se desayuna con su amargura, se afeita con su luto, pero acude a su trabajo con la enorme y sagrada serenidad de la esperanza en la normalidad. Ni un histerismo, ni un grito callejero, ni una parálisis, ni siquiera el silencio. Un dolor seco, pero una vida del país llano que seguía su ritmo normal. Era, sin duda, el amanecer que hubiera deseado Franco para la hora suprema de
“rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio”

TIEMPO II.- Y luego, aquél brazalete negro por la calle. Y aquellos rostros que lloraban sin ningún reparo. Y la imagen entrañable de la viuda, cortada por el dolor. Y las voces emocionadas de los encuestados por televisión. Y cerca de cuatro millones de ejemplares de periódicos vendidos en una sola ciudad. Y una comitiva de catorce coches que cortaba el aire frío de una mañana para todas las derrotas. Hasta ese momento se había creído en el milagro. Ahora, Franco había sucumbido en su última batalla. Y esta España nuestra, huérfana de un caudillaje, se miraba a sí misma y se repetía: sin Franco. En los pueblos las campanas sonaban a muerte. España estaba de luto. La música fúnebre no se oía solo en los receptores. Esta España nuestra era ya, irremisiblemente, una España sin Franco.

TIEMPO III.- Estaban conectados, seguramente, todos los televisores del país: “Franco ha muerto”. Carlos Arias, resumen humano perfecto de veintidós meses trepidantes, en los que se dieron cita la angustia y la ansiedad, los mayores compromisos y los mayores problemas para un gobernante, comparecía otra vez ante la sociedad. Contemplad su rostro: es una imagen para el recuerdo, como algo muy patético de emoción. Sus palabras se entrecortaban, fue preciso repetir la grabación, y al final, como cada español, dijo el “Viva España” de Franco con toda la zozobra que cabe en un cuerpo humano, con toda la tristeza que puede caber en la geografía de una nación. “No os faltará mi capitanía”. A las seis horas de faltarnos, supimos que Franco había tenido la previsión de estadista de dejar su testamento político, escrito desde el amor y el perdón, recuadrado en aquellas palabras que Franco escribió tan alto: unidad, Patria, paz, pueblo, justicia social. El, que no pudo físicamente asistir a la jura del Rey de España, sólo dejó dos peticiones básicas: la unidad y “que rodeéis al futuro Rey del mismo afecto y lealtad que a mí me habéis brindado”. Ha sido su último gran gesto. Y entre el amor y el perdón ha entrado en el juicio de la Historia.
ASÍ NO MUEREN, VIEJO CONTINENTE, LOS DICTADORES. ASÍ SOLO MUEREN, EUROPA, LOS GRANDES HOMBRES DE LA CIVILIZACIÓN.

HOY ES MAÑANA.- Todo está consumado. De lo que ahora se trata es de que ese gran testamento no quede en un archivo, aunque sea primorosamente cuidado. Cuando estas líneas se escriben, en alguna imprenta de Madrid se están editando un cuarto de millón de “posters” con la imagen del Caudillo perdido y el texto de sus últimas palabras.
Cuando, el próximo jueves, los escolares vuelvan a sus aulas, ese “poster” pasará a presidir un cuarto de millón de habitaciones, un cuarto de millón de estudios, de un cuarto de millón de muchachos que ahora heredan, sencillamente, una cosecha de paz.

Hasta ahora, con precisión milimétrica, entraron en juego puntualmente los mecanismos institucionales. Con madurez ejemplar, que ya nadie podrá discutir, el pueblo se comportó singularmente. Hoy, con el alba, ese pueblo acudirá a ofrecerle su homenaje de despedida final a su cuerpo, ya que su obra es patrimonio colectivo. Pero hoy es ya el mañana, veinticuatro horas antes de la jura del Rey Don Juan Carlos. La pena y el luto son inmensos, pero sobre ellos se abre el mandato social de los tiempos: “Continuar”. Mañana, a los seis años y cuatro meses de su proclamación como heredero, un hombre joven, ya Capitán General de los tres Ejércitos, cogerá el timón que Franco condujo a lo largo de cuatro décadas. Hereda un Estado construido, pero necesitado de las modificaciones que requiere la nueva sociedad. Ayer terminó, por ejemplo, su vigencia, la ley de Prerrogativas. Ese simple hecho enmarca un enorme compromiso. El final de esta ley significa lo mismo que el tránsito del Régimen de Franco a una Monarquía constitucional: el paso del poder personal a un poder institucional y popular. Pero no es tiempo de cábalas. El gran umbral del futuro sólo se abrirá mañana con el mensaje del Rey a la nación. Mientras tanto, es hora de silencios. Fernando ONEGA

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estupendo el recordatorio para el mequetrefe Onega. Un abrazo. César.

Anónimo dijo...

Habría que mandarle a Onega un enlace al blog. Su comparación verdaderamente es un disparate, digno de quien como tantos ha seguido una línea absurda desde 1975. Enhorabuena y un abrazo,
Miguel.

Aquilino Duque dijo...

Este benemérito ciudadano me hizo el honor de ponerme en la picota en un canal televisivo cuando la publicación por la Universidad de Sevilla de mis "Crónicas extravagantes" alborotó el gallinero demócrata.

Antonio Ruiz Palacín dijo...

PENSAMIENTOS RADICALES

Una de las enfermedades sociales más extendida es, sin duda, el pensamiento radical y extremista generalizado. Son pocas las personas cuyo pensamiento se encuentra libre de la percepción interesada. Cada cual ve lo que le interesa ver dejando de lado pruebas y razonamientos fundamentados basadas en el más puro sentido común. Ocurre con muchos afiliados a una asociación política, social, económica o religiosa. Se muestran incapaces de asumir los errores y defectos que comete la agrupación propia y en cambio ven aumentado los defectos de las agrupaciones ajenas. Es como mirar con los prismáticos al revés para ver los errores propios y mirar con el prismático al derecho para ver los errores ajenos. Siendo así que cuando dos pensamientos radicales se enzarzan en un diálogo, ninguna de las partes asume sus errores llegando a la postura extrema de utilizar la violencia contra el otro para imponer su criterio. En mis ya lejanas conversaciones con simpatizantes de la organización terrorista ETA, los interlocutores perdían los nervios y los papeles alzando la voz cuando no encontraban argumentos razonables y razonados en su defensa. Lo mismo sucede con el radical de “izquierdas” o de “derechas”. Esta actitud de intolerancia me recuerda a la actitud que mostraron hace 15 años algunos profesores universitarios ante los argumentos y pruebas incipientes de la nueva teoría geocéntrica (Ahora guardan silencio evitando un debate sobre las cuestiones fundamentales). Pero esta actitud de ceguera interesada podemos contemplarla casi a diario en multitud de debates, conversaciones y actuaciones. Al comentarista radical que se niega a reconocer las pruebas científicas en contra de su fe en la ciencia le extraña que los terroristas no sean capaces de asumir que sus actuaciones son actos criminales aborrecibles, ignorando que el pensamiento del terrorista es, ni más ni menos, una imagen refleja de la suya: la actitud de intolerancia, prepotencia y soberbia.

Un caso ejemplar lo tenemos en el periodista Iñaki Gabilondo, que presenta las noticias en Noticias Cuatro. Para el periodista defender la Educación para la Ciudadanía es lo racional y defender la educación religiosa del cristianismo, es la contumacia. Me pregunto que actitud tomaría el periodista si participara en las negociaciones entre ambas posturas. ¿Se mostraría contumaz en su posición “racional”… o tolerante? Me pregunto también, que ve un racional en la ecografía del ser que lleva dentro una mujer embarazada, ¿un ser humano o “algo” no definido? La racionalidad nos dice que la vida que lleva en su seno una embarazada es una vida humana, no un proyecto. La vida humana no toma carácter de forma inmediata: no pasa de ser un proyecto a ser un humano mediante una metamorfosis instantánea, como tampoco un anciano llega a serlo sin pasar antes por las distintas fases de crecimiento: bebé, niño, adolescente, maduro,… Y nadie pone en duda que tan humano es un bebé de 3 meses como el anciano de 80 años. Por tanto, delimitar cuando una vida pasa de ser “algo” a ser humano, no solo es irracional, sino todo lo contrario: irracional y demencial. Pero además existe otra razón para contemplar o considerar como ser humano a la vida que se desarrolla en el seno materno: los textos bíblicos nos dicen que a los 40 días de ser engendrado, el soplo de Dios procede a dar vida humana. Este texto, como otros, podría quedarse en algo anecdótico o fantasioso si no fuera porque la propia medicina confirma que sobre los 40 días el corazón de un feto comienza a latir. ¿El profeta bíblico sufría de alucinaciones o estaba narrando un conocimiento transmitido por el propio Creador? Por tanto, la vida humana toma carácter de naturaleza a los 40 días de ser engendrado y legitimar el aborto pasado este corto período, es un crimen en toda regla. Los gobiernos "progresistas", tan defensores de los derechos humanos, acusaron a Hitler de gonocida por haber exterminado a seis millones de humanos, cuando los gobiernos que acusaban vienen exterminando a cientos de millones… La hipocresía elevada al cubo.

En otras ocasiones el señor Iñaki expresa su extrañeza de que otras corrientes de pensamiento radical se mantengan contumaces en sus posturas… La sinrazón pretende abanderar el estandarte de la razón. No, señor Iñaki, la contumacia no es del creyente, es de los positivistas que temen enfrentarse a la verdad de los hechos. Usted, y otros como usted, hacen oídos sordos a comentarios y argumentos que ni comparten ni se molestan en comprobar lo que se prueba. Comprendo que la vida le ha sonreído en demasía y, por tanto, tiene que mostrarse agradecido por los bienes recibidos colocándose, mental e ideológicamente, al lado de la “cultura” y del “conocimiento positivista”. Es la otra cara de aquellos que han sido beneficiados por el sistema de falsedades, corrupciones y mentiras.

Mientras que la humanidad no aprenda de sus errores aceptando la Verdad y respetando a su prójimo, la humanidad continuará caminando y cayendo en los “agujeros negros” de su propia decadencia.

Antonio Ruiz Palacín

cianciafalsa-religion.blogspot.com

www.laultimateoriageocentrica.com